ESENCI@L

Le supondría aumentar en un 12,68% su cifra de 2019

Viding prevé facturar 24 millones de euros tras la compra de Illes Fitness

La cadena se propone alcanzar los 100.000 socios en 2023

centros viding-bis

La cadena de gimnasios Viding cuenta con 11 establecimientos actualmente, seis de los cuales se encuentran en las Islas Baleares, fruto de la compra que Viding hizo de la cadena Illes Fitness el pasado mes de junio.

(26-10-2021). La adquisición de la sociedad Illes Centres de Fitness SL permitirá a Viding Fitness Center alcanzar este año la facturación más alta de su historia. En los centros que tenía antes de la pandemia aún registran un 17% de abonados menos.

Viding Fitness Center aspira a batir su récord de facturación este año. La compra de los seis centros Illes CF permitirá a la primera cadena superar los 21,3 millones de euros ingresados en 2019 y acercarse a una cifra cercana a los 24 o 25 millones de euros este 2021. Recordar que en 2020, la cadena giró 12 millones de euros.

La adquisición de la enseña balear se cerró el pasado mes de junio -por un importe que no ha trascendido-, de forma que los ingresos correspondientes a la segunda mitad del año computarán dentro de Viding Fitness. Si se tienen en cuenta solamente los centros comparables, es decir, los mismos que la cadena aglutinaba antes de la pandemia, Viding prevé cerrar el año con entre un 15% y un 20% menos de ingresos.

LÍDER BALEAR

Esta operación ha posicionado a Viding como la cadena más destacada en las Baleares. Los seis centros Viding Illes vivirán en noviembre un proceso de rebranding a través del cual se modificarán algunos aspectos del interior de los locales. Eso sí, habrá continuidad tanto en el espíritu como en la gestión de los seis centros, ya que Naty Company, actual directora general, seguirá al frente.

Según explica a CMDsport el director de marketing de Viding, Álvaro Gumuzio, la intención de la enseña a día de hoy es mantener en su cartera los seis centros de Illes. “Por ahora no vamos a cerrar ni a desprendernos de ninguno de ellos”, explica, a la vez que abre la puerta a la posibilidad de expandirse en el futuro en las Baleares.

“Puede ser una de las ubicaciones que miremos en nuestro plan de expansión futuro. Tenemos que estudiarlo con más detenimiento”, añade Gumuzio, quien precisa que tanto la isla de Mallorca como su capital, Palma, “tienen recorrido”.

100.000 SOCIOS EN 2023

Gumuzio valora positivamente los datos de recuperación de abonados de la cadena. “Septiembre no ha sido un mes espectacular, pero sí bastante bueno, mejor en altas que septiembre de 2019. Somos moderadamente optimistas”, aporta.

Viding registra en la actualidad 40.000 socios en los cinco centros que tenía antes de la pandemia, lo que representa un 15% menos de los cerca de 47.000 con los que cerraron 2019. La cadena prevé cerrar el año con un 15% de diferencia.

Contando los seis centros de Illes, la cifra se eleva a entre 48.000 y 49.000 socios. Además de su perfil geográfico, esta adquisición está marcada por la destacada trayectoria de la enseña balear. “Tanto Illes como Ekke -centro ubicado en Lleida que Viding adquirió en febrero de 2020– son empresas con mucha tradición y con una implantación muy importante. Tienen una base de abonados muy sólida y históricamente tienen rotaciones bajas”, destaca Gumuzio. La ubicación de los

centros que ya tenían, especialmente el de Madrid, es otro factor que ayuda a explicar sus datos de recuperación de socios.

El objetivo de la cadena es situarse entre 90.000 y 100.000 abonados a finales de 2023, una vez hayan terminado el plan de expansión que tiene sobre la mesa, y que pasa por mezclar concesiones con gimnasios privados.

TRES APERTURAS ENTRE 2022 Y 2023

La gestora de instalaciones deportivas dirige en la actualidad 11 centros deportivos, cinco en régimen concesional y seis (los Illes), de forma privada. Además, prepara tres aperturas en Madrid, Salamanca y Valladolid que esperan poder inaugurar entre 2022 y 2023.

La cadena espera poder obtener el permiso de obras del centro de Salamanca entre esta semana y la próxima. A partir de entonces, augura un plazo de obras de entre 12 y 16 meses. Este centro podría ver la luz a finales de 2022.

Las obras para la construcción de su segundo gimnasio en Madrid, que será privado, podrían empezar a finales de este año y el centro se inauguraría aproximadamente en febrero de 2023.

El de Valladolid, por su parte, se demorará un poco más. El proyecto aún no está del todo cerrado, y cuando lo esté deberán esperar unos nueve o diez meses para obtener la licencia de obra. A este periodo se le sumarán entre 12 y 16 meses de obras, que podrían empezar durante el verano de 2022 y terminar en el verano de 2023.

La cadena estima la inversión exigida para proyectos de este tipo en entre 8 y 10 millones de euros, de forma que la cifra que destinará a estas tres próximas aperturas rondará entre los 24 y los 100 millones de euros. La empresa, que asegura encontrarse en “una posición financiera muy sólida”, costeará estos centros con recursos propios y financiación ajena.


No hay comentarios

Añade el tuyo