ESENCI@L

Análisis de Aitor Reche, de Unofit

¿Qué aspectos deben anteponerse en los plazos de reapertura del gimnasio?

Mi gimnasio se prepara para reabrir que aspectos debo estudiar 3

Es una ventaja el producto, el ejercicio físico, que permitirá atender las necesidades de bienestar y salud ante un nuevo consumidor que querrá cuidarse más. Imagen: Freepik.

(27-5-2020). Evaluar estrategias a corto, medio y largo plazo, así como realizar una planificación y formulación en seis aspectos estratégicos, son los pasos fundamentales para reabrir los gimnasios, según el consultor Aitor Reche.

Las instalaciones deportivas y gimnasios se preparan para una reapertura escalonada independientemente de su tamaño. “Sin lugar a duda, es un regreso con distintos escenarios de futuro y una significativa incertidumbre debido a las características del entorno general”, afirma el Director de Unofit Deporte, Ocio y Gestión, Aitor Reche.

Aitor Reche, Director de Unofit Deporte, Ocio y Gestión

Los aspectos legales, laborales, sanitarios, entre otros, sumergen a las organizaciones en un escenario de complejidad que, sumado a los indicadores económicos, fuerzan a tener que repensar, redimensionar y desarrollar planes de contingencia.

Corto, medio y largo plazo

Reche explica que ese escenario exige “unas estrategias que otorguen  una actitud positivista y proactiva para fijar el foco en diferentes horizontes temporales:

  • El corto plazo. Es prioritario preservar la seguridad y continuidad de la actividad.
  • El medio plazo. La adaptación y reconfiguración de las áreas críticas de la organización.
  • El largo plazo. Actuar con perspectiva ante una nueva realidad.

Un escenario que está previsto que esté marcado por el periodo de desescalada progresiva actual, un tiempo de alerta ante otra posible parada de la actividad, y una continuidad hacia la estabilización y posterior crecimiento dependiendo de otros factores, si la situación es favorable.

SEIS PASOS

Ante este nuevo contexto, la planificación y formulación de estrategias son fundamentales para articular todos los mecanismos necesarios para afrontar cambios súbitos característicos de esta imprevisibilidad presente.

Por ello es de interés describir algunos aspectos en la preparación y puesta en marcha de del gimnasio e instalación deportiva, detalla Aitor Reche:

    1. La responsabilidad social: para abordar este escenario es fundamental y obligatorio integrar la responsabilidad social como prácticas de gestión en la organización deportiva. Implementar todas las medidas y protocolos que van emanando de las autoridades gubernamentales y sanitarias son clave para garantizar la seguridad de todos los empleados y los clientes. Una aplicación que debe de incorporar inteligentemente las prácticas de trabajo, la protección de la salud y los intereses de los usuarios, principalmente. Una responsabilidad que no se rige únicamente por el distanciamiento social normativo y otras medidas, sino también el psicológico, a través de prácticas que generen confianza y aporten experiencias seguras al practicante.
    2. Aplicar DAFO: el clásico análisis de debilidades, amenazadas, fortalezas y oportunidades nos permitirá conocer nuestra situación real para poder iniciar diferentes estrategias según los diferentes escenarios, dependiendo de nuestro histórico, eventualidades y proyecciones previstas de futuro.
    3. Desarrollar un mapa de riesgos y su evaluación: a corto plazo es obligado realizar un mapa de riesgos que evalúen las posibilidades de incidencia sobre las ventas, respuestas del cliente ante la nueva normalidad, es decir, su fidelización; y las acciones de la competencia. Por ello, el ‘test de estrés’ con su conjunto de variables de análisis permitirá ayudar a la toma de decisiones para mantener la liquidez o generar palancas de generación de la misma. A su vez, la investigación social como herramienta de conocimiento antes los nuevos patrones de consumo nos ayudará a adaptarnos al coste social provocado por la crisis y reducir la fricción con los clientes, e ir alineándolas con las medidas presupuestarias necesarias. Sin olvidarnos obviamente, de la monitorización de la competencia.
    4. Observación constante de las medidas fiscales y legales: poner el ojo en las medidas que el gobierno va adoptando a nivel legal y fiscal de cara a afrontar el impacto económico en determinadas decisiones es un elemento clave ante la volatilidad de los cambios actuales y su durabilidad.
    5. Incorporar sistemas de comunicación con empleados y clientes: la transmisión de la información, el análisis y su tratamiento son necesarios para organizar y coordinar una respuesta rápida ante cualquier posible escenario y adaptarse a la nueva normalidad que vendrá, previsiblemente, con cambios significativos.
    6. Iniciar la adaptación del modelo de negocio: la identificación de incertidumbres y las áreas críticas de la organización nos permitirá rediseñar y abordar cambios en la estrategia para posteriormente decidir cuáles realizar y anticiparse a posibles escenarios con perspectiva.

A corto plazo es obligado realizar un mapa de riesgos que evalúen respuestas del cliente ante la nueva normalidad, es decir, su fidelización. Imagen: Freepik.

Reche valora que se trata de una instantánea necesaria de la situación actual con miras en el horizonte, que debe impulsar la preparación ante un nuevo consumidor y las palancas necesarias que el bloqueo de la actividad ha provocado para recuperarse y continuar.

Un futuro exigente

Aitor Reche asegura que “la operatividad de las organizaciones deportivas se aboca a un alto nivel de exigencia. Habrá  que contar con la necesaria y definida estrategia para actuar con perspectiva ante el nuevo contexto”.

No hay que descartar opciones, ni enrocarse. Hoy más que nunca la flexibilidad permitirá adaptarse con sentido común y criterio a una realidad, con rasgos de miedo y desconfianza, en un ambiente de recesión económica.

Pero se cuenta con una ventaja en el producto: el ejercicio físico, que permitirá atender las necesidades de bienestar y salud ante un nuevo consumidor que querrá cuidarse más.

Un producto, además, que debe adaptarse a los nuevos hábitos de consumo donde la superdigitalización se ha ido acelerando  en los procesos internos de las organizaciones, la experiencia del usuario y la gestión de datos (tan necesaria para dar respuesta objetiva a un entorno tan cambiante).

No importa el tamaño

Es un antes y un después que no viene determinado por el tamaño de los gimnasios o el grado de personalización del servicio. Sino por como se construyen nuevas capacidades para adaptarse con éxito y proteger los esfuerzos e ilusiones de muchas organizaciones deportivas que se han ido sumando a un sector en crecimiento.

Por ello, hay que dejarse de oportunismos interesados y provocar optimismo a través de valores esenciales que hagan a un sector unido. Donde todas las iniciativas profesionales que han aportado valor ahora, simplemente, tengan que repensar, reinventarse o, quizá, redimensionarse para seguir en movimiento.

“Finaliza un capítulo para inaugurar otro. Con más imaginación y creatividad, para seguir avanzando y disfrutando de la actividad física y el deporte, que tantos beneficios en materia preventiva en salud aporta a la sociedad actual”, finaliza el director de Unofit.


Hay 1 comentario

Añade el tuyo

Publicar un nuevo comentario.