ESENCI@L

Análisis de Aitor Reche, de Unofit

¿Qué cambios experimentará el abonado al gimnasio a causa del coronavirus?

Los cambios en el comportamiento del usuario del sector fitness por el coronavirus

Tras el fin del confinamiento, habrá una mayor conciencia personal por la salud individual. Imagen: Freepik.

(16-4-2020). Los usuarios del sector del fitness no serán los mismos cuando acabe el confinamiento provocado por el coronavirus. Se producirá un cambio de paradigma relacionado con la salud, la higiene, la tecnología y en la relación con los profesionales del fitness.

Consultores y analistas ya estudian cómo serán los hábitos de consumo y el comportamiento de los ciudadanos en la era pos coronavirus. “El impacto previsto del Covid-19 puede generar diferentes perspectivas económicas en cuanto a la recuperación de las principales variables de la economía debido a la crisis actual”, afirma el Director de Unofit Deporte, Ocio y Gestión, Aitor Reche.

De hecho, las tendencias económicas vislumbran una recesión global con sus repercusiones sociales, y ‘per se’, una reducción de la confianza del consumidor por el contexto de miedo generado.

Aitor Reche, Director de Unofit Deporte, Ocio y Gestión

“La situación actual ha provocado el incremento del sentido de utilidad en la sociedad y establecer relaciones de confianza con los consumidores, siendo flexibles para responder a las nuevas demandas sujetas al contexto actual”, explica Reche.

Salud y cambio de paradigma

Las medidas desarrolladas de protección de la salud: teletrabajo, reducción de viajes, aislamiento, incremento de la higiene personal, etc., están desarrollando unos hábitos de consumo que persistirán a largo plazo y provocarán probablemente un cambio de paradigma en algunos de los sectores de actividad.

“El sector del fitness”, añade Reche, “cobrará importancia por el interés por el ejercicio y el bienestar, a pesar del golpe duro en la estabilidad y crecimiento de los operadores. En un futuro, las intenciones de compra y la adopción de hábitos y estilo de vida saludables no se verán afectados. Al contrario, saldremos reforzados con una sociedad más consciente y comprometida con la práctica de ejercicio físico”.

Seguridad e higiene

Aitor Reche opina que, a corto plazo, el miedo y la falta de confianza a las altas concentraciones, característica general del ejercicio físico y deporte por su componente social, será probablemente una resistencia momentánea.

Por ello, las campañas y estrategias de seguridad e higiene durante los primeros periodos de establecimiento de la normalidad cobrarán importancia en la dirección y gestión de los centros deportivos.

Tecnología y entorno digital

La aceleración en el uso de la tecnología y medios digitales por parte de todos los agentes está siendo una oportunidad en la transformación digital debido a los cambios de patrones de consumo forzados por la coyuntura. Y tendrá sus implicaciones seguramente en la entrega de los servicios y preferencias de consumo, considera Reche.

En este sentido, se plantea si ante este nuevo contexto se llegará a normalizar o generará cambios en el comportamiento del consumidor. La situación actual probablemente generará un cambio en el comportamiento del usuario de actividades y servicios en el ámbito del fitness.

Adicionalmente, “cabría destacar algunos fenómenos que quizá podamos observar.  Asimismo, de servirnos para desarrollar estrategias, centradas en:  la flexibilidad, anticipación y compromiso con la sociedad, rasgos imperantes en los tiempos venideros por parte de las organizaciones”.

Comportamientos

Según Reche, los usuarios del sector del fitness después del confinamiento podrán estar sujetos a una serie de comportamientos donde tendremos que prestar atención a:

  1. Los procesos: El usuario o consumidor de fitness, debido al sentido de utilidad desarrollado durante el confinamiento, provocará la búsqueda de servicios que se centren en conseguir sus resultados de una forma más fácil, sencilla y transparente. En ese sentido, el establecimiento de procesos en la gestión de cualquier centro deportivo deberá estar sujeto a estos factores para atender a un consumidor más exigente.
  2. La digitalización: Los hábitos de consumo digital provocarán un cambio más rápido en la digitalización donde estos servicios ganarán peso en la diferenciación. La creatividad e innovación serán un componente clave en el desarrollo de su integración con la oferta tradicional.
  3. Mayor conciencia personal: una mayor conciencia con la salud individual, con el compromiso de su tiempo y cuidado personal, donde los programas de fitness, en concreto el fitness corporativo, atisba un impacto sobre el crecimiento, una vez superada la crisis actual.
  4. La prestación de servicio: el personal de contacto y las interacciones estarán sujetos a nueva empatía en la prestación de sus servicios, velando por el bienestar a todos los niveles y poniendo el foco en la búsqueda de relaciones más afectivas derivado del aislamiento sufrido.

Aitor Reche también destaca que, en estos momentos, la resiliencia juega un papel fundamental por parte del sector. Hay que impregnarse de optimismo y ver en esta situación una oportunidad para salir reforzados y con un gran compromiso con la sociedad, a través de los rasgos que nos identifica como colectivo. Manteniendo nuestro afán de continuar adaptándonos y seguir construyendo una sociedad más activa y saludable.


No hay comentarios

Añade el tuyo