ESENCI@L

¿Qué medidas pueden ayudar a gestionar las restricciones de aforo a los gimnasios?

aforo-limitado-en-los-gimnasios-bis

Gestionar bien las limitaciones de aforo es uno de los principales desafíos que los gimnasios deberan abordar en el escenario post-Covid-19.

(22-5-2020). ¿Qué papel jugará la tecnología para controlar los accesos de los clientes a los centros? En un webinar organizado ayer por las marcas Egym y Precor, un total de cuatro ponentes ofrecieron algunos apuntes clave.

La tecnología jugará un papel clave en el control de las restricciones de aforo en los gimnasios. Así lo concluyeron los ponentes participantes en un webinar organizado ayer por las marcas suministradoras, Egym y Precor, en el que se debatió sobre distintas soluciones que pueden aplicarse en los centros para cumplir con las normativas de distanciamiento físico.

Resolver esas limitaciones es una de los principales retos de los centros de cara a la vuelta a la actividad. En ese sentido, los operadores ya trabajan para adaptar sus respectivas aplicaciones digitales a las nuevas normativas. Para ello, será fundamental que se posibilite opciones como la reserva de plazas en cada sala. “En Be One, tenemos marcadas las franjas horarias para hacer las reservas. Prima la seguridad a la inmediatez, y dejamos un tiempo para limpiar cada sala”, explicó Verónica Ávila, directora de operaciones de esta cadena. La directiva añadió que la enseña consultó a sus socios acerca de sus preocupaciones, y una gran mayoría de ellos centró su preocupación en los riesgos que puedan haber en las clases dirigidas.

El director de operaciones del grupo Áccura, Lluís Boada, reconoció que en sus centros también asumen que las plataformas digitales serán herramientas clave en este proceso. “Estamos pensando en un sistema digital para poder reservar tu turno dentro de las cerca de 16 horas diarias de nuestros centros con tal de poder hacer un entrenamiento con garantías. Para eso hará falta un alto nivel de organización”, comentó.

Por su parte, en Egym trabajan en una solución integral que, además de permitir reservar una plaza en distintos espacios, ofrece también un programa de salud adaptado a las características cardiovasculares de cada persona. Juan Ramón Gabino, Country Manager de Egym Iberia, desgranó las distintas posibilidades de esta aplicación (Corona Gym Solution) que están ofreciendo a los operadores, y que permite a los entrenadores recoger los datos que les facilitan los usuarios una vez completada su actividad en cada máquina.

LOS AFOROS, SUJETOS A LA NORMATIVA TÉCNICA

Con respecto a los aforos, los ponentes avisaron que hay que ir al detalle de la normativa técnica, dado que el resultado de calcular el 30% o 40% del aforo legal de una instalación no será el mismo que estudiar cuántas personas podrán albergar si hay que guardar una distancia física de dos o cuatro metros cuadrados por persona. “Nuestros centros más grandes pueden acoger unas 800 o 900 personas. Si nos permitieran la mitad o un cuarto del aforo, con 250 personas iríamos bien. Pero el código técnico advierte que el cliente debe disponer de 4 metros cuadrados por persona, y con esto cabría bastante menos gente”, avisó Lluis Boada, de Accura.

Salvador Miró, director de Megasport, centro ubicado en Palma de Mallorca, fue quien más reticente se mostró a la hora de implementar determinadas medidas. Su intención es abrir las puertas del centro el 1 de julio, tras haber completado una reforma, aunque reconoce que aún no tiene claras qué normas habrá que acatar para esa fecha: “Tengo muchos metros, por lo que las restricciones de aforo no me preocupan. Si hace falta pondremos marcas en el suelo o reforzaremos la limpieza, pero sin volvernos locos. Cumpliremos las medidas que nos dicte el Gobierno, pero teniendo claro que el cliente no debe volver pensando que se puede contagiar”. Por ello, dejó entrever que no aplicará medidas como las mamparas, el ozono o los rayos ultravioleta a no ser que lo exija la ley. Tampoco quiso darle mucha importancia al control de aforo a través de la aplicación digital.

“La seguridad no significa convertir los centros en Chernobil, pero no se puede omitir la realidad. Es preferible ir a un supermercado donde haya menos gente, aunque haya menos oferta, que otro donde tengas que darte codazos con el de al lado”, le respondió Ávila, de Beone.

Por su parte, Boada, de Accura, añadió que “hay que buscar el equilibrio, que sea algo seguro y con una imagen estética sin que la gente lo vea como un búnker que transmita miedo”, completó Boada.

FORMAR EN NUEVAS TECNOLOGÍAS

Algo fundamental para no dar pasos en falso, coincidieron los ponentes, es disponer de una o varias personas en cada centro que estén al día de las últimas medidas que aparezcan en el BOE, y que sean capaces de filtrar entre toda la información que surge estos días, para quedarse con aquella necesaria. En Be One tienen un grupo con cuatro responsables pendientes de las últimas novedades higiénicas, de las normativas, uso de espacios exteriores o limitación de aforos.

“Pedimos que las soluciones sean abiertas y compatibles con cualquier sistema, de forma que no haya varias aplicaciones para hacer cada ejercicio, sino que el usuario pueda hacerlo todo con una única aplicación”, defendió Ávila. En BeOne, además, también quieren potenciar el asesoramiento deportivo online a través de un chat interno para que cada centro pueda resolver las dudas que tengan los socios aunque estos estén en casa.

Además consideraron clave la formación al personal para poder utilizar debidamente los sistemas tecnológicos que se apliquen en cada centro. “Nuestros trabajadores son gente joven y apasionada por la actividad física, pero no todos han sido formados en el ámbito digital. Es muy importante tener presente esto, porque si tenemos un gran equipamiento pero nuestros entrenadores no pueden ser prescriptores, estaremos perdiendo un carro de caballos con grandes condiciones”, advirtió Lluís Boada.

IMPULSAR LA SOCIALIZACIÓN PARA FIDELIZAR

Las soluciones tecnológicas no acaban aquí. Otro de los usos que pueden tener las aplicaciones, a la hora de reservar hora para cada espacio, puede tener repercusiones positivas para los centros. Y es que, según han detectado en Accura, trabajar cada comunidad de clientes por separado puede ayudarles a fidelizar a esos socios. “Tenemos clasificados a nuestros clientes por comunidades, en función de sus gustos y costumbres deportivas. Si sabemos en qué comunidades se sentirá más a gusto, o a qué hora prefieren entrenar, podemos provocar el máximo de encuentros con otras personas de su comunidad, sea de pádel, bicicleta o baile. Si vas al centro y te encuentras con personas de tu mismo estilo, edad o gusto, con más probabilidad te quedarás”, explicó Boada.

A MAYOR OFERTA, ¿MAYOR PRECIO?

En el debate también apareció la cuestión de si hay que modificar o no los precios en función de si se ofrecen más o menos servicios. La directora de operaciones de Be One  dijo que “no haremos descuentos en las cuotas a no ser que no nos dejaran utilizar alguna parte del centro”.

Los otros operadores coincidieron en que se ha entrado en un peligroso espiral: ofrecer más por el mismo precio. “En España rápidamente nos lanzamos a las ofertas y a las promociones, hemos maleducado a los clientes. Yo no creo en eso, sino en dar contenido y calidad, en ofrecer a los mejores profesionales y tecnología. Y hay que transmitirle al cliente que todo esto tiene un valor”, sostuvo Boada.

Por su parte, Lluís Miró, de Megasport, señaló que “cuantas más cosas le des al cliente, más alta debería ser la cuota. Sino, no salen los números. Hay que buscar un equilibrio adaptado al mercado”.

LA SEÑALIZACIÓN FÍSICA TAMBIÉN ES FUNDAMENTAL

Las nuevas tecnologías, sin embargo, no serán las únicas presentes en los centros. De cara a la reapertura de los gimnasios, los operadores deberán compaginar lo digital con una serie de medidas físicas, vinculadas con la señalización de las zonas o la higiene.

Eduardo Burguete, director general de Precor Iberia, resumió de qué forma están aconsejando a los centros planificar las distancias de seguridad con algo tan sencillo como cintas para marcar la posición de los usuarios y los recorridos unidireccionales dentro de salas concretas. Según manifestó, “lo primero que hay que transmitir a los clientes es que las instalaciones se han tomado muy en serio el control de los flujos para mantener las distancias de seguridad”.

Las soluciones propuestas, matizó Burguete, variarán en función de la disponibilidad de espacio, de forma que los centros más grandes podrán “distanciar los equipos y remodelar un poco los espacios”, mientras que aquellos más pequeños deberán inhabilitar algunos materiales. “Es básico que cuando el cliente entre, todo esté estudiado y preparado para que tenga seguridad y se sienta cómodo y seguro”, concluyó.


No hay comentarios

Añade el tuyo