ESENCI@L

Según expertos laboralistas en un webinar de Deloitte-Fneid

Recomiendan a los gimnasios que vayan preparando un ERTE por causas objetivas

cambio-de-tipo-de-ertes-en-los-gimnasios

Habrá que buscar soluciones sobre cómo se reconducen los ERTEs aplicados en las plantillas por causa de fuerza mayor cuando cese el estado de alarma pero los aforos restringidos impidan a los gimnasios absorver de nuevo a la globalidad de empleados.

(4-5-2020). A medida que se va acercando el final del estado de alarma, los ERTEs adoptados por causa de fuerza mayor podrían perder fortaleza. Por ese motivo, espertos laboralistas sugieren la necesidad de ir estudiando la adopción de un ERTE por causas objetivas. Fue uno de los puntos clave del webinar organizado ayer por Deloitte y la Fneid.

La gestión de la crisis y la posterior recuperación en el sector del fitness ha sido el tema de debate en el Webinar celebrado ayer jueves por Deloite-FNEID. En él, distintos expertos de sectores como el laboral, el médico, el financiero o el corporativo analizaron algunas de las claves que deberían contemplar los gimnasios con el fin de superar de la mejor manera posible los efectos provocados por la pandemia del Covid-19.

Uno de los ponentes, el jurista Fernando Bazán, anticipó uno de los escenarios con el que se pueden topar muchos operadores del mundo del fitness cuando se levante el Estado de Alarma. Cuando eso ocurra, el 11 de mayo o más adelante si se prorroga de nuevo, las empresas se verán obligadas a poner fin a los Expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) justificados por fuerza mayor en un momento en el que sus centros estarán muy lejos de volver al nivel al que cerraron.

“En principio los ERTE están ligados al Estado de Alarma, pero cuando este se levante perderían fuerza. Estos, sin embargo, se pueden prorrogar justificando causas objetivas, aunque deben ser negociados con los representantes laborales”, expuso Bazán. El experto laboral aconsejó a los operadores “ir preparando” este segundo ERTE en caso de que hubiera que empezar a aplicarlos a partir del 12 de mayo”. Sin embargo, mandó un mensaje tranquilizador: “Creo que en los próximos días habrá novedades que lo flexibilizarán.

DESPIDOS PREVISIBLES

Bazán dejó claro que si los operadores tienen que abrir con una demanda del 30%, deberían poder hacerlo también con el 30% de los trabajadores. “Es solo una posibilidad, pero hay que ser prudentes, ya que los ERTE se pueden revisar en los próximos cuatro años, así que hay que poder explicar y justificar todos los movimientos en ese sentido”, añadió.

El jurista reconoció, asimismo, que veía bastante probable que muchas empresas del sector tengan que despedir a parte del personal una vez hayan finalizado los ERTEs, dado que no necesitarán tanta plantilla hasta al cabo de unos cuantos meses.

CHINA, FUENTE DE INSPIRACIÓN

Por otro lado, Adrian Yutian Xu, director de asesoría financiera de Deloitte China, introdujo en el webinar la evolución que ha sufrido el mercado del fitness en el gigante asiático. Una experiencia, aseguró, de la que España puede sacar algunas conclusiones, pese a las notables diferencias entre ambos mercados. “La apertura no fue al 100%, no se abrieron muchas duchas, pero, en cambio, se abrieron muchas ventanas y puertas para que los centros pudieran ventilarse de forma natural, sin tener que usar el aire acondicionado”, apuntó Yutian Xu.

Según su testimonio, la “actitud” que tomen los usuarios será muy importante para la vuelta a la normalidad. Y para ello, los centros deben hacer un esfuerzo a nivel de reforzar las medidas higiénicas. “Cuando los gimnasios abrieron en China, mucha gente tenía ganas de salir a ejercitarse, pero no sabían si era bueno o no salir. Pese a ello, los gimnasios trabajaron bien la seguridad, y cuando la gente se sintió segura, empezó a ver con mejores ojos el salir, hasta que ha terminado priorizando el ir al gimnasio antes que quedarse en casa”.

El mercado del fitness chino, aseguró Yutian Xu, presenta “grandes diferencias entre regiones y ciudades”. En las cuatro principales urbes (Pekín, Shanghái, Guangzhou y Shenzhen) se concentran más de 13.000 gimnasios, aunque en los tres últimos años se está empezando una transición hacia un nuevo modelo en el que el fitness está creciendo en otras grandes ciudades. En ese sentido, las Boutiques y los modelos online son las dos fórmulas que están ganando más de peso.

Yutian Zu hizo un relato cronológico del impacto del COVID-19: el 23 de enero se obligó a cerrar los gimnasios en China, y estos no empezaron a volver a la normalidad hasta el 10 de marzo, cuando algunos abrieron gradualmente sus centros online.

Durante estos cerca de dos meses, sin embargo, han perdido una parte muy importante de la campaña de este año. “La temporada post fiestas del Año Nuevo Chino (el pasado 25 de enero) tiene un impacto en todo el año, ya que es un período clave para las ventas de los gimnasios”, apuntó.

El dirigente de Deloitte China apuntó que, gracias a las medidas económicas del gobierno, que ayudó facilitando préstamos, el sector pudo preservar gran estabilidad en los empleos. Asimismo, destacó que el país asiático es, probablemente, el más desarrollado a nivel de eCommerce en el mundo. “Eso permitió a la industria del fitness atraer a todavía más gente. Muchos usuarios ya utilizaban sus dispositivos electrónicos para seguir clases virtuales, y ahora se ha potenciado: algunas clases fueron seguidas por más de 10.000 usuarios únicos”.

EL PESO DE LA DIGITALIZACIÓN

Igual que lo tuvo en China, en España las herramientas digitales también pueden tener un peso capital a la hora de ayudar a quitar el miedo de los usuarios. Borja Álvaro, experto en riesgos de Deloitte, aseguró que muchas empresas “no estaban en el nivel de digitalización que aseguraban” antes de esa crisis, algo que les ha obligado a ponerse las pilas durante estas semanas.

En ese sentido, Álvaro afirmó que las herramientas digitales pueden ayudar a transmitir confianza al cliente, por ejemplo, con una tarjeta Covid-19 que ejerza de “semáforo de salud con garantía del servicio médico, que sea imprescindible para entrar en un centro, siempre y cuando esté en verde”.

También recomendó hacer cuestionarios para evaluar el estado de salud de los trabajadores, a los cuales se debería controlar periódicamente.

Otra iniciativa que planteó fue el uso de los códigos QR, que pueden ayudar a señalar cuánto hace que una sala se ha terminado de desinfectar, así como también indicar la situación médica de uno mismo para alertar al resto en caso de riesgo.

LA NECESIDAD DE ESTÍMULOS ECONÓMICOS

Fernando Pons, socio de Risk Advisory – Deloitte y especializado en la elaboración de planes de negocio, pidió que la nueva legislación que se tramitará “proyecte confianza” a los usuarios, que volverán con “mucho miedo”.

Pons afirmó que este será, muy probablemente, un año perdido, al dejar de ingresar entre cuatro y seis meses, por lo que el reto de los operadores se focalizará más en “no perder clientes que en ganar nuevos”. En ese sentido, añadió que los gimnasios deberán hacer un esfuerzo para estrechar la proximidad con sus socios: “Hay que estar muy atentos a la relación con los clientes, ya que ellos son parte de la solución. Van a estar muy sensibles con qué instalaciones y qué precios se encuentran, de forma que resultará difícil trasladar los contenidos digitales a las cuotas”.

Arturo Gayoso, experto corporativo de la misma firma, dejó claro que en el escenario actual resulta vital “preservar la caja y rearmar una estructura sólida de financiación”. Para superar esta crisis, añadió, serán claves las nuevas medidas de estímulo económico gubernamentales. Sin ellas, será muy difícil mantener la oferta. “Conforme avance el año, asistiremos a distintas fases de reestructuración”, sentenció.

EL MIEDO DE LA GENTE

Otro de los expertos que participó en el Webinar fue Javier Sanz, especialista en Medicina del Trabajo, quien tranquilizó al resto asegurando que cada vez tienen “más conocimiento” sobre este virus. “Los médicos hemos aprendido mucho a tratar los pacientes con Covid-19. Ahora los tratamos mucho mejor que hace dos meses, con los mismos medios”, aportó.

Sanz reconoció que “es difícil quitar el miedo a la gente, y eso afecta a los negocios”, aunque matizó que “el 80% de los casos positivos se curan sin requerir hospitalización”.

Preguntado sobre las medidas higiénicas que deberían tomar los centros, Javier Sanz  apuntó que tomar la temperatura antes de entrar en los centros “puede tener sentido”, aunque no sea una garantía totalmente fiable.

Puso en duda la efectividad de las mamparas en un gimnasio e insistió que las mascarillas “solo protegen a terceros, no a la persona que la lleva”.

Por otro lado, aseguró que “la actividad física, en pacientes con Covid-19, es muy recomendable. Para alguien inmovilizado, es muy bueno que se mueva para disminuir riesgos de tipo trombótico”.


Hay 1 comentario

Añade el tuyo

Responder a Guiu Cancelar respuesta