ESENCI@L

Gracias a mantener álgida la producción durante los últimos meses

Salter sale reforzada del escenario de rotura de stocks que vive el fitness doméstico

SALTER-COLECCION-2020-OK-BIS

(8-10-2020). Mantener su nivel de compras y de fabricación de productos durante el confinamiento ha permitido que Salter salga reforzado en plena pandemia en un contexto en el que el mercado de homefitness sufre una importante falta de material disponible.

Entre marzo y junio, los tres meses que duró el Estado de Alarma en España, Salter apostó por no alterar su funcionamiento en la línea de productos de fitness para uso en el hogar. Mientras que otros fabricantes y proveedores se decantaron por una estrategia más conservadora, paralizando o rebajando su producción, este fabricante español optó por no frenar su ritmo.

Una estrategia que, ahora, da sus frutos: Salter es, a día de hoy, uno de los pocos fabricantes que ha logrado mantener una alta disponibilidad de productos disponibles en el almacén y no terminar en una rotura de stock.

“La clave fue no parar. Mientras otras empresas decidieron reducir compras o producción durante el confinamiento por la incertidumbre, nosotros apostamos por mantener las compras y la producción, en previsión a una gran demanda de homefitness, pensando incluso para el período de septiembre a diciembre”, comenta la directora general del grupo Salter, Marta Peydro.

AUMENTO DE LA CARTERA DE CLIENTES

Esta estrategia ha permitido a Salter seguir teniendo, a día de hoy, suficiente material disponible para ofrecer a clientes particulares que buscan productos para el hogar y que no los encuentran en otras firmas. “Muchos clientes nos decían que no encontraban nada”, añade Peydro.

“Hay una escasez de material en el mercado, y los únicos importadores o fabricantes del mercado que tenemos capacidad de tener stock, somos los que estamos proveyendo ahora mismo. Esta escasez en el mercado nos beneficia un poco”, confiesa la directora general de Salter.

Desde junio hasta ahora, este fabricante logró reabastecerse lo suficiente como para mantener su nivel de oferta de productos ante el alto nivel de demanda de homefitness que hay en el mercado. En ciertos materiales, eso sí, ya trabajan con lista de espera.

“Ahora no existe la misma demanda que había al inicio del confinamiento, pero se mantiene en una tendencia superior a la del año pasado por estas fechas y prevemos que seguirá así durante bastantes meses más”, asegura la empresaria.

La demanda de productos que aún recibe Salter a día de hoy supera las expectativas de la propia empresa, que aunque prefiere no dar cifras, sí reconoce que cerrará este 2020 con una facturación “claramente superior” a la del 2019.

Estos datos son posibles gracias al auge que ha vivido el homefitness en España, y que para esta empresa ha pasado de significar en torno al 35% de su volumen de negocio tradicional, al 70% actual. Desde Salter reconocen que el confinamiento y la pandemia les han ayudado a fortalecer el posicionamiento de la marca a nivel de homefitness.

En el otro lado de la moneda quedan las ventas profesionales, que han sufrido un notable descenso. En esta división, los únicos clientes que han seguido estables son las instalaciones públicas, que han mantenido los presupuestos y las renovaciones que habían previsto.

PLAZOS DE ENTREGA MÁS LARGOS

La fabricación de Salter se divide en dos divisiones. Una, la de productos profesionales, se centra en España. La otra, la división de homefitness, se produce en Asia. La alta demanda de productos a los principales fabricantes asiáticos de equipamientos deportivos para el hogar ha provocado que aquellos estén desbordados, lo que está generando que los plazos de entrega se hayan dilatado.

De este modo, los productos que antes tardaban unos tres meses en llegar a España, ahora pueden tardar el doble de tiempo. Ello ha provocado un cambio de dinámica al que Salter, y los demás fabricantes y proveedores, han tenido que adaptarse y que les obliga a trabajar con aún mayor previsión de futuro.

INTERCONECTIVIDAD EN EL HOMEFITNESS

Salter tenía, antes de la pandemia, líneas de productos profesionales con elementos digitales que permitían conectar varios dispositivos. El fabricante español está ultimando un proyecto que tiene como objetivo evolucionar la interconectividad que ofrecían. Ya está en fase de pruebas y esperan lanzarlo al mercado entre finales de este 2020 y principios del próximo 2021.

La pandemia, sin embargo, obligó a Salter a reordenar sus prioridades. Si en un principio iba a centrar este proyecto en los productos de la división profesional, ahora la intención es lanzar primero los de homefitness. “Añadimos entretenimiento, contenidos multimedia y otros elementos para que los usuarios puedan extrapolar los datos de su entrenamiento y puedan hacer que éstos sean más entretenidos”, avanza Peydro.


No hay comentarios

Añade el tuyo