ESENCI@L

Sano acelera su expansión con la apertura de nueve gimnasios en el primer trimestre de 2016

sano-gimnasio

(1-12-2015). La cadena de gimnasios Sano, que actualmente cuenta con 6 centros, proseguirá en los próximos meses con la expansión iniciada en este 2015 y con la que planea alcanzar la quincena de gimnasios durante el primer trimestre de 2016, según ha avanzado su fundador, quien además da su visión sobre el futuro próximo del sector.

felipe-pascual-sano

Felipe Pascual es el director general y fundador de Sano.

La empresa Lidera Sport, propietaria de Sano, abrió el primer gimnasio de la cadena en mayo de 2013 y no fue hasta un año después, en noviembre de 2014, cuando inició su plan de aperturas bajo la fórmula de la franquicia. Como explica su director general, Felipe Pascual, “primero quisimos pulir el modelo con el primer gimnasio como laboratorio de pruebas, para poder más tarde exportarlo mediante franquicias”.

Durante este año 2015, la empresa ha iniciado su plan de aperturas que le ha llevado a plantarse en el mes de noviembre con 6 gimnasios en funcionamiento. Unos centros, a los que se sumarán al menos nueve más en los próximos meses, según ha avanzado Felipe Pascual, quien calcula que Sano podría rebasar la quincena de gimnasios en funcionamiento durante el primer trimestre de 2016.

Las nuevas localizaciones se encuentran en Puentegenil, Amorebieta, Calahorra, Málaga, Torrejón de Ardoz, Toledo, Valencia y Sevilla. Todas estas aperturas se materializarán por medio del régimen de franquicia, siendo algunos de los encargados de estos gimnasios ya propietario de algunos de los ya abiertos, lo que se conoce por multifranquiciados. Aunque, remarca Felipe Pascual, los franquiciados no son solo franquiciados, sino que “son socios que se implican en el proyecto y con los que se crea un vínculo, porque nuestro objetivo no es numérico. No queremos crecer en número y generar un gran elenco de gimnasios para luego vender la marca al mejor inversor. Tenemos un objetivo más corporativo de defender la profesión”.

La fórmula Sano

Los gimnasios Sano no son de grandes dimensiones, su superficie ronda los 150-300 m2, y cada centro cuenta con entre dos y tres salas habilitadas. Una para entrenamientos en grupos muy reducidos, otra para entrenamiento personal y de readaptación, y un box en el que ejercen profesionales como fisioterapeutas, osteópatas, profesionales de la medicina, traumatólogos o neurólogos. Las cuotas mensuales del centro rondan entre los 60 y los 80 euros.

Según explica Felipe Pascual, la fórmula de los gimnasios Sano se basa “en potenciar lo verdaderamente importante en un centro de fitness, que son los entrenadores y el servicio que éstos ofrecen”. Y añade: “durante décadas, la industria del fitness ha potenciado una serie de elementos como palancas del éxito, entre las que se encuentran el precio, la maquinaria premium, el agua, las clases dirigidas… Elementos todos alejados del corazón de este sector que es el entrenador”.
Así, basando su modelo de éxito en el entrenador, Sano también ha identificado los que para la empresa son los aspectos “definitivos para asegurar la rentabilidad de un gimnasio: una inversión ajustada teniendo en cuenta el espacio y el acondicionamiento, y el pago de alquileres que no superen un determinado ratio de población según la zona donde se ubique el gimnasio”, explica.

El resultado, una fórmula que Felipe Pascual dice tener “lo mejor de la rentabilidad del modelo low cost y la capacidad de retención y captación del servicio premium, pero con un proyecto más coherente”.

“Se prioriza la salud al precio”

El fundador del proyecto Sano se muestra convencido de que el sector ha cambiado, en tanto que “cada vez hay más personas que priorizan la salud al precio, lo cual ayuda por fin a combatir la oferta del low cost”. Cree que “el gimnasio por precio siempre tendrá su público” pero que “cada vez más usuarios de fitness necesitan un sitio donde les atiendan y les ayuden a recuperar la autonomía perdida por una dolencia, patología o la falta de ejercicio físico. Quieren recuperar la fuerza que les haga vivir más y mejor, y ese perfil de usuario está dispuesto a pagar más de 20 euros al mes porque piensa en recuperar su vida, su día a día, su salud. Y es un público que cada vez irá a más y al que el fitness debe ofrecer soluciones a su altura”, concluye.


Hay 2 comentarios

Añade el tuyo

Publicar un nuevo comentario.