ESENCI@L

La gestión correría a cargo la Fundación y sólo podrían hacer uso sus integrantes

El CD Rías do Sur podría reabrir sus puertas desligado de Supera

rias do sur

Antes de decretar el cierre de la instalación el pasado abril, Supera había gestionado las instalaciones del Club Deportivo Rías do Sur, en Pontevedra, durante los últimos 15 años.

(25-7-2022). El Club Deportivo Rías do Sur podría reabrir sus puertas si se hace cargo de su gestión y costes la Fundación Rías do Sur, y sólo para uso de los integrantes de sus clubes deportivos, según ha dictado un nuevo auto judicial, en el que se eximirían responsabilidades a Supera hasta que no se produzca el juicio por el cierre unilateral de la instalación.

Cuatro meses después de que Sidecu, la gestora de los centros deportivos Supera, decidiera cerrar por completo las instalaciones del Club Deportivo Rías do Sur, en Pontevedra, debido a los sobre costes energéticos, el destino de este centro deportivo podría tomar un nuevo rumbo.

Así lo ha establecido un nuevo auto judicial dictado por el Juzgado de Primera Instancia nº3 de Pontevedra, al que CMDsport ha tenido acceso, y que plantea la opción de que el centro deportivo reabra sus puertas bajo la gestión de la Fundación Rías do Sur, y tan sólo para uso de los integrantes de sus clubes deportivos. En ningún caso para los usuarios particulares.

De acuerdo al auto de medidas cautelares, el centro podría reabrir sus puertas siempre y cuando la Fundación se hiciera cargo de la gestión y mantenimiento de las instalaciones. Para ello, el auto concede a la entidad 20 días para que formalice la demanda contra Sidecu por supuestamente incumplir el contrato de concesión al cerrar unilateralmente las instalaciones el pasado 1 de abril.

Hasta el momento en el que no se resuelva esta contienda, cuyo juicio se estima que podría alargarse entre 2 y tres años, el auto judicial ha estimado que Sidecu reabra la instalación y sea la propia Fundación la que se haga cargo de los gastos y la gestión.

Segundo auto de medidas cautelares

Se trata del segundo auto que se dicta sobre este caso entre la Fundación Rías do Sur y Sidecu. En el primero, el juzgado dictó la reapertura inmediata de las instalaciones por parte de Sidecu, con una aportación de 3.000 euros por parte de la Fundación. Sin embargo, un error burocrático llevó a que el auto no fuera debidamente notificado a la empresa gestora, lo cual se llevó a considerar nulo este primer auto de medidas cautelares.

Tras ello, se produjo una vista el pasado 8 de julio entre las partes, que ha dado paso a este segundo auto de medidas cautelares.

Desde Sidecu, aseguran “haber puesto numerosas opciones sobre la mesa” de la Fundación para solventar la reapertura de esta instalación. Entre ellas, se habría incluido, según la gestora, una propuesta para que la Fundación “asumiera una parte de los sobre costes energéticos”.

El nuevo auto da pie a que la Fundación no sólo deba sufragar los sobrecostes energéticos, sino que tenga que asumir todos los costes de la piscina olímpica, que podrían rondar entre los 25.000 y los 50.000 euros al mes.

Tres instalaciones por reabrir

De la respuesta de la Fundación dependerá la reapertura de este Club Deportivo de cuya gestión se desligaría por completo Sidecu, hasta la espera de la resolución del posible juicio.

El Club Deportivo Rías do Sur se trata del único que Sidecu mantenía cerrado completamente, después de que dictara la reapertura de las piscinas de las ocho instalaciones deportivas que había cerrado como medida cautelar para hacer frente a los sobre costes energéticos.

Se mantienen, sin embargo, cerradas las instalaciones acuáticas de CD Jairo Ruiz-Distrito 6, en Almería, cuya reapertura estaría supeditada a los arreglos de unos desperfectos de estructura que podrían ocasionar daños y desperfectos. Según informan desde Sidecu, el caso se encuentra pendiente de las conclusiones de los informes técnicos y arquitectónicos que se están realizando en estos momentos, para tomar la decisión sobre los pasos a seguir.

Mientras, en el caso de los CD de Abastos y la Piscina Municipal de Ayora, en Valencia, la operadora negocia con el consistorio un cese del contrato de gestión que implicaría que otra empresa tome el control de la gestión de estas dos instalaciones hasta que se redacte y se publique un nuevo pliego que dé paso a una nueva concesión. Operación que desde Sidecu afirman encontrarse “en vías de resolución”, sin que haya trascendido aún la identidad de la empresa que podría asumir esta gestión temporal.

 


No hay comentarios

Añade el tuyo