ESENCI@L

Asofap alerta del aumento de intrusismo ante el boom de la piscina residencial

El sector español de la piscina prevé un 2021 “extraordinario”

Confía en superar los 1.274 millones de 2019

piscina-elevada

Asofap advierte de un aumento de la demanda de piscinas elevadas y de menor tamaño en el segmento residencial, mientras en la piscina pública, sigue imperando la eficiencia energética y la sostenibilidad.

(20-7-2021). La patronal Asofap confía en que el sector de la piscina recupere la senda del crecimiento en este 2021, arropado por la continuación del boom de la piscina privada y la vuelta a una cierta normalidad en el terreno de la piscina pública. Sin embargo, advierte del auge del intrusismo en la construcción y mantenimiento de piscinas, alimentado por el rápido crecimiento de la demanda particular de instalaciones acuáticas.

El sector español de la piscina podría cerrar este año uno de sus mejores ejercicios en la última década, según estiman desde la patronal Asofap (Asociación Española de Profesionales del Sector Piscinas), después de que en el pasado 2020 se frenara la tendencia positiva que había llevado a esta industria a encadenar cinco ejercicios de crecimientos sostenidos.

La pandemia irrumpió en este sector, como en el resto de la actividad económica española, en forma de un ligero retroceso en la facturación de un -1,5%, hasta los 1.254 millones, lo cual, desde la patronal lo toman como un buen indicio de la fortaleza de un sector que ha logrado contener el embiste de la pandemia.

Boom de la piscina residencial

Y lo ha logrado por el buen comportamiento que experimentó el segmento de la piscina privada en el pasado año, con incrementos de demanda entre el 10 y el 15% y que se prevé que se mantenga en este 2021 y en los años siguientes. “La previsión de la OMS es que no encaucemos una situación estable hasta 2023, por lo que el turismo probablemente seguirá resintiéndose del avance de la pandemia y la demanda de instalaciones particulares seguirá subiendo”, auguran desde la patronal.

Al avance del virus se suman otras tendencias que ha detectado Asofap y que hacen pensar en buenos augurios para este segmento. “Por una parte, está el fenómeno de que muchas personas han decidido dejar las grandes urbes para vivir en zonas más descentralizadas y en terrenos con posibilidad de instalar piscinas. A lo que se suma una tendencia que ya apuntaba maneras hace unos años y que se ha consolidado, como es la reducción del tamaño de las piscinas solicitadas, lo que posibilita su ubicación en espacios donde antes era impensable”.

Proyector retrasados

El segmento de la piscina doméstica estaría viviendo tal boom, según indica la patronal, que se habría traducido en el pasado año en roturas de stock e imposibilidad de hacer frente a todos los pedidos realizados a esta industria. Un hecho que ha llevado a retrasar muchos proyectos hasta este 2021, lo cual también contribuirá a aumentar la cifra de negocio de este ejercicio.

Vuelta a la normalidad en la piscina pública

A lo que se suma la reactivación del segmento profesional que, tras una caída en 2020 del 20-25% de las ventas debido a los cierres y restricciones sufridos en las piscinas públicas, incluyendo algunos momentos de la temporada alta, ha arrancado 2021 con una cierta normalidad. “Siguen vigentes las restricciones, pero ha vuelto la actividad y, con ella, la demanda de servicios, mantenimiento y diseños de nuevas instalaciones”. Una actividad que desde Asofap se prevé que ayude a cerrar un ejercicio este año “extraordinario” en el que se supere “con total seguridad” las cifras de 2019, en la que esta industria facturó 1.274 millones de euros.

Crece el intrusismo

Pero antes, desde la patronal advierten de la necesidad de hacer frente a unos retos, siendo el principal combatir el intrusismo. “Como cualquier sector que experimenta un crecimiento tan importante en poco tiempo, el intrusismo ha cogido fuerza en el segmento de la construcción y mantenimiento de piscinas”, alerta, aconsejando a los usuarios “verificar y comprobar la solvencia técnica de los profesionales antes de contratar sus servicios”, ofreciéndose a intermediar en el asesoramiento si es necesario.

La piscina se revaloriza

Y además de combatir el intrusismo, la Asofap reconoce otros retos y tendencias que van a marcar el futuro próximo del sector de la piscina, como es la innovación tecnológica, “aportando más soluciones de conectividad y sistemas de automatización y telecontrol”, así como en materia de eficiencia energética, apostando por “remodelar los sistemas y equipamientos para ganar en eficiencia y mejorar la calidad del agua”.

Otro fenómeno detectado por la patronal y que va a marcar el futuro de esta industria es el hecho de que “la piscina ha pasado de ser un espacio para compartir en familia, con hijos y nietos, a vincularse al ocio y la salud, aumentando la demanda por parte de personas que quieren piscinas para el uso y disfrute personal”.

Así como un “incremento del valor que se le otorga a la piscina, viéndose como un activo más de la casa, lo cual va a aumentar el gasto sostenido de mantenimiento en los próximos años”, concluyen.


No hay comentarios

Añade el tuyo