ESENCI@L

Crece un 10% hasta los 1.400 millones de euros, con 30.000 nuevas piscinas

El sector de la piscina advierte de aumentos de precio y de plazos de entrega para 2022

Debido a la crisis en la cadena de suministros

barometre-piscina

De izq. a dcha. Pedro Arrebola (Asofap), Eloi Planes (Fluidra) y Ángel Celorrio (Piscina&Wellness Barcelona) durante la presentación del Barómetro sectorial de la piscina en España 2021.

(29-11-2021). El sector de la piscina cierra 2021 con un incremento en su facturación del 10% hasta los 1.400 millones de euros, impulsado por el segmento residencial. Se espera una estabilización del crecimiento para 2022, en el que el impacto de la crisis en la cadena de suministro podría ser más palpable en forma de aumento de precios y retrasos en la consecución de obras.

El sector español de la piscina cierra un segundo año de pandemia excepcional, en el que admite haber encontrado en el Covid19 una “palanca” y un “acelerador del sector”. Así lo ha afirmado Pedro Arrebola, presidente de la Asociación Española de Profesionales del Sector Piscina (Asofap), en la presentación del barómetro sectorial que ha tenido lugar este lunes coincidiendo con el arranque de la edición 2021 del Salón Piscina& Wellness Barcelona.

Un impulso que llevó al sector a mantener el tipo en el pasado 2020 con una facturación de 1.250 millones de euros (-1,58% respecto a 2019) y que Asofap estima que podría permitir al sector culminar este 2021 con una cifra cercana a los 1.400 millones de euros, lo que supone una mejora del 10% respecto al año anterior.

Un incremento que el propio presidente de la patronal admite que es “extraordinario” y que iría en línea con el comportamiento que el sector de la piscina está demostrando a nivel internacional, habiendo pasado de crecer entre un 5 y un 6% anual, a un 20-25% anual (el segmento residencial) o lo que es lo mismo, más de un 40% en los dos años de pandemia que llevamos.

Nos movemos en cifras insostenibles a medio plazo para los fabricantes desde el punto de vista de absorción de la demanda

Un 2022 de estabilización, con retos

De cara al próximo año, la patronal espera que el sector estabilice sus cifras y mantenga un “crecimiento ascendente y sostenible”, pero no tan elevado como el visto en este 2021, puesto que, admite Arrebola, “nos movemos en cifras insostenibles a medio plazo para los fabricantes desde el punto de vista de absorción de la demanda”.

Con una estabilización de la demanda prevista y casi necesaria, el sector enfrenta un importante reto que viene derivado de la actual crisis en la cadena de suministros que se está viviendo a nivel mundial. Una destabilización que lleva a Asofap a admitir que “no podemos asegurar que habrá suficiente materia prima en 2022 para soportar la demanda”.

Pensamiento que suscribe el presidente ejecutivo de Fluidra, Eloi Planes, quien como fabricante valora que “hemos suministrado mal y aún hemos podido ir sirviendo a la demanda porque el sector tenía acopio de stock, pero han ido sucediéndose retrasos por faltas puntuales de materiales y componentes”. Planes considera que “aún nos quedan 2 ó 3 meses de encontrarnos bajo la influencia del ajuste de la cadena de suministro”, aunque celebra que se correspondan con “la temporada baja del sector”, y asegura que “todos los fabricantes nos hemos preparado para la próxima campaña, incrementando fabricación y stock”.

A lo que Pedro Arrebola de Asofap ha añadido que “el sector se prepara para un 2022 muy sólido, teniendo pedidos cerrados ya para gran parte del año”.

No es posible asegurar que habrá suficiente materia prima en 2022

Aumento de precios y de plazos de entrega

Sin embargo, lo que parece inevitable es un aumento generalizado de los precios finales, motivados por el aumento de los costes y del transporte de materias que están llevando, por ejemplo, a que el acero haya incrementado un 30% su valor en el último año, el pvc haya doblado su precio o que el transporte en contenedor cueste actualmente entre 15.000 y 20.000 euros, según datos de Asofap.

“No hay precios fijos ni normalidad, y el cliente final aún no esta percibiendo todos los incrementos que se han aplicado durante este año, pero el que viene sí lo notará”, vaticina Arrebola.

Asimismo, se prevé que los plazos de entrega de proyectos acabados también se dilate en el tiempo. “La mayoría de fabricantes e instaladores tienen la cartera llena para el 2022 y los plazos de construcción de piscinas superan los 6 meses”, sostiene el presidente de Asofap.

Con todo, la patronal felicita el papel desarrollado por el sector durante esta pandemia en la que “se habían preparado para dar respuesta a un incremento del 5% en la demanda y de repente se alzó hasta el 40%”.

El cliente final aún no esta percibiendo todos los incrementos en materias primas, suministros y transporte que se han aplicado durante este año, pero el que viene sí lo notará

Segmento residencial, motor de crecimiento

La gran parte de este auge ha venido propiciado por el segmento residencial que, con un segmento profesional parado y atado por las restricciones anti Covid, ha sido el motor del sector piscina en estos dos últimos años. En concreto en 2021, según datos del barómetro, ha supuesto dos terceras partes de la facturación, frente al profesional (hoteles y centros deportivos), que han comenzado a reactivar su demanda en este 2021, constituyendo una tercera parte de los 1.400 millones de euros de balance anual.

En lo que se refiere a piscina residencial, la facturación se habría incrementado en torno al 15-20% en estos dos últimos años, no en vano, se estima que en este 2021 se habrán construido 30.000 nuevas piscinas, frente a las 25.000 que se instalaron en 2020 o las 15.000 en 2018. Así, la nueva construcción representa ya el 40% de las principales líneas de negocio del sector, mientras que la renovación alcanza el 26,3% y el mantenimiento de piscinas el 33,7%.

Por su parte, el segmento de piscina de uso público habría acusado un descenso del 15-25% en los últimos dos años, para pasar este año a un crecimiento plano o con una caída “mínima”, y “con perspectivas de recuperación en el futuro próximo”.

Incrementos del 25% en la facturación

Un convencimiento de reactivación de la demanda del sector profesional que insufla ánimos de un sector en el que, en este 2021, casi el 95% de las empresas declare igualar o mejorar su facturación respecto a 2020 -con incrementos por encima del 25%-, que el 90% haya aumentando su cartera de clientes y número de empleados, el 75% haya iniciado nuevos proyectos y el 40% haya ampliado su área de actuación geográfica. En concreto, el índice de confianza de empresarial se situaría este año en 61 puntos, 27,3 puntos mejor que en el pasado año.

El sector de la piscina se ha preparado para un 2022 muy sólido

Automatización y ahorro de costes

Sobre los productos más demandados en este 2021, destaca de nuevo los equipos de electrolisis de sal, subiendo a la segunda posición, como novedad, los robots limpiafondos en una mayor búsqueda de automatización del mantenimiento y facilidad de uso de la piscina. En tercer puesto se ha situado las bombas de calor, con las que los españoles buscan alargar la temporada de uso de las piscinas, los sistemas de iluminación Led y las cubiertas, en un mayor interés por la sostenibilidad y el ahorro.

Profesionalización, un obstáculo en el camino

En este sentido, destaca que lo más valorado por la demanda sean las soluciones de bajo consumo energético, la facilidad de mantenimiento, la calidad de los materiales -lo que denota una orientación hacia la calidad y no al precio-, y una mayor cualificación de los profesionales que intervienen en el instalado y mantenimiento de una piscina.

Sobre este aspecto, Arrevola ha admitido que “el sector tiene ante sí el reto de mejorar la profesionalización en un sector en el que no existen barreras de entrada y en el que se requieren perfiles muy dispares de técnicos”. Ha asegurado que desde la patronal, “llevamos años activando planes de formación y hemos creado una plataforma donde se encuentran oferta y demanda de formación”. Asimismo, trabaja en una futura “harmonización de la legislación entre Comunidades Autónomas, que facilite la actividad de las empresas entre regiones”.

Hay que mejorar la profesionalización de un sector en el que no existen barreras de entrada

La cuarta potencia del mundo

Actualmente, España es el cuarto país del mundo y el segundo de Eurpa en número de piscuas con un parque actual de 1,35 millones de unidades (entre uso residencial y público). Se trata de un mercado maduro cuyo sector está formado por 2.500 empresas que emplean a 70.000 profesionales y que tienen ante sí posibilidad de crecer tanto en el mantenimiento de las piscinas construidas como en la demanda de nuevos equipamientos.


No hay comentarios

Añade el tuyo