ESENCI@L

Smartfit frena la subida de cuotas por la cercanía con el segmento concesional

Captura de pantalla 2022-05-13 a las 22.41.01

Smartfit ha empezado a operar este año un nuevo gimnasio en Torrelavega (Cantabria) donde esta semana empezará obras para transformar una piscina en un área de entrenamiento funcional

(16-5-2022) Smartfit descarta aplicar a sus clientes nuevas subidas de cuotas, al menos a corto y medio plazo, por la cada vez más cercana distancia que les separa del modelo de gimnasios concesionales. La enseña prevé acercarse, a finales de este 2022, al total de abonados que tenían antes de la pandemia con un centro menos.

La pandemia, los sobrecostes energéticos y la inflación han provocado que los gimnasios low cost hayan tenido que aplicar diferentes subidas de precios en sus cuotas para lograr mantener su viabilidad. El modelo, que eclosionó en España hace poco más de una década, intenta seguir siendo rentable pese a registrar aún importantes diferencias negativas de abonados con respecto a las cifras previas a la pandemia. 

Anunci-OSSFITNESS

El escenario actual, por tanto, supone un reto para el segmento low cost, que debe decidir si se reposiciona y dice adiós a su antiguo posicionamiento para transformarse en un modelo de smart price, como ha hecho Dreamfit, o bien trata de contener al máximo sus cuotas aún a riesgo de mantener rentabilidad. 

Aunque el escenario ha obligado a prácticamente todos los operadores de gimnasios a tener que revisar al alza sus tarifas a lo largo de los dos últimos años, lo cierto es que cadenas como Smartfit descartan por ahora aplicar nuevas subidas. “Estamos en esa barrera psicológica de los 30 euros. La subida de precios que realizamos será la única en un plazo de un año o un año y medio”, anticipa el CEO de Smartfit, Ignacio Usera. 

El máximo responsable de la enseña ve factible que, a corto plazo, el segmento low cost decida optar en su mayoría por estabilizar las cuotas por dos factores: el primero, por la alta competencia de gimnasios de bajo coste que existe en España; el segundo, por la cada vez mayor proximidad con los precios que ofrecen los gimnasios concesionales”. 

A la larga, sin embargo, da por hecho que será inevitable que este modelo siga con la subida que ha vivido en la última década, cuando ha pasado de una media de 20 euros a la actual, de 30. “Ahora se da más servicio por más precio: se ofrecen más clases colectivas, equipamiento mejor, grandes espacios, y a la vez hay que compensar el efecto de la inflación, ya que pagamos más alquiler, suministros y sueldos, y todo eso se va repercutiendo en el precio”, detalla Usera. 

OBJETIVO: 21.000 SOCIOS EN DICIEMBRE

La red de diez gimnasios que conforman actualmente el grupo Smartfit, repartidos entre cuatro comunidades distintas -Cataluña (4), la Comunidad de Madrid (3), Andalucía (2) y Cantabria (1)- aglutina en la actualidad cerca de 18.000 socios, lo que representa un 14% por debajo de la cifta precovid. 

Pese a arrancar el curso con un enero empañado por la variante de covid ómicron, Smartfit empezó su remontada de este 2022 en febrero, el mejor de su historia. Marzo, abril y mayo han sido meses de crecimiento. “Sigue siendo un año atípico, pero empieza a acercarse a la normalidad. Estamos contentos porque en la mayoría de clubes estamos cumpliendo o superando el objetivo mensual de socios”, destaca Usera. La retirada de las mascarillas, a finales de abril, ha contribuido a generar una “mayor alegría” en los centros y no ha tenido impacto a nivel de bajas, sino todo lo contrario, ya que ha acelerado ligeramente su recuperación. 

De cara al verano, la cadena espera fomentar la retención de sus socios lanzando excedencias de entre uno y dos meses en las ofrecerán entrenamiento virtual a sus socios a cambio de una cuota de mantenimiento. 

El primer objetivo de la compañía, a nivel de socios, es cerrar el año recuperando los 21.000 que tenía antes de la pandemia con un gimnasio menos. El segundo objetivo, de cara al primer semestre de 2023, es recuperar el ratio de usuarios que tenían antes del covid, unos 2.500 por instalación. Esto implicaría alcanzar los 25.000 abonados. 

CRECIMIENTO SOSTENIDO

La cadena, que no cuenta con ningún fondo inversor detrás, apuesta por mantener su crecimiento orgánico de una forma sostenible y prudente. “El hecho de haber sido cautos y no sobre endeudarnos nos ha permitido sobrevivir a esta pandemia”, admite Usera. Todas las inversiones en nuevos centros las han efectuado a través de los ingresos que su red iba generando progresivamente. Esa política de prudencia financiera está llevando a la enseña a no querer correr a la hora de expandirse. 

Para lo que queda de 2022 sólo tienen prevista una apertura, en septiembre, el que será su tercer centro en Andalucía, que ya se encuentra en fase de obras. 

Algo antes, esta misma semana, Smartfit empezará las obras para cubrir la piscina del centro que adquirieron en Torrelavega (Cantabria) a Metropolitan. Ahí ubicarán una sala de entrenamiento funcional. La enseña calcula que las obras duren entre seis y ocho semanas, de forma que el nuevo espacio podría estar listos en julio. También efectuarán inversiones en maquinaria de climatización y mantenimiento de agua, para mejorar su eficiencia energética, en algunos centros antiguos que adquirieron vía traspaso y que ahora pretenden modernizar. 


No hay comentarios

Añade el tuyo