ESENCI@L

Sus previsiones cifran una caída de entre el 10% y el 15%

Smartfit vaticina un verano con menos bajas que antes de la pandemia

Prevé facturar cerca de 4 millones de euros este 2021

smart-fit-CEO-nacho-usera-2-bis

El CEO de Smartfit, Ignasio Usera, piensa que para recuperar los 21.000 socios que tenían antes de la pandemia "habrá que esperar hasta el último trimestre del año que viene".

(7-7-21). Smartfit encara con optimismo la segunda mitad de 2021. La cadena de gimnasios prevé cerrar 2021 con una facturación que se podría mover entre el 18% y el 20% por debajo de la obtenida en 2019 (4,8 millones de euros).

La pérdida de miedo entre la población vacunada y la previsión de un turismo eminentemente nacional y de viajes más cortos hacen pensar a Smartfit que este verano sufrirán una caída de abonados menor que la de los años previos a la pandemia. La cadena solía perder, de media, entre un 20% y un 25% de sus abonados durante la época estival, unas cifras que confían que este año podrían verse rebajadas hasta el 10% o el 15%.

“Creo que habrá viajes más cortos y dentro de España. Los que se mantienen, que son fieles, quizás no piensen en borrarse”, pronostica el CEO de Smartfit, Ignacio Usera. “Afrontamos este verano con optimismo. Algo se caerá, como cada año, pero viendo la remesa de este mes de julio, la caída ha sido menor a la de otros años”, comenta.

17.500 SOCIOS A FINALES DE AÑO

De cara a este verano, la enseña tiene previsto trabajar en dos líneas: insistir en seguir ofreciendo una imagen de seguridad en sus instalaciones y seguir trabajando la captación de nuevas altas con promociones para socios que traigan a amigos suyos a entrenar.

El máximo responsable de la cadena confía en poder cerrar el año rozando los 17.500 abonados, unos 4.000 más de los que tienen en la actualidad. Para recuperar las cifras de febrero de 2020 (unos 21.000), eso sí, aún cree que será necesario esperar “hasta el último trimestre de 2022”.

LAS MASCARILLAS NO SERÁN UN FRENO

Usera da por hecho que los gimnasios deberán mantener el uso de las mascarillas en sus espacios interiores durante unos cuantos meses más. “Creo que se quedarán hasta final de año, y de hecho me parecería un error que no fuera así”, reconoce.

Eso sí, no prevé que esta medida suponga un freno de cara a la campaña de septiembre y octubre: “Al principio de la pandemia, la mascarilla era un elemento que frenaba a la gente. A día de hoy sigue siendo incómoda, pero creo que son esporádicos y representan un porcentaje mínimo los usuarios que no van al gimnasio por su obligatoriedad”.

RETICENCIAS DE LAS ADMINISTRACIONES

Uno de los problemas con los que se ha encontrado Smartfit desde el inicio de la pandemia es la negativa, por parte de los ayuntamientos donde tienen centros sin espacios exteriores, de poder celebrar actividades dirigidas al aire libre. “Desde que salimos del confinamiento, en todos los sitios donde hemos intentado pedir ayuda y entrenar en plazas o en la calle nos lo han denegado”, lamenta.

Un impedimento a la hora de poder celebrar actividades al aire libre que hubiera ayudado a esta cadena a ofrecer más servicios a sus abonados, especialmente durante los cierres de los espacios interiores, que afectaron a los cuatro gimnasios que tienen en Cataluña o a los dos de Andalucía.

PENDIENTES DEL DÉCIMO CENTRO

Como avanzó CMDsport el pasado 30 de marzo, Smartfit prevé alcanzar la decena de gimnasios este 2021. La intención de la cadena es abrir su tercer establecimiento en Andalucía, en una ciudad ya fijada pero que no quieren revelar, el último trimestre del año.

Además de este nuevo centro, la enseña negocia en la actualidad otros dos proyectos: uno se hará prácticamente seguro, ya en 2022, y el otro está aún en una fase muy abierta y no es seguro que termine viendo la luz.

DEUDA ESTABILIZADA

Pese a los estragos causados por la pandemia, Smartfit ha podido estabilizar su deuda, que en la actualidad se mueve alrededor de los 2,5 millones de euros. La cadena pretendía rebajarla en 2020, pero el impacto del Covid-19 les obligó a tener que conformarse con mantener estable esa cifra.

La cadena cerró el pasado 202  con un EBITDA positivo, pero no lo suficiente como para recortar parte de esa deuda, que cambió de manos: pasó de proveedores y empresas privadas a mano de los bancos, que les concedieron créditos ICO para aliviar los déficits de tesorería puntuales generados durante los cierres.

Smartfit prevé cerrar este 2021 con una facturación que oscile con una facturación de entre un 18% y un 20% por debajo de la obtenida en 2019, la cual fue de 4,8 millones. De conseguirlo, ello supondría que este 2021 alcanzase unos ingresos de, cuando menos, algo más de 3,8 millones, es decir, casi un 12% más que en 2020.


No hay comentarios

Añade el tuyo