ESENCI@L

La cadena tiene el 43% de sus gimnasios clausurados por las restricciones

Sparta Sport Center cautiva de los cierres decretados en Aragón y Castilla-León

“Dijeron que iba a ser por 15 días pero lo van prolongando”

sparta-sport-center-Oscar-Vergara-bis

ESPIRAL DE CIERRES. Oscar Vergara, CEO de la cadena de gimnasios Sparta Sport Center, reconoce su inquietud ante la posibilidad de que, finalmente, les dejen abrir en diciembre para volver a ordenarles el cierre en enero.

(25-11-2020). Tras la reapertura, el pasado lunes, de los gimnasios de Cataluña, aún hay tres comunidades autónomas cuyos centros deportivos se encuentran cerrados: Castilla y León, Aragón y Oviedo. La cadena Sparta Sport Center, que posee un centro en cada uno de estos tres territorios, aún no sabe cuándo podrá reabrirlos.

Soria, Jaca y Oviedo. En estas ciudades residen los tres gimnasios de la cadena Sparta Sport Center -tienen siete en toda España- que se encuentran cerrados desde principios de este mes de noviembre. No pueden dar clases ni acoger a ningún socio en sus instalaciones. Tampoco les es viable poder sacar las actividades a las calles, al tratarse de tres municipios donde el frío es ya una problemática añadida a la propia pandemia. “Todo lo que podemos hacer es online, pequeños servicios que no sirven de gran cosa para los operadores”, confiesa el CEO de Sparta Sport Center, Óscar Vergara.

Lo más difícil de este período, para esta enseña, es no ver la luz al final del túnel. “Dijeron que serían 15 días pero lo van prolongando y aún no sabemos cuándo podremos reabrir”, lamenta el empresario. La cadena sufre unos cierres que no le invitan a ser optimista. “En Soria hablé con el propietario del centro comercial en el que se encuentra el gimnasio y no tengo ninguna esperanza de que nos abran antes de febrero, marzo o abril”, expone.

APERTURAS Y CIERRES SUCESIVOS

Según este operador, el principal problema no recae tanto en el hecho de que los gimnasios permanezcan cerrados, sino en la posibilidad de que les puedan permitir reabrir en diciembre para tener que volver a cerrar en enero o febrero. “Si estuviese al mando, no crearía un trauma a los negocios abriéndolos unas semanas para volver a cerrarlos tras las Navidades”, reflexiona Vergara.

Su deseo, compartido por el resto del sector, es poder volver a la actividad lo antes posible. Eso sí, siempre y cuando tenga una mínima seguridad de que no les tocará volver a bajar la persiana a corto plazo. Abrir para volver a cerrar, advierte, sería algo contraproducente por el elevado coste que supondría la reapertura y el mantenimiento de los centros durante un mes.

SIN AYUDAS

Para el empresario, la solución ideal para los gimnasios sería que el Gobierno les cubriera un determinado porcentaje de su facturación anterior a la pandemia. “Eso haría que la recuperación fuera más llevadera, ya que podríamos pagar alquileres, sueldos y proveedores. Permitiría que la rueda siguiera rodando casi al mismo nivel que antes”, reclama.

Sin embargo, Vergara no es optimista con respecto a posibles ayudas económicas ni por parte del Gobierno central ni tampoco de ninguna de las tres comunidades que, pese a obligarles a cerrar sus gimnasios, no han anunciado ningún tipo de compensación económica. El dirigente entiende que la recuperación económica será “infinitamente más lenta” en España con respecto a otros países porque aquí “no hay recursos ni capacidad de gestión para ayudar al deporte”.

PÉRDIDA DE SOCIOS

Además de los tres centros cerrados, en Sparta Sport Center sufren otra problemática: el incesante goteo de socios de los cuatro gimnasios que sí tienen abiertos: San Sebastián, Pamplona, Logroño y Santander.

En algunos de estos centros imperan fuertes restricciones como la obligatoriedad de las mascarillas o aforos muy reducidos. Para Vergara, sin embargo, es otra medida la que más daño les infringe:  los confinamientos perimetrales de municipios. Según explica, “en San Sebastián muchos socios de municipios colindantes no pueden venir, y eso baja mucho el porcentaje de asistencia al centro”.

El CEO de Sparta Sport Center asume que es muy probable que en diciembre pierdan los socios que recuperaron entre septiembre y octubre porque, con el actual nivel de medidas, “la rotación mensual es negativa, entre un 5% y un 10% de pérdida cada mes”.

Para sobrevivir, la cadena está tratando de reducir los costes de sus centros, principalmente de producción. “Intentamos pasar el bache así, procurando que los servicios no se vean mermados, aunque ya hemos tenido que reducir las clases de una hora a 45 minutos y también los servicios de un nutricionista y de entrenadores personales que estaban incluidos en la cuota”, admite.


No hay comentarios

Añade el tuyo