ESENCI@L

Evofit forma a sus entrenadores para adaptar los entrenamientos

Temen que las mascarillas puedan ser obligatorias en todos los gimnasios de España

mascarilla-obligatoria-en-los-gimnasios-bis

El uso obligatorio de la mascarilla en los gimnasios ya es una realidad en Galicia, Madrid y las Islas Canarias.

(23-9-2020). Los gerentes de algunas cadenas con gimnasios en Galicia y Madrid alertan que el uso obligatorio de las mascarillas en los gimnasios podría extenderse a más Comunidades Autónomas si éstas no logran mantener la situación epidemiológica bajo control.

se presenta como un nuevo obstáculo para la recuperación del sector del fitness. La medida ya es obligatoria en Comunidades Autónomas como Galicia, Madrid o las Islas Canarias -en esta última, solo cuando no se puede respetar una distancia de seguridad de metro y medio-, que podrían no ser las únicas. La evolución de la pandemia marcará los tiempos en el resto de territorios. Los ya afectados temen que no saben hasta cuándo se alargará la imposición de su uso.

Luis Pernas, máximo responsable de la cadena Evofit, con amplia presencia en Galicia, asegura que ve “totalmente factible” que pueda extenderse a otros territorios. Una opinión que coincide con la de Rafael Cecilio, presidente de Dreamfit, que cuenta con siete centros en Madrid igualmente afectados. “Me parece una barbaridad, pero si la cosa va a peor, ese sería un mal menor preferible al del cierre de los gimnasios”, anota.

ADAPTARSE A SU USO

Cadenas como Evofit no han tenido más remedio que adaptarse a la obligatoriedad del uso de las mascarillas dentro de sus instalaciones. “Desde el primer día decidimos formar a nuestros entrenadores en entrenamientos de hipoxia. Les dimos parámetros para que bajasen la intensidad de todas las actividades a un nivel básico, redujeran el número de repeticiones e hicieran descansos mayores, porque al mismo ritmo no se puede entrenar por la falta de oxígeno”, expone Pernas.

Actividades como pilates o yoga no se ven demasiado afectadas. Los problemas se producen en aquellas modalidades de alta intensidad en la que el cuerpo exige un consumo mayor de oxígeno. “Además, una vez la mascarilla se humedece por el sudor o el agua, está demostrado que pierde efectividad”, lamenta.

La cadena gallega tomó esta decisión de que su equipo se adoptara a los entrenamiento scon mascarilla priorizando la salud de sus clientes. “Prefiero bajar el ritmo a que alguien se sienta mal por ese motivo y terminemos perdiendo un cliente. No quiero que la gente sufra en el gimnasio”. El empresario lamenta, no obstante, que esta medida “ha aumentado el goteo de bajas y ha frenado el de nuevas altas”.

SEGUNDO MOTIVO DE BAJA

Según encuestas de la propia cadena, la obligatoriedad de usar mascarilla ya es el segundo argumento más utilizado por los clientes a la hora justificar su baja de sus gimnasios, solo por detrás del miedo a los contagios.

La cadena ha perdido algo más de 1.000 socios, cerca del 10% del total de 10.000 socios que tenían en marzo pasado.

Para frenar el número de bajas, decidieron limitar sus aforos al 50%, aunque la normativa gallega les permitía aumentarlo hasta el 75%.

Pernas lamenta que las autoridades no escucharon ni consultaron al sector deportivo a la hora de tomar unas medidas que, considera, no se ajustan bien a los gimnasios. “Yo creo en el uso de la mascarilla siempre y cuando no se pueda mantener la distancia de seguridad. Pero si, como es nuestro caso, se pueden garantizar, no debería ser necesaria”, razona el empresario.

Aunque reconoce que hay una minoría de clientes que no desaprueban el uso de mascarillas dentro de los gimnasios, Pernas asegura que la gran mayoría “lleva mal esta decisión”.

NADIE EN ERTE

Tanto los centros low cost de Evofit como el centro deportivo premium de la cadena, Wonder Company, operan desde hace semanas con la totalidad de sus empleados, casi un centenar, desde el pasado mes de junio. La compañía asume que es “muy complicado” ofrecer los mismos servicios con porcentajes de afluencias de socios que varían “desde el 83% al 54%, en función del centro”.

Sin embargo, Pernas defiende que es su “responsabilidad” la de mantener la actividad de la empresa. “Tenemos claro que no son tiempos de ganar dinero, sino de sobrevivir. Pero no queremos despedir a nadie ni cerrar ningún local. Aunque si nos siguen metiendo trabas, va a ser complicado mantener abiertas todas las instalaciones”, alerta el empresario.

EXPANSIÓN EN MARCHA

Evofit, que cuenta con nueve centros low cost y uno premium, Wonder Company, reactivó en julio su plan de franquicias para ayudar a gimnasios con problemas.

La compañía espera poder cerrar algunos acuerdos antes de final de año. “Los gimnasios pequeños pueden aprovechar lo que hacemos ahora, entrar en una cadena fuerte para poder mantenerse en el tiempo”, sentencia el empresario.

En junio la enseña abrió dos grandes instalaciones, y tiene prevista una tercera de 5.000 metros cuadrados para el próximo mes de octubre.


No hay comentarios

Añade el tuyo