ESENCI@L

Nueva propuesta de centro especializado en ejercicio físico y movimiento en Madrid

The Lab Move: “Ante un mercado amplio y confuso, hay que apostar por educar al usuario”

the lab move

(21-2-2020). The Lab Move abrió sus puertas el pasado noviembre con una propuesta a caballo entre el boutique y el gimnasio premium, especializado en el ejercicio físico y el movimiento, creando “una nueva forma de hacer y entender el entrenamiento”. Sus impulsores aseguran que existe “mucha confusión” en el mercado tanto por parte de los negocios que se implantan como de los clientes, y apuesta por la diferenciación y la educación para hacer crecer su propuesta de negocio a nuevos territorios.

The Lab Move hizo su debut en Madrid hace tres meses con una propuesta con la que sus impulsores buscan marcar una diferencia y, en un futuro, convertirse en un referente en el mercado español del fitness.

La idea; un proyecto de estética de fitness boutique, con servicio de instalación deportiva premium y un enfoque dirigido tanto a personas que quieran mejorar su condición física como a aquellos que sufran o hayan sufrido una lesión, así como segmentos concretos de población como las embarazadas y los adultos mayores.

Detrás de esta iniciativa se encuentran los emprendedores y experimentados profesionales dentro del sector de las instalaciones deportivas, Jesús Rodríguez y Borja Hernández, que forman equipo con la Licenciada en Administración y Dirección de Empresas y abogada María Díaz. Juntos, han invertido más de tres años y medio en la maduración de una idea para la que han contado con inspiraciones de mercados punteros como el estadounidense y el inglés, los cuales afirman haber estudiado detenidamente para recoger las tendencias imperantes.

Mercado confuso

“Hemos ideado un modelo que en España se situaría entre dos segmentos, el de la salud -asociado a centros de rehabilitación-, y el del ejercicio físico y rendimiento”, comentan, dando por resultado “un centro de estética boutique, con calidad premium y servicio personalizado”.

En opinión de estos emprendedores, el mercado español del fitness actualmente es “muy amplio pero también muy confuso”. En lo que respecta a las instalaciones deportivas, creen que “los operadores deben presentar propuestas muy sólidas y actualizarlas continuamente para poder mantenerse a flote, ya que sino se corre el riesgo de dejar de ser atractivo a ojos del cliente”.

Un cliente, por su parte, que “tiene más conocimiento de los beneficios que supone adoptar un estilo de vida saludable, que es muy exigente en el servicio recibido y que demanda soluciones rápidas y efectivas sin importarle pagar un poco más; pero que a la hora de buscar una respuesta a sus necesidades, no sabe si acudir a un centro deportivo, a un boutique o a un centro de fisioterapia”. Motivo por el que ven necesario que el sector trabaje, además de por su profesionalización y diferenciación, por “educar a los usuarios”.

Fitness corporativo

Del mismo modo, ven potencial en el nicho del mercado corporativo. En el que perciben “voluntad por fomentar un estilo de vida saludable entre los trabajadores”. Propósito para el que detectan una traba importante que es “una falta de ayudas económicas que posibiliten a las empresas llevar a cabo políticas en esta dirección”.

Aún así, ven mercado, y es precisamente uno de los segmentos a los que se dirige su propuesta The Lab Move.

Tecnología y salud

A pesar de buscar una ambientación “natural y de líneas sencillas”, The Lab Move destaca su alta digitalización.

Ubicado en la zona norte de Madrid, en el distrito de Chamartín (Paseo de la Habana), The Lab Move se sitúa a 800 metros a la redonda de enclaves estratégicos como el Paseo de la Castellana, la zona empresarial de Chamartín y diversas áreas residenciales.

El local cuenta con una superficie de 200 m2 divididos en dos ambientes, donde “se fusiona un entorno tecnológico que convive con un entorno de bienestar y calidez, potenciado por la luz natural, el blanco y líneas sencillas”, describen.

Ofertan entrenamiento personal y en grupos reducidos, englobado bajo las áreas de readaptación-rehabilitación, mejora de la condición física, rendimiento con metas deportivas, así como programas especializados en mujer (embarazo, suelo pélvico), y en adultos mayores.

Las sesiones se dirigen a dos targets de público diferenciado; jóvenes entre 30 y 45 años, y adultos entre 35 y 60 años, con cuotas que rondan los 50 euros la sesión.

Método propio

The Lab Move basa su negocio en un método propio de entrenamiento que “combina las ciencias emergentes -en especial, la neurociencia y la biomecánica-, con la innovación tecnológica”.

La tecnología está presente tanto en los aparatos utilizados para realizar los ejercicios como en la fase previa de evaluación, empleando para ello los últimos avances en tecnología y ciencia aplicada al movimiento. “Así analizamos las necesidades y planteamos un programa personalizado para lograr los resultados”, explican, reafirmándose en la idea de que, en definitiva, de lo que se trata es de que “hemos creado una nueva forma de hacer y entender el entrenamiento”.

Expandir el modelo

Con el objetivo de “convertirnos en un referente en el sector”, los planes de la compañía pasan por asentar el proyecto durante este 2020, con vistas a crecer en un futuro próximo con nuevas localizaciones, en el mismo Madrid, pero sin descartar salir de la capital rumbo a otras ciudades.


No hay comentarios

Añade el tuyo