ESENCI@L

Confían activarlo durante el primer cuatrimestre del año que viene

Thomas Wellness prepara un ecommerce para su marca Evergy Fitness

thomas-wellneess-ceo-tomas-junquera-bis

Tomás Junquera,CEO de Thomas Wellness, fundó la compañía en 1994.

(23-11-2020). Thomas Wellness Group está ultimando un eCommerce, que espera presentar a principios de 2021, y con el que confía en lograr dar un salto de ventas a nivel internacional a toda la gama de productos de su marca Evergy.

Thomas Wellness espera empezar el próximo año dándole un impulso comercial a una de las marcas de su grupo, Evergy Fitness. La empresa que dirige Tomás Junquera tiene bastante avanzado un proyecto propio para comercializar de forma digital los productos de esta enseña. Una iniciativa con la que esperan mejorar y reforzar un canal digital de ventas que, con la pandemia, se ha convertido en un movimiento estratégico imprescindible.

“Hemos vendido mucho a nivel online y telefónico, pero esta herramienta es algo que necesitamos porque mejorar no es una opción, es una obligación. Todavía le queda un poco porque queremos que la plataforma sea muy potente, y ese nivel de exigencia hace que vayamos un poco más lentos de lo que nos gustaría”, reconoce el CEO del grupo.

PRECEDENTES

Evergy Fitness fue presentada en 2016 como una marca enfocada al material deportivo de calidad estructurada en tres grandes categorías: Funcional y Cross Training, actividades dirigidas y sala fitness.

En el mes de abril del 2019, Evergy dio un importante paso en su proyecto de internacionalización con su presencia en la feria alemana del fitness FIBO. La suspensión de la edición de 2020 hará que sea en la edición del próximo mes de abril, ya en 2021, cuando Thomas Wellness presente al mercado la nueva colección de productos de Evergy.

Para entonces, el grupo espera tener listo su nuevo eCommerce, que les permitirá seguir conquistando metas expandiendo su negocio en más territorios. “Además de España, Francia y Portugal, ahora también estamos haciendo ventas en Italia. Pero cuando tengamos esta herramienta podremos tener una presencia más grande”, asegura Junquera.

La pandemia ha provocado que sus ventas profesionales sigan en niveles más bajos que los años anteriores. Pero la diversificación de su catálogo, que también cuenta con productos de homefitness y outdoor, les está permitiendo resistir el golpe bastante bien.

FACTURACION PARECIDA A 2019

La enseña espera poder cerrar este 2020 con una facturación muy parecida a la del 2019, cuando alcanzaron los 7,5 millones de euros.

“Ahora hay más demanda e interés de equipamientos outdoor. Se han adaptado pistas de tenis, de pádel y otras zonas exteriores de instalaciones como hoteles”, constata Junquera.

El empresario anticipa que también están preparando novedades que permitan “sacar el spa al exterior, algo habitual en el norte y el centro de Europa”.

En Thomas Wellness también están registrando una mayor demanda del Training Cube, un contenedor con productos para el entrenamiento al aire libre que ya tenían en cartera desde hace años, pero que durante la pandemia ha sufrido un impulso de ventas.

Junquera, eso sí, alerta que no todos los materiales están pensados para el exterior, y que algunos pueden sufrir un deterioro peor. “Hay máquinas de musculación o de cardio, por ejemplo, que expuestas a la intemperie van a envejecer peor o van a necesitar un mayor mantenimiento”, anota.

FABRICACIÓN ESPAÑOLA

Igual que les ha ocurrido a otros proveedores, en Thomas Wellness están sufriendo retrasos en los pedidos debido a la saturación de las fábricas de productos de Asia. “Las roturas de stock son algo que padecemos todas las empresas del sector a nivel mundial. Desgraciadamente, España y Europa son dos claros ejemplos de la desindustrialización, de forma que el 99% de los componentes del fitness se fabrican en Asia. Y todos dependemos de las mismas fábricas y materia prima”, lamenta el CEO de la empresa.

Junquera reconoce la dificultad de competir en costes con los fabricantes asiáticos, aunque asegura que le gustaría que España volviese a ser “una potencia industrial, como era en el pasado”, capaz de fabricar productos para el sector. “Tenemos mano de obra profesional y conocimiento, pero nos falta el tejido industrial”, concluye.


No hay comentarios

Añade el tuyo