ESENCI@L

La tardanza de la reactivación y su debilidad restan credibilidad financiera al fitness

Inquietud entre los gimnasios y proveedores por la escasa confianza de los bancos

Confían que los resultados del segundo trimestre propicie un cambio de actitudes

confianza-de-los-bancos-en-los-gimnasios-bis

Suministradores y gimnasios coinciden en señalar que “los bancos quieren números pero los que ofrecen actualmente numerosos centros no suscitan confianza suficiente entre las entidades bancarias".

(21-6-2021). Junio encara ya su recta final y con ello, numerosos gimnasios confían que el segundo trimestre de este 2021 sea el mejor desde el estallido de la pandemia. De lograrse, ello ayudaría a empezar a reconstruir la maltrecha confianza que el sector del fitness suscita hoy en entre los bancos.

“Los gimnasios suscitan escasa confianza entre los bancos, entidades financieras y entidades aseguradoras de riesgo”. La sentencia procede de numerosos operadores del parque español de centros deportivos, así como de diversos suministradores de productos para gimnasios consultados por CMDsport. El inicio de la recuperación se ha retrasado más de lo que, en un principio, se creyó y, asimismo, la fortaleza y dinamismo de esa recuperación registran menor vigor del previsto.

Según describe un proveedor, “muchos centros, especialmente entre los pequeños y medianos, están con el agua al cuello, se han visto obligados a solicitar aplazamientos de los créditos solicitados y, en algunos casos, se ha constatado que la pandemia agudizó los problemas económicos que ya sufrían antes de su estallido”.

Suministradores y operadores coinciden en señalar que “los bancos quieren números pero los que ofrecen actualmente numerosos gimnasios no suscitan confianza”.  Las consecuencias de ello las acarrean tanto los gimnasios como sus suministradores.

INCIDENCIAS Y MOROSIDAD

Otro proveedor destaca la “heterogeneidad del sector” y especifica  que “se han registrado muchas incidencias y muchos casos de morosidad que, a ojos de los bancos, ha propiciado que muchos de éstos no crean en los gimnasios alegando ‘falta de profesionalidad’”.

La misma fuente augura que “no creo que los bancos que han dado ICOS den más dinero, porque no hay dinero, ni confianza para darlo”.

Otra fuente añade que “los tiempos no son buenos para pedir apoyo bancario. Sus departamentos comerciales apenas cuentan porque los que ahora mandan son los departamentos de riesgo, y operaciones de un millón de euros que antes podían negociarse directamente con el personal del banco habitual, ahora, aunque se hable de 10.000 euros, las operaciones deben negociarse con las centrales”.

¿SEGUNDO TRIMESTRE DE CAMBIO DE SIGNO?

A causa de los cierres y restricciones, el parque español de gimnasios vivió un primer trimestre de este 2021 claramente regresivo en relación al mismo periodo del año pasado, sobre todo porque los dos primeros meses de 2020 fueron especialmente positivos.

No fue hasta finales de marzo cuando algunos centros empezaron a registrar ciertos indicios de recuperación que, posteriormente, a medida que iban avanzando los meses del segundo trimestre han ido evidenciándose. De ello se derivaría la esperanza de cada vez más responsables de cadenas de gimnasios, de que el segundo trimestre de este 2021 podría ser el primero, desde hace más de un año ya, en el que se aprecie una cierta recuperación y que los balances empiecen a ser, no sólo menos desfavorables, sino, incluso en algunos casos, hasta positivos.

“Pero un trimestre no es suficiente tiempo como para que los bancos y entidades financieras recuperen la confianza hacia el sector”, sentencia un proveedor.  Las otras fuentes consultadas coinciden en que si, efectivamente, se consigue que este segundo trimestre de 2021 se culmine con datos favorables, habrá que ver si el tercer trimestre, sigue recuperando el vigor “y, eso en un periodo en el que, históricamente, tanto julio como agosto, no son, precisamente, mensualidades de gran dinamismo”, apunta el responsable de una relevante cadena de gimnasios del país.

SEPTIEMBRE MÁS CRUCIAL QUE NUNCA

Tanto él como otros profesionales coinciden en destacar que de ello se derivaría que septiembre, último mes del tercer trimestre, “adquiera una trascendencia más clave que nunca”.

En la mente, tanto de operadores como de proveedores, impera la creencia de que “dos trimestres continuados de datos no desfavorables podrían resultar decisivos para la indispensable recuperación que los gimnasios tienen de la confianza en el sector por parte de los bancos y entidades financieras, así como de  las aseguradoras de riesgo”.

PROYECTOS CON CUENTAGOTAS

La mayoría de proveedores coinciden en reconocer que “la gran mayoría de cadenas relevantes del país tienen sus proyectos de expansión de efectivos, así como de renovación de centros o de maquinaria, parados o, por lo que han anunciado en prensa, se constata que los que tienen previsto llevar a cabo este 2021 van a ir saliendo con cuentagotas”.

Otro operador destaca que “pese a que algunos centros estén constatando cierta recuperación, muchos siguen aplicando estrategias que son más de supervivencia que realmente de mejora”.

Desde el parque español de suministradores de productos de fitness varias fuentes consultadas subrayan que “sólo una minoría de los operadores gozan de una situación de liquidez suficiente como para acometer inversiones. Seguimos inmersos en tiempos de incertidumbre, de ver si ciertamente la recuperación se consolida, si no hay sorpresas desagradables con la evolución de la pandemia, si las vacunaciones consiguen apaciguar la inquietud de los consumidores y éstos deciden regresar y, finalmente, si con ello los ingresos de los gimnasios dan para más que para pagar los gravosos costes financieros a los que se han visto abocados por el escenario pandémico”.

FALTA DE NUEVO OXIGENO

La trascendencia que para los proveedores de productos de fitness tiene ahora la división profesional es ahora mucho más aguda que hace unos meses. Ello se debe a que aquellos que lograron superar las consecuencias de la paralización de los gimnasios mediante la actividad comercial del homefitness han empezado a evidenciar como la demanda del fitness doméstico comienza a languidecer progresivamente.

Diversos suministradores, los mejor posicionados, aseguran que llevan un par de meses notando cierta recuperación de la demanda profesional pero, también admiten que la misma “sigue siendo todavía débil”.

Una de las fuentes de los proveedores ha reconocido que “al igual que los gimnasios, también hay proveedores que están atravesando momentos complejos”. A ello se suma, según ha añadido dicha fuente,  que “numerosos operadores, con la ya referida escasez de crédito entre las entidades financieras  que sufren, concentran sus demandas en las condiciones económicas que los suministradores les pueden ofrecer más que en las innovaciones tecnológicas que pueden aportarles”.

Ante esta situación, algunos proveedores estarían impulsando estrategias focalizadas en fuertes descuentos, mientras que otros optan por trabajar sólo con aquellos operadores capaces de obtener todavía crédito bancario y los menos apuestan por ser ellos mismos los que actúan de banco, una estrategia esta última al alcance de contadísimos suministradores.

SALIDA DEL TÚNEL

Pese a lo expuesto, tanto operadores como proveedores coinciden en calificar la situación actual de “provisional” y se muestran convencidos de que “la salida definitiva del túnel está próxima  y el escenario acabará mejorando en unos meses”. Las fuentes argumentan las virtudes de los gimnasios como negocio de proximidad al ciudadano, los servicios vinculados a su salud y bienestar que les aportan, el precio relativamente económico en comparación con los de otros sectores, las experiencias mejoradas que empiezan a ofrecer, el mayor número de entrenamientos, la opción de entrenar en más escenarios y mejor dotadas.

Toda esta amalgama de posibilidades da pie a un esperanzado optimismo entre numerosos operadores y suministradores lo que les lleva a concluir que “a medida que el escenario vaya mejorando de modo progresivo, lograremos recuperar la confianza que los bancos  y entidades aseguradoras de riesgo nos tenían antes del estallido de la pandemia”.


No hay comentarios

Añade el tuyo