ESENCI@L

Un estudio sobre el aire en los gimnasios recomienda mejorar la ventilación

aire-gimnasio

(14-7-2015). Dos universidades europeas han realizado un estudio sobre la calidad del aire en los gimnasios y recomienda mejoras en la ventilación. La muestra se ha realizado en once gimnasios de Portugal.

El estudio ha sido llevado a cabo por investigadores procedentes de la Universidad de Lisboa, Portugal, y de la Technical University de Deft, en Holanda. Los científicos han elegido una muestra de 11 gimnasios de Lisboa de similares características a los que se pueden encontrar en el resto de Europa y EEUU. En los centros han colocado varios instrumentos que monitorizaban la calidad del aire en las distintas salas donde se practicaban todo tipo de disciplinas: pesas, máquinas, ejercicios aeróbicos, Yoga, Pilates, etc. Los resultados de la investigación han sido publicados en la revista Building and Enviroment.

Los medidores fueron programados en los gimnasios para controlar la calidad del aire y las sustancias contaminantes durante dos horas seguidas en los momentos en los que los centros contaban con más gente en sus instalaciones, principalmente a últimas horas de la tarde.

Estos contadores buscaban contaminantes típicos de los ambientes cerrados como monóxido de carbono, dióxido de carbono, ozono, partículas en suspensión (polvo, químicos relacionados con las moquetas…), productos de limpieza, mobiliario, pintura, formaldehído, ambientadores, etc.

Calidad del aire

Los resultados revelaron que todos estos contaminantes se daban en los gimnasios en unas proporciones que superaban los estándares más recomendables sobre calidad del aire en un espacio cerrado, sobre todo, en lo referente a los niveles de dióxido de carbono durante las clases de aeróbic de últimas horas de la tarde, momento en el que hay mucha gente en un habitáculo pequeño, levantando polvo, respirando fuerte y emitiendo grandes cantidades de dióxido de carbono.

Sin embargo, el aspecto que más ha preocupado a los responsables de la investigación ha sido la elevada concentración de polvo formaldehído, ya que la exposición a esta sustancia química ha estado asociada al asma y a problemas respiratorios.

Los expertos subrayan el peligro existente, ya que cuando nos entrenamos respiramos más hondo y, por tanto, la sustancia entra más profundamente en los pulmones en relación a los momentos en los que nos encontramos en reposo.

Tras haber analizado los resultados, los investigadores recomiendan a los gimnasios una buena ventilación y renovación del aire en las instalaciones además de tener especial cuidado en los productos de limpieza, sobre todo en los enmoquetados, con el fin de minimizar las concentraciones de sustancias contaminantes.


No hay comentarios

Añade el tuyo