ESENCI@L

La cadena ultima su internacionalización

Veevo propone cambiar radicalmente las salas de fitness de los gimnasios

Lanza el concepto &Go para llevar el homefitness de vuelta a los clubes

Joaquin-Beytia-bis

Desde Veevo, su director de expansión, Joaquín Beytia, señala que la enseña se ha marcado el objetivo de trabajar los próximos 2-3 años en la concepción de una nueva propuesta de sala de fitness que sustituya el estándar actual presente.

(22-4-2021). Una distribución de espacios distinta, con un equipamiento que poco tendrá que ver con el actual, y un staff con nuevas funciones. Así se imagina Veevo el futuro de la sala de fitness, que quiere contribuir a revolucionar a través del lanzamiento de su nueva línea de negocio Veevo&Go! La cadena además confirma la apertura de tres nuevos boutiques en España para este 2021 y su salto al mercado Latam.

“O somos capaces de repensar y cambiar el concepto de la sala de fitness de los gimnasios, o perderemos muchos clientes”. Así lo advierte Joaquín Beytia, director de expansión de Veevo, la cual se ha marcado el objetivo de trabajar los próximos 2-3 años en la concepción de una nueva propuesta de sala de fitness que sustituya el estándar actual presente en la mayoría de centros deportivos y que, en opinión de la compañía, va a ser la causante de una importante fuga de socios e incapacidad de atraer nuevos clientes en un futuro próximo.

Adiós a la maquinaria convencional

El concepto que se encuentra en el imaginario de Veevo se basa, a grandes trazos, en tres cambios fundamentales. Por un lado, explica Beytia, estaría la maquinaria y su disposición en la sala de fitness. “Durante años, los centros deportivos hemos apostado por equipamientos analíticos que nos han proporcionado seguridad, ya que automatizan muchos procesos, pero tienen un hándicap y es que ocupan mucho espacio y requieren de una inversión elevada”, comenta.

A lo que se sumaría el hecho de que “la mayoría de fabricantes de equipamientos fitness no están innovando en el concepto de la maquinaria, sino que se están centrando en dotarla cada vez de más tecnología, cuando diversos estudios han demostrado que tan sólo se usa entre un 10 y un 15% de todo el potencial que presentan las innovaciones tecnológicas”.

Es por ello que Joaquín Beytia imagina una sala de fitness del futuro más cercana a las que se están diseñando en Estados Unidos, en las que “el trabajo de fuerza se está concentrando en áreas de trabajo funcional, que han sustituido la gran maquinaria convencional”.

Menos personal y más especializado

Para el director de expansión de Veevo, las tendencias en el sector del fitness están “cambiando mucho y muy rápido” y en algunos negocios se puede divisar hacia dónde se sitúa el futuro del sector. Dentro de su propuesta de renovación de la sala de fitness también se encuentra un apartado dedicado al personal de sala, nuevamente con referencias al mercado norteamericano. “La mayoría de clubes de fitness arrastramos un problema en la sala de fitness, en las que estamos colocando a monitores de actividades dirigidas a los que, con el objetivo de retener talento, les ofrecemos más horas pero dentro de la sala”. Hecho, opina, que “merma la calidad del servicio ofertado porque no es personal preparado específicamente para este tipo de salas y muchas veces ni siquiera les motiva estar en ellas, se lo toman más como un descanso entre sesiones de actividades grupales”.

Volviendo a Estados Unidos, “allí prácticamente se ha eliminado la figura de instructor de sala porque han considerado que aporta poco, y en su lugar han colocado a los entrenadores personales”.

Aún así, no cree que la función del técnico en la sala de fitness sea superflua e innecesaria, sino todo lo contrario. “Un buen instructor en la sala de fitness es un diamante en bruto, con una capacidad brutal de generar ingresos, ya que presenta la capacidad de detectar muchas necesidades de los clientes y satisfacerlas”, afirma, lamentando que este tipo de perfil no abunda en el concepto actual de sala de fitness.

Islas de entrenamiento

Y, ligados a estos conceptos se encontraría el tercer pilar de esta propuesta, en el que se imagina un cambio radical en la disposición de los elementos dentro de la sala de fitness. Así, explica Beytia, “apostamos por pequeñas islas en las que ocurren distintas experiencias, y el cliente pasa por las diferentes áreas consumiendo los servicios bajo demanda”. El objetivo, apunta, “es ofrecer a los clientes la posibilidad de realizar distintas actividades y experiencias, entre las que se incluyen las tradicionalmente ofertadas en las clases colectivas, en el momento que lo desee, sin necesidad de esperar a que se programe una sesión ni preocuparse por si se completa el aforo de una clase en cuestión”.

En definitiva, se trataría de “llevar las ventajas que ha traído el home fitness a los usuarios, de vuelta a los gimnasios”.

Llevar el home fitness al centro deportivo

Veevo&Go! plantea un corner de fitboxing en el que el usuario se ejercita cuando quiere y con los parámetros que él mismo decida.

Precisamente es el objetivo que se ha marcado Veevo con el lanzamiento de su nueva línea de negocio Veevo&Go, que se suma a sus proyectos de apertura de boutiques y de boutiquización de centros multiactividad.

El nuevo concepto plantea la introducción de corners de fitboxing dentro de la sala de fitness, con una propuesta que “no ocupa gran espacio en la instalación y a la que no se le deben dedicar recursos, puesto que la configuración de la sesión, tanto del tiempo como de la intensidad, podrán decidirlo los propios clientes”, apuntan desde Veevo.

La nueva línea de Veevo&Go! está pensada estratégicamente para ayudar a los clubes a recuperar clientes tras esta pandemia, tal y como explica Pablo Viñaspre, co-fundador de Veevo: “El home fitness está teniendo un gran crecimiento y competirá con los clubes por el tiempo libre del cliente y por ser su espacio de práctica deportiva”. Para competir hay que combinar dos estrategias según Viñaspre “por un lado, hay que diferenciarse del home fitness y potenciar en el club aspectos de socialización, personalización y diversión, y por otro lado hay que llevar al club lo que el cliente haría en su casa pero con una experiencia más potente en ambientación y tecnología”.

La combinación de estas dos estrategias tiene como objetivo ayudar a recuperar el máximo volumen de clientes, especialmente a ese 15-20% que se ha quedado en casa. Según Beytia, “hemos creado un producto con la esencia de Veevo de un uso fácil, intuitivo y con mucho potencial, acercando la experiencia del fitboxing a todos los clientes”.

Veevo se ha propuesto introducir los corners de Veevo&Go! “en la mayor cifra de centros posible”, después de haber estado testando el concepto durante dos meses en el club Marisma Wellness Center de Santander, en el que Beytia asegura que “hemos perfeccionado la propuesta con buena aceptación”.

Salto internacional

Se trata de la tercera línea de negocio de Veevo, que sin embargo mantiene en marcha sus otras dos áreas basadas en la expansión de su concepto de club boutique, ya sea de forma independiente, o como espacio dentro de una instalación multiactividad.

Beytia admite que se trata de dos líneas que “con la pandemia se habían frenado”, si bien la compañía ha comenzado a reactivarlas en este 2021. Al menos, en lo que se refiere a la apertura de clubes independientes, empezando por el club que debe abrir en Girona entre la última semana de abril y la primera de mayo.

A este estudio se le sumarán al menos dos más, que se corresponden con dos de los cinco proyectos que la compañía congeló en marzo de 2020 con el estallido de la crisis sanitaria. Dos boutiques cuya inauguración se ha previsto para septiembre de este año, según confirma el responsable de expansión.

Asimismo, Veevo trabaja en dar el salto internacional, con la vista puesta en el mercado Latam, donde se encuentra en negociaciones para introducirse en diversos países durante este año.


No hay comentarios

Añade el tuyo