ESENCI@L

Las crecientes restricciones disuaden a los consumidores

Vivagym alerta del avance de las cuotas sin permanencia

Nuevo obstáculo para la fidelización de clientes y obtención de más líquido

Vivagym-Juan-del-Rio-2-bis

TRES OBJETIVOS CLAVE: El CEO de Vivagym, Juan del Río, afirma tener en estos momentos tres prioridades principales: “Controlar los gastos, mantener la moral y el ánimo de los equipos, y cuidar a los clientes. No te puedes marcar otros objetivos más ambiciosos, porque estarás destinado a la frustración”.

(29-10-2020). La amenaza de nuevas restricciones que entorpezcan aún más la actividad de los gimnasios, así como el riesgo de que se produzca un nuevo cierre sectorial actúan como factores disuasorios ante el consumidor. Cuando éste se da de alta en un gimnasio, cada vez rehúye más las ofertas vinculadas al factor permanencia, según advierten desde Vivagym.

Antes de la pandemia, numerosos abonados de gimnasios apostaban mayoritariamente por cuotas trimestrales, semestrales o, incluso, anuales. Con esas fórmulas podían obtener descuentos ascendentes en virtud del compromiso de permanencia que adquirían con el centro. El Covid-19, sin embargo, ha alterado por completo la demanda de los abonados.

Según explica el CEO de Vivagym, Juan del Río, “no creo que desaparezcan las cuotas anuales o a largo plazo porque la normalidad volverá. Pero ahora la gente prefiere tarifas mensuales y sin permanencia”.

El directivo asegura que, pese a este cambio en la demanda, hay “disciplina en las tarifas”, es decir, que los más fieles no renuncian al gimnasio, pese a la dificultad del escenario. “La mala noticia es la pérdida enorme de volumen que hemos sufrido, tanto nosotros como el resto sector”, puntualiza Del Río.

UN 30% MENOS DE ALTAS

La cadena ha registrado entre septiembre y octubre una caída del 30% de las altas que registraron durante el mismo período del año pasado. Las bajas, superiores que en anteriores años, “se han ido amortiguando”, pero siguen a niveles bastante elevados para esta época del año.

“Estos dos últimos meses han sido algo mejores que los anteriores. Había la duda de si se podría mantener la pandemia bajo control, pero no se ha dado el caso, y el cúmulo de malas noticias está siendo muy duro”, lamenta Del Río, que esperaba un escenario más favorable.

NUEVOS PUNTOS DE EQUILIBRIO

Desde VivaGym no prevén que haya un escenario de “normalidad” hasta, como mínimo, septiembre de 2021. Mientras tanto, la cadena busca nuevos puntos de equilibrio. Los esfuerzos del operador se centran ahora en tres puntos, principalmente: “Controlar los gastos, mantener la moral y el ánimo de los equipos, y cuidar a los clientes. No te puedes marcar otros objetivos más ambiciosos, porque estarás destinado a la frustración”.

El ejecutivo reconoce que las negociaciones con los propietarios de los locales sobre los alquileres son “muy difíciles” pese a que, según apunta del Río, “hay entendimiento y empatía por su parte”. Según añade, “el problema es que la caída de ingresos no es de un 10%, estamos hablando de cifras superiores al 30%”.

APERTURAS EN BARCELONA Y MADRID

VivaGym cuenta en la actualidad con 55 centros, tras abrir este mes de octubre un nuevo gimnasio en Dos Hermanas (Sevilla). Aunque la cadena ha frenado sus planes de expansión por la pandemia, sí tiene previsto abrir un par de centros más en Barcelona (calles Berlín y Londres, respectivamente) cuando la pandemia lo permita. Sin embargo, por ahora, ambos siguen sin tener una fecha concreta, aunque la idea de la compañía es poder inaugurarlos entre finales de 2020 y principios de 2021.

Cuando la enseña abra dichos centros en la Ciudad Condal, VivaGym alcanzará allí los ocho gimnasios.

La cadena también tiene prevista otra próxima apertura en Madrid (calle Pensamiento), que se convertirá en el décimo local de la empresa en la capital española.

A MÁS RESTRICCIONES, MAYOR CAÍDA DE SOCIOS

Madrid y Barcelona son las dos zonas de España donde VivaGym está notando que hay “una correlación mayor entre las medidas restrictivas y la pérdida de abonados”. Del Río cree que haber situado el nuevo Estado de Alarma hasta el 9 de mayo “es una medida innecesaria y equivocada, y que supone un golpe más a la moral de la gente”. En su opinión, habría que haber limitado esta medida a un período más corto, y apunta “hasta el 9 de diciembre”.

Pese a las estrictas medidas impuestas en algunas comunidades autónomas, el CEO de VivaGym se muestra firme: “Prefiero estar abierto y manejar las limitaciones lo mejor posible, a que cierren los gimnasios. Tenemos una base social importante que quiere seguir entrenando y que ve el ejercicio como una forma de reforzar su salud ante la pandemia”. Juan del Río sentencia al concluir que “resistiremos hasta que el cuerpo aguante”.


No hay comentarios

Añade el tuyo