ESENCI@L

La cadena prioriza la recuperación de socios para alcanzar una media de 3.000 por club

VivaGym prevé acercarse a los 75 millones de facturación este 2022

vivagym

VivaGym cerró 2021 con una facturación algo superior a los 51 millones de euros y 220.000 abonados en Iberia. Para este año, la cadena se ha propuesto acercarse a los 300.000 clientes y alcanzar los 75 millones de facturación.

(23-3-2022). La cadena finaliza el primer trimestre del año situada en el 73% de su recuperación completa. Tras cerrar 2021 con un descenso de la facturación del 40% respecto 2019, confía en encauzar su progresión este año y rondar los 75 millones, un 11% por debajo de su mejor ejercicio fiscal.

VivaGym pone rumbo a los 75 millones de euros de facturación para cerrar este 2022 como el segundo mejor ejercicio de la historia de la cadena de gimnasios low cost. De llegar a la cifra prevista, la compañía alcanzaría un nivel de recuperación cercano al 90%, colocándose tan solo un 11% por debajo de la cifra de 85 millones de euros registrada en 2019, hasta la fecha su mejor año.

Anunci-OSSFITNESS

A falta de unos pocos días para finalizar marzo, la enseña prevé cerrar un positivo primer trimestre que le permita situarse en un 73% de índice de recuperación. Un paso importante, valora su ceo, Juan del Río, quien remarca que “no se puede olvidar que la caída fue muy dura y venimos de muy atrás”.

En concreto, la cadena viene de cerrar dos años consecutivos de crecimiento plano y con unas facturaciones un 40% por debajo de la cifra de 2019, lo que equivale a en torno a 51 millones de euros. Así como una cifra de abonados global que a finales de 2021 se situó en 220.000 clientes (contando Portugal), lejos aún de los 310.000 con los que culminó 2019.

Para Del Río, “el sector está protagonizando una heroica recuperación, que parece ser que es la fotografía con la que se quedan las altas esferas de este país, en vez de ver que perdimos la mitad de nuestro negocio”.

“Aguantar” hasta septiembre

Tras un enero marcado por Ómicron, y un febrero y un marzo “menos buenos de lo esperado pero aceptables”, VivaGym aspira a culminar la primera parte del año con un buen abril en el que la festividad de Semana Santa pueda quedar neutralizada por el esperado fin de las mascarillas en interiores de gimnasios. Tras ello, “toca aguantar el segundo trimestre y la llegada del verano, a la espera de un septiembre y un octubre que vuelvan a dar impulso al sector”, señala.

Recuperar socios, prioridad

La prioridad de VivaGym para este 2022 es recuperar su masa de socios, después de que se situara en su mejor mes, febrero de 2020, por encima de los 300.000 abonados en Iberia, cifra que le colocaba entre los principales operadores del sector por número de clientes.

“Antes de la pandemia, contábamos con una media de 3.800 socios por club y nuestra meta es volver a la misma estadística, aunque para empezar nos centraremos en alcanzar los 3.000 clientes por gimnasio”, apunta Del Río.

La cadena ha emprendido una importante recuperación de clientes, habiendo además ganado nuevos adeptos, especialmente entre el público menor de 25 años, que ha llevado a que la edad media de uso de los gimnasios de la enseña se haya rebajado en dos años. Aún así, existen algunos segmentos que se están resistiendo a volver, entre los que se encuentran “mujeres que han tenido que readaptar su rol familiar debido a la pandemia, cliente corporate que sigue teletrabajando, y mayores de 45 años que siguen mostrando recelos de las secuelas del Covid”.

Pero para Juan del Río, “es posible recobrar la afluencia de los gimnasios y que las clases dirigidas vuelvan a contar con un volumen reseñable de usuarios por sesión, puesto que volumen es ambiente y lo que quieren los que acuden al gimnasio es normalidad y seguridad”, afirma.

Inyección financiera

Para lograr la meta, la cadena va a centrar parte de sus esfuerzos este año en reformar algunos de los gimnasios que quedaron pendientes de introducir mejoras cuando estalló la pandemia.

La cadena cuenta con el respaldo de sus accionistas, capitaneados por el fondo de inversión británico Bridges Fund Management, que desde 2020 ha acometido hasta cuatro ampliaciones de capital que ascienden a más de 44 millones de euros, según consta en el Registro Mercantil.

Un empujón financiero ejecutado a partir de la capitalización de deuda y que ha permitido sanear y estabilizar las cuentas de la empresa. “La compañía se encuentra financieramente estable y la inversión se encauzará ahora en la expansión”, señala Del Río.

Alcanzar los 100 gimnasios en Iberia

De hecho, la cadena inauguró el pasado febrero en Barcelona el primero de los gimnasios que ha previsto abrir este año. Al que seguirán dos en Madrid (Cuzco y Colsada) y uno en Portugal (Cacém).

De cara al próximo 2023, el objetivo de VivaGym es acelerar el ritmo de aperturas para lograr acometer una media de 20 nuevas instalaciones.

Tras la apertura en Barcelona, la enseña suma 97 gimnasios en Iberia, de los cuales, 55 se ubican en España y 42 en Portugal.

El objetivo de la enseña es rebasar los 100 gimnasios en Iberia este año, con la mira puesta en alcanzar la cifra de 300 gimnasios y el millón de usuarios en el largo plazo. También entra en los planes de la compañía el aterrizar en un tercer mercado, aunque Del Río sitúa este paso para más adelante, “en 2026”.


No hay comentarios

Añade el tuyo