ESENCI@L

Tras arrancar el primer trimestre de este 2020 con unos resultados récord

Vivagym prevé dejar de ingresar 8,7 millones por cada mes de cierre de sus gimnasios

Vivagym-Juan-del-Rio-bis

Juan del Río, CEO de Vivagym no descarta que el coronavirus "pueda alterar el entorno de competencia dentro del mercado de los gimnasios low cost en España". (FOTO: Cinco Días)

(14-4-2020). Vivagym, ha cerrado el primer trimestre de este 2020 con unos resultados récord tras unos “maravillosos” enero y febrero, así como las dos primeras semanas de marzo, según ha reconocido el director general de la cadena, Juan del Río. Sin embargo, el futuro ya no se presenta tan halagüeño tras el decreto de cierre de centros para frenar el avance de la pandemia del coronavirus.

La primera consecuencia del decreto de estado de alarma del Gobierno que supuso el cierre de todos los gimnasios, entre otros establecimientos, es que ello impedirá cumplir con el objetivo de facturación que Vivagym se había marcado para este 2020: 105 millones de euros. La cifra prevista suponía un 20% más que los 85 millones con los que cerró en 2019. Según explica el director general de la cadena, Juan del Río, “para una compañía como la nuestra, el cierre de centros decretado por el Gobierno significa  facturar cero”. El directivo ha añadido que cada mes que permanezcan cerrados los establecimientos de la enseña dejarán de ingresarse cerca de 8,75 millones de euros. Del Río, asimismo, ya presagia que a las dos semanas perdidas de marzo, habrá que añadir todo abril y seguramente todo mayo. De ello se derivaría que Vivagym deje de ingresar un mínimo, de 20 millones de euros.

Juan del Río ha explicado que tras haber aplicado un ERTE a su plantilla, ahora los esfuerzos se centran en tratar de negociar los alquileres con los propietarios. “Puedes quitar muchos gastos, pero no todos”, reconoce.

COMPENSACIONES A LOS SOCIOS

El grupo tuvo que reaccionar con rapidez ante esta crisis del coronavirus para evitar un mal mayor. La semana previa a la declaración del Estado de Alarma, entre el 9 y el 13 de marzo, Vivagym registró una pérdida de entre el 3% y el 4% de socios y algunas devoluciones de recibos. La cadena cerró sus gimnasios el viernes de aquella semana, y pocos días después, anunció la congelación de las cuotas de todos aquellos socios que lo pidieran. “A partir de ahí, las bajas se controlaron, y ahora mismo el número de socios está estable”, reconoce Del Río.

En la cadena que rige ya piensan en qué compensaciones ofrecerán a los socios que decidan mantener el pago de las cuotas. “Cuando se reabran los gimnasios, los que pagaron todo el mes de marzo tendrán una compensación de dos semanas”, anuncia su presidente, quien anticipa otros descuentos: “Si pagan el mes de abril, aunque no puedan utilizar las instalaciones, en vez de devolverles un mes, les devolveremos mes y medio”. La previsión del grupo, sin embargo, es que esta práctica tenga “una adopción pequeña”.

OPORTUNIDADES EN UN MOMENTO DE CRISIS

En el último European Health & Fitness Market Report 2020, elaborado por Deloitte y EuropeActive, el Grupo Vivagym figura como la 24ª empresa del sector con mayor número de socios. La escalada (de seis posiciones respecto al mismo informe del 2019, cuando les situó en el 30º lugar) confirma el crecimiento del grupo, que reconoce que la crisis del coronavirus le llegó “en una posición de fuerza en la que le iba bien”.

Esa dinámica es la que, precisamente, ahora les invita a trabajar por volver al punto inicial. “Si hacemos las cosas bien, en el futuro la gente nos volverá a elegir”, apunta Del Río, quien no descarta que el coronavirus pueda alterar “el entorno de competencia” de su sector.

“¿Van a resistir todos los gimnasios? ¿Va a haber la misma competencia? ¿Debemos acelerar la expansión o concentrarnos en asegurar que este período de transición esté bien gestionado?”, se pregunta. El presidente del grupo menciona el principio de destrucción creadora: “En las situaciones de crisis, hay sustitución y cambio. Puede crear nuevos actores o transformar el mapa competitivo, pero no hará desaparecer la industria”.

PENDIENTES DEL PERÍODO DE TRANSICIÓN

Como el resto de operadores del parque español de gimnasios e instalaciones deportivas de España, Vivagym está pendiente de saber en qué momento podrá volver a abrir sus instalaciones. “Damos por hecho que la vuelta no será de golpe, sino de forma progresiva. Lo que nadie sabe es si ese proceso durará tres, seis o doce meses”, anota Del Río.

El presidente de Vivagym también deja entrever que aún están a la expectativa de cómo será el período de transición. “Habrá que remodelar y redimensionar la situación en función de las limitaciones sociales que haya”, añade. Pese a todo, se mantiene optimista: “El ejercicio físico será relevante en nuestra sociedad. En la jerarquía de prioridades, defender el deporte y el papel de los gimnasios será algo natural”.

En ese sentido, la cadena observa con atención qué sucede en otros países como China, donde empiezan a volver a permitir ciertas actividades manteniendo cierta distancia social, o Austria, donde han anunciado que en unos días volverán a normalizar su vida. “Aún tenemos pocos datos”, avisa Del Río, quien aguarda las medidas que permitan relajar el confinamiento.


No hay comentarios

Añade el tuyo