ESENCI@L

La empresa acaba de abrir su primer centro y prevé iniciar un proyecto de franquicias en 2014

Yogabody Fitness nace con el objetivo de “cambiar el mercado español del yoga”

Detalle de una clase dentro del nuevo centro de Barcelona.

(3-12-2013). Hace un mes que abrió sus puertas en Barcelona el nuevo centro Yogabody Fitness con el que su impulsor, Lucas Rockwood, pretende “cambiar el mercado español de yoga”, introduciendo “un nuevo concepto de modelo de negocio”. Se trata del primer centro de la marca que prevé abrir dos más en 2014 también en Barcelona, para luego iniciar un proyecto de expansión mediante franquicias, según ha explicado el mismo Rockwood.

“El yoga es una disciplina con mucho éxito en España aunque, con el modelo de negocio actual, prácticamente ningún instructor puede vivir exclusivamente de dar clases y menos en un solo centro”, lamenta el instructor de yoga Lucas Rockwood, impulsor de la marca Yogabody Fitness, quien acaba de introducir su concepto de estudio de yoga en nuestro país con la inauguración de un centro en Barcelona.

De origen norteamericano, Yogabody Fitness “propone un concepto nuevo de centro de fitness con el que damos a los instructores la posibilidad de vivir del yoga, sin llegar a hacerse ricos, pero pudiendo vivir de su pasión”.

Para ello, “hemos concebido un tipo de centro pequeño –de menos de 200 m2-, fácil de gestionar, abierto los 7 días de la semana y apto para todos los públicos, sin restricciones”, explica Rockwood, quien añade que “la idea es ofrecer a los clientes una manera de ponerse en forma con el yoga en clases de 60 minutos y sin influencias religiosas sin estrictas reglas”.

Primer centro en Barcelona
El primer centro de estas características abrió sus puertas hace un mes en Barcelona, en la calle Roger de Flor 118, y ya cuenta con 150 alumnos, según ha comunicado Rockwood. El próximo 12 de diciembre se llevará a cabo la fiesta oficial de apertura con clases especiales en unas jornadas de puertas abiertas.

El objetivo pasa ahora por abrir dos centros más también en la capital catalana durante el próximo año. Unas aperturas a las que se sumará, también durante el 2014, la creación de una Escuela de formación de instructores de Yoga Fitness, según ha avanzado.

Proyecto de franquicias
Una vez asentados los tres centros y la escuela, Rockwood tiene la intención de expandir el modelo de negocio a través de franquicias por todo el territorio español y “dar la oportunidad al mercado de conocer un nuevo modelo de negocio de centro de fitness basado en el yoga”.

Más información: http://www.yogabody.es


Hay 1 comentario

Añade el tuyo
  1. Eva

    POR FAVOR, LEERLO SI ESTÁIS INTERESADOS EN SABER MÁS SOBRE LA EMPRESA ‪#‎YOGABODY‬ ! ‪#‎yoga‬ ‪#‎barcelona‬ ‪#‎yogabodyfitness‬

    Descontento, decepción, desengaño, frustración y desilusión son algunos de los adjetivos que me vienen a la mente para con el centro ” #YOGABODY “.

    Desde el pasado mes de enero se ha venido produciendo el siguiente incidente:

    En ” #YOGABODY ” se inició un reto de transformación (“Mi Nuevo Yo”) en el que, mediante una dieta sana y tras la asistencia a 20 clases en su centro, se participaba en una supuesta “competencia limpia” a través de votaciones on-line para la entrega de unos premios (1000€ para el que resultara ganador y otros menos impactantes para el segundo y tercero). La suerte y el esfuerzo por los votos me mantenían en los primeros puestos, dedicándome durante casi 15 días a conseguir la mayor cantidad de votantes posibles. Cuál sería mi sorpresa al descubrir que dos de mis compañeras estaban consiguiendo votos de una manera ilegal, intercambiando votos on-line. Las normas del concurso eran claras:

    “· Sólo se puede votar una vez por persona.
    · Sólo pueden votar los mayores de 13 años.
    · Está prohibido comprar o intercambiar votos en páginas web. Si sospechamos que alguien está haciendo trampa con los votos, podemos descalificar a cualquier participante.”

    Esto implicaba que mis compañeras fueran descalificadas, dándome, para mi alegría, una gran ventaja en el primer lugar.
    Hasta aquí todo era correcto. Justo ahí empezó una odisea de angustia y desesperación que a día de hoy sigue conmigo… El mundo se me vino encima cuando descubrí, el día que publicaron a los ganadores, que yo también había sido descalificada por, presuntamente, haber hecho trampas igualmente. Incrédula, me puse en contacto con ” #YOGABODY ” para conseguir que me dieran una explicación. Tenía claro que en ningún momento hice trampas, pero como respuesta por parte de ellos sólo obtuve prácticamente una omisión a mi reclamación: ” No iban a dar pie a ningún tipo de discusión, ni pública, ni privada”. Es decir, no sólo se me había descalificado, sino que no me mostraban algún tipo de prueba ni justificación que apoyara su, para mí, incoherente decisión. Es más, únicamente se limitaron a decir que había incumplido las normas. A día de hoy, por mucho que he buscado una respuesta y he insistido en mi total seguridad de no haber infringido ninguna base, ” #YOGABODY ” sigue cerrado en rotundo a desatender mis demandas.

    Como consecuencia, me he sentido terriblemente estafada, toda la confianza que tenía en ” #YOGABODY ” se ha perdido totalmente. No han tenido un trato serio ni respetuoso conmigo en ningún momento! Considero que su actuación ha sido injusta y vejatoria al acusarme de tramposa.

    Soy de un pueblo muy pequeño. Mi madre se desplazó, pueblo por pueblo, para conseguir más de 180 votos. Teniendo en cuenta además la gente que votó por Facebook, el proceso tuvo repercusión sobre unas 500 personas que libre y voluntariamente votaron por mí. Tengo pruebas fehacientes que lo demuestran y me avalan y, sin embargo, ellos no me han mostrado nada de nada. Comienzo a tener claro que no existe documento que demuestre de verdad mis supuestas “trampas”…

    En vista de los hechos, me he asesorado legalmente y me han comentado que, no sólo están incumpliendo mis derechos como participante, sino que se están produciendo perjuicios morales hacia mi persona, ya que se me está tildando públicamente de tramposa. Me niego en rotundo a que el negocio de ” #YOGABODY “, sin ni siquiera dignarse a razonar sus decisiones, se salga con la suya en esta ocasión.

    Por mi parte sólo pido pruebas, por la suya lo único que hacen es eludir y demorar mi petición… ¿Qué tipo de seriedad o profesionalidad acompaña a una empresa así? Yo ahora lo tengo claro, en mi caso ninguna. No creo que ningún centro, empresa o negocio con su poca capacidad de gestión de conflictos sea PARA NADA RECOMENDABLE.

    Debo matizar que ellos han conseguido, gracias a su concurso, una publicidad positiva, ya que se encargaron de invitar a una clase de yoga gratuita con un mensaje emergente al realizar cada votación. Incluso yo, de buena fe, me ofrecí voluntariamente a varias personas para asistir con ellos a su primera clase. Visto con matices de desconfianza, alguien podría llegar a pensar que ” #YOGABODY ” se lucra de sus “concursos limpios” y luego no es nada profesional con sus clientes…

    Sinceramente, por muy suculento que me resultara al inicio del reto el premio, ha llegado tal punto en el que me dan verdaderamente igual esos 1000€, pero no pienso tolerar que ” #YOGABODY ” dañe mi imagen personal, y mucho menos disponiendo de las pruebas correspondientes (pruebas que ellos parecen no poseer en el caso adverso).

    Pido DIFUSIÓN, que la gente sepa que no es oro todo lo que reluce en ” #YOGABODY “.

    #yogabody #barcelona #yogabarcelona #yoga #yogabodyfitness #gentleyoga #vinyasa

    https://www.facebook.com/notes/evilla-dof%C3%AD/mi-realidad-en-el-negocio-del-yoga-con-yogabody-/10155322236755220


Publicar un nuevo comentario.