ESENCI@L

Alertan del descenso de afluencia a las tiendas de montaña

tiendas de montaña

El tráfico en las tiendas de montaña habría bajado hasta desde hace un año, según algunas de las fuentes consultadas.

(27-7-2017). Es una tendencia que las tiendas de montaña están constatando desde hace meses: la afluencia a los establecimientos ha bajado. Dicen que el comercio electrónico se ha ido haciendo hueco en detrimento del comprador offline y reclaman ayuda a las marcas para incentivar el tránsito.

Ya lo advertía Francesc Bergés, propietario de las tiendas de montaña catalanas Vèrtic Outdoor, en una entrevista publicada en CMDsport hace un par de meses: el tráfico de clientes a las tiendas físicas está disminuyendo y los proveedores carecen de estrategias definidas para incentivarlo. El detallista se teme, además, que este comportamiento no sólo no tiene marcha atrás, sino que se acentuará durante los próximos años.

Tiendas de montaña de otras localidades españolas están de acuerdo con las declaraciones del responsable de Vèrtic. Paulino Hernández, gerente de Outdoor sin Límite, en Madrid, coincide en que “la bajada de la afluencia en tienda es una realidad”. Lo perciben desde el pasado mes de diciembre y lo achacan a un cambio de hábitos del consumidor. Hernández asegura que en la zona del rastro, donde está ubicado su establecimiento y donde hay una gran concentración de tiendas de montaña, las sensaciones son exactamente las mismas.

Igual la crisis ha pasado, pero nos hemos acostumbrado a comprar chollos, ya sea en tiendas físicas o en Internet

En ciudades más pequeñas también sucedería. José Gabriel García, propietario de K2 Planet, en León, señala dos causas que generarían este fenómeno. La primera sería Decathlon, ya que “por mucho que se diga que no perjudica a las tiendas especialistas, yo creo que sí lo hace. Hay muchos montañeros y excursionistas que van vestidos de ‘Quechua’ de pies a cabeza”. El minorista sostiene que “igual la crisis ha pasado, pero nos hemos acostumbrado a comprar chollos, ya sea en tiendas físicas o en Internet”.

La competencia online sería el segundo factor que influye en el descenso del tráfico en los comercios y defiende que “todos, fabricantes, distribuidores, detallistas y administraciones, tendríamos que poner nuestro grano de arena para solucionarlo”. No obstante, afirma que un porcentaje muy alto de sus visitas se convierten en ventas. “La mayoría de la gente viene con la lección aprendida, sabe lo que quiere y se ha informado previamente de dónde puede conseguir esa marca o ese producto”, asevera.

Bajada estacional

Miguel Fernández, propietario de Deportes Sherpa, en Granada, expone que este año han notado mucho la diferencia entre el invierno y el verano. Contrariamente a campañas anteriores, los pasados meses de mayo y junio fueron “más tranquilos”, un comportamiento que podría tal vez deberse a que “en verano el cliente apuesta por un producto menos técnico”. Fernández añade que también hay que tener en cuenta que las temperaturas del Sur peninsular no invitan a pasear por la calle y que los clientes prefieren acudir a los centros comerciales, donde hay aire acondicionado.

Necesidad de tiendas de montaña físicas para ver, tocar y probar

Desde Vents de Muntanya i Natura, en Valencia, Emilio López, asegura que, en su caso, no han percibido especialmente este descenso del tráfico de personas, pero “sí sabemos de compañeros de otras tiendas que están preocupados por este fenómeno”. El copropietario del negocio recuerda que cuentan con una sala de escalada que genera bastante movimiento y que puede ayudar a mitigar la bajada.

Los proveedores tienen que ponerse las pilas porque, si las tiendas físicas desaparecemos, lo tendrán muy complicado en el futuro

López valora que el “punto de inflexión” en la afluencia a los comercios físicos ha sido el ‘boom’ de Internet porque el público se ha desviado “hacia el precio fácil y da mil vueltas por un descuento”. El comerciante insta a los proveedores a “ponerse las pilas” porque “si  las tiendas físicas desaparecen, lo tendrán muy complicado en un futuro. Somos imprescindibles para ver, tocar y probar el producto”.

Piden ayuda a las marcas

Ante esta caída del tránsito en los puntos de venta, los detallistas reclaman más colaboración de los suministradores. Emilio López sugiere que “las marcas podrían poner en marcha más acciones y, de hecho, algunas ya lo hacen porque también empiezan a darse cuenta de que ahora, para atraer al mismo público, hay que hacer el doble de esfuerzos”.

Miguel Fernández valora que los proveedores siempre tienen recursos para promover iniciativas que dinamicen el tráfico en el punto de venta, como presentaciones, salidas o clínics que motiven al cliente.

La responsabilidad para atraer al cliente al punto de venta es nuestra, de las propias tiendas

Paulino Hernández sostiene, sin embargo, que las marcas “tienen que ejercer el control de la distribución para que no haya desajustes entre los precios de los distintos canales, pero la responsabilidad para atraer al cliente al punto de venta es nuestra, de las propias tiendas”.

En este sentido, José Gabriel García añade que no sólo es necesario este control de los precios y los descuentos, sino que los suministradores también podrían afinar sus políticas de distribución y conceder exclusividades de zona más restrictivas o desviar a los compradores de sus plataformas online hacia la red de puntos de venta clientes, tal como se hace en el sector ciclista. El minorista advierte de que “se está produciendo una gran sangría de tiendas de deporte que puede arrastrar a operadores mucho más grandes”.


No hay comentarios

Añade el tuyo