ESENCI@L

Su propietario augura nuevos cierres de comercios

Foracorda pronostica una mayor concentración de la distribución de montaña

foracorda-carles-raimundo

El propietario de Foracorda, Carles Raimundo, indica que la incidencia del público extranjero se produce sobre todo en primavera y otoño.

(31-7-2020) El propietario de la veterana tienda de montaña mallorquina Foracorda, Carles Raimundo, sostiene que la pandemia también ha servido para reforzar los lazos entre los operadores de la distribución y los proveedores, ahora más conscientes de la necesidad de ir de la mano.

“Desde el confinamiento, las marcas de montaña muestran un mayor interés por trabajar conjuntamente con las tiendas, saben que tenemos que ir de la mano para afrontar juntos esta situación”. Son palabras del propietario de Foracorda, Carles Raimundo, quien aprecia que si los proveedores no ofrecen flexibilidad y soluciones “a los pocos clientes que les quedan”, se verán abocados a montar sus propias tiendas, lo cual “no es muy rentable”. El detallista recuerda que el parque español de tiendas especialistas de outdoor se ha reducido en los últimos años. Sólo en Palma de Mallorca, según precisa, han cerrado sus puertas cuatro comercios de montaña en el último año y medio: Trekoon, MMallorca, Es Refugi de Muntanya y el propio outlet de Foracorda.

Aunque es muy complicado prever cuál será el escenario de los próximos meses, Carles Raimundo contempla que se producirán nuevos cierres de puntos de venta y que la distribución especializada de montaña española acentuará aún más la concentración.

Dinamismo truncado

Con la desescalada, Foracorda empezó a registrar un notorio dinamismo de sus ventas a partir de junio, que incluso llegó a superar los resultados del mismo mes del año anterior. El responsable del negocio indica que el mes de julio también arrancó muy bien, pero las noticias de los rebrotes y la cuarentena impuesta por el gobierno del Reino Unido a los viajeros procedentes de España han ralentizado el ritmo. El detallista arremete contra el “alarmismo” de los medios de comunicación. Es consciente de que “se tienen que tomar todas las medidas de precaución necesarias para evitar los contagios”, pero cree que las informaciones que se publican “difunden mucho miedo y generan incertidumbre”.

Verano: público local

Sobre la afectación que supone para su comercio la cuarentena anunciada por el Ejecutivo británico el pasado domingo, el detallista señala que “la repercusión es prácticamente nula” porque el público extranjero que visita Mallorca en verano no es una fuente de ingresos para la enseña. Durante los meses estivales, la tienda se nutre sobre todo de clientes locales que viajan al extranjero y se equipan para actividades outdoor, viajes o expediciones. “Los mallorquines viajan mucho”, declara, “pero todas estas noticias catastrofistas hacen que la gente se sienta insegura y dé marcha atrás en sus planes”.

El público extranjero, sin embargo, sí tiene una incidencia muy importante sobre la facturación de los meses de primavera, otoño e incluso el invierno. La campaña de primavera se perdió por el cierre de la tienda y Foracorda se muestra a la expectativa de la afluencia de escaladores internacionales en otoño, una presencia que irá en función de las posibles restricciones, cuarentenas y confinamientos.

Carles Raimundo dice que es imposible hacer una previsión para los próximos meses o saber cómo se comportará la facturación de 2020. “La situación es de gran incertidumbre y tenemos que ir partido a partido”, subraya. “La ventaja”, añade, “es que tenemos el apoyo de las marcas y estamos todos en el mismo barco”. El minorista se muestra positivo y puntualiza que, a estas alturas de año, las ventas se sitúan “más o menos” en el mismo lugar que el año pasado a estas alturas.


No hay comentarios

Añade el tuyo