ESENCI@L

La facturación 2018 igualó la del año anterior

Guara-Mascún descarta alianzas con otros operadores a pesar de las ventas “poco alentadoras”

david-santolaria-guara-mascun-e1529418903955

David Santolaria, responsable del grupo Guara-Mascún, se propone que la facturación de este 2019 sea similar a la del año pasado.

(21-3-2019). David Santolaria, administrador de Deportes Guara y del camping Mascún, constata una bajada de las ventas de productos para la práctica de deportes de montaña debida a la competencia de las grandes plataformas online.

“Las ventas podrían ir mejor. Está siendo un invierno flojo que sucede a una temporada de primavera-verano que también fue floja”, explica David Santolaria, responsable de Guara-Mascún. El grupo cuenta con un camping, una oficina de guías de barrancos y una tienda monomarca de La Sportiva en Rodellar (Huesca), además de una tienda especializada en montaña en Huesca capital y una plataforma online que opera desde el año 2000. En 2018, el grupo obtuvo una facturación de un millón de euros, una cifra similar a la del ejercicio anterior.

David Santolaria comenta que “la venta de artículos de montaña no es muy alentadora. Nos salvan el calzado y el material duro, ya hace años que el textil funciona mal”. Sin embargo, no se han planteado abandonar este renglón porque “una tienda sin ropa se quedaría coja”. El responsable del grupo Guara-Mascún se declara “desanimado” por las guerras de precios que impulsan las grandes plataformas de comercio electrónico, de las que dice que “ofrecen unos precios con los que no podemos competir porque sería un mero intercambio de dinero”.

Tal como destaca, la práctica de deportes de montaña sigue muy viva, en auge, con disciplinas que se ponen de moda como ahora, por ejemplo, el ciclismo. Un auge que no se refleja en las ventas precisamente por esta fuerte competencia de los grandes ‘players’ del online, que no sólo afecta a los puntos de venta físicos sino también a sus ventas por Internet. “También cuesta vender a través de la web si no entras en el juego de los precios”, lamenta.

A su juicio, el escaso dinamismo del mercado también queda patente en los cierres de comercios de montaña y en la falta de relevo generacional en aquellos negocios que bajan la persiana por jubilación. “Los grandes tienen cada vez más peso”, incide.

Mantener la independencia

Ante los movimientos de concentración que se han producido en el mercado, asegura que Guara-Mascún no tiene intención de aliarse con ningún grupo: “Somos una empresa familiar, con gente que lleva más de 15 años trabajando con nosotros, y nunca nos lo hemos planteado”.

Santolaria señala que su estrategia para hacer frente a la gran competencia imperante es “la de siempre”: asesoramiento técnico, especialización, servicio y concentración en marcas “que tienen demanda y que nos apoyan”. El minorista anuncia que las programaciones para la próxima temporada de otoño-invierno 2019-20 irán a la baja porque las ventas no han sido muy dinámicas durante este año. Las compras serán inferiores en textil y similares en calzado y material duro.

Por el momento, el grupo no tiene prevista la apertura de nuevos puntos de venta, si bien el administrador se muestra satisfecho de la alianza con La Sportiva para la puesta en marcha en Rodellar, junto a las instalaciones del camping Mascún, de la primera tienda monomarca de la enseña italiana en España. El comercio está abierto de Semana Santa a octubre, coincidiendo con las fechas de funcionamiento del camping, y afronta ahora su tercera temporada. Santolaria confía en que, si la primavera es poco lluviosa y soleada, la temporada de escalada se animará y esto repercutirá positivamente sobre el negocio.

Potenciar el alquiler de material duro

Las condiciones meteorológicas también han tenido un peso determinante sobre la campaña de nieve. Hace años que Guara-Mascún cesó la venta de material duro para esquí alpino y, desde entonces, ha potenciado el alquiler. Se trata, principalmente, de material de gama baja para niños y cursillistas, un negocio con una rentabilidad no muy alta pero con rotación. “Alquilamos a gente que prefiere no hacer colas en la estación”, precisa Santolaria.

Pero este año, la falta de nieve y las irregulares condiciones meteorológicas han jugado en contra de este negocio. Y ahora, según prevé, “quedan un par de fines de semana de esquí y podemos dar la temporada por acabada”. El alquiler de material duro de esquí alpino, junto al alquiler de esquí de travesía, raquetas y taller, alcanza entre el 15 y el 20% de la facturación de la campaña de invierno.

 

 

 

 

 

 

 

 

 


No hay comentarios

Añade el tuyo