ESENCI@L

Internet y grandes superficies arrastran al comercio de nieve y montaña al Black Friday

black friday

(24-11-2017). “El Black Friday ya está somatizado y estamos obligados a secundarlo”. Así lo manifiestan algunas tiendas de nieve y montaña, que se suman a una campaña de descuentos y promociones que encuentra hoy viernes su punto álgido.

A pesar de que la bajada de las temperaturas marca el inicio real del sell out de productos para la práctica de deportes de nieve y montaña, las tiendas de estos segmentos no quieren desaprovechar la ‘ola’ generalizada de compras que despierta el Black Friday. Es por esto que son cada vez más los comercios que se adhieren a esta campaña, aunque ello signifique una pérdida de margen en una época teóricamente buena para sus ventas. Dicen que el cliente entra en el establecimiento preguntando por el Black Friday y que algunos “se lo toman a mal” si la tienda no secunda la iniciativa.

Jordi Bes, propietario de Esports Nabés, en Girona, explica que la tienda ya ha celebrado el Black Friday en años anteriores. “No tenemos alternativa”, asegura el detallista, quien precisa que la promoción se prolonga durante toda la semana, de lunes a domingo, y que, en principio, se ciñe a producto de temporadas anteriores, si bien también se puede aplicar alguna rebaja puntual en producto de colección vigente. “Es cierto que ahora ha empezado el frío y es el momento fuerte de ventas, pero no nos queda otro remedio que sumarnos”, admite.

La misma percepción ha impulsado a Twinner Deportes Skiman, en Zaragoza, a unirse al Black Friday por primera vez. Su propietario, Joaquín Sanz, argumenta que “nunca le habíamos hecho caso, pero hemos visto que despierta mucho interés en los consumidores y que hay mucha publicidad en los medios”. La tienda sólo se acoge a la campaña hoy viernes, con descuentos de hasta el 40% en ropa de temporadas anteriores. “Nos hemos decantado precisamente por el textil porque es lo más lento, lo que más nos cuesta vender, y de lo que más stock tenemos del año pasado”.

También la tienda de montaña Vents de Muntanya i Natura, en Valencia, ofrece las ofertas más elevadas en la ropa, en la que aplica un 20% de descuento de jueves a sábado frente al 10% del calzado y el material duro. Los responsables del negocio sostienen que “lo hacemos porque todo el mundo lo hace, para seguir la ola”. El comercio ya celebró el Black Friday el año pasado y afirma que los resultados no se notaron mucho, pero se declaran a la expectativa de esta edición porque “ésta ha sido una semana muy tranquila e igual es que el cliente está esperando a las ofertas del fin de semana”.

La gente está muy predispuesta a comprar, pero creo que lo hace en otros canales que no son las tiendas especialistas

Incidencia

Las opiniones de los minoristas consultados sobre la repercusión del Black Friday sobre sus ventas son diversas. Jordi Bes manifiesta que “por la experiencia de otros años, no hay un incremento notorio”. El tendero justifica que el cliente prefiere comprar en operadores online, en los que sabe que hay grandes descuentos, así como en outlets, grandes superficies e incluso tiendas propias de las marcas. “La gente está muy predispuesta a comprar, pero creo que lo hace en otros canales que no son las tiendas especialistas”, valora. No obstante, añade que “en general hay más gente en la calle, más movimiento, y no queremos ir a contracorriente”.

Por el contrario, Robert Fernández, propietario de El Món Adventure, en Granollers (Barcelona), defiende que el Black Friday “crea ganas de comprar” y cree que es una buena idea porque estamos a final de mes y estas promociones incentivan las ventas. “Las ofertas nos gustan a todos y, si encuentras alguna cosa que te gusta, la compras aunque no la necesites”, indica.

El detallista también se siente obligado a sumarse y, de jueves a sábado, ha lanzado una campaña que consiste en ofrecer la segunda unidad al 40%, en todo el catálogo de la tienda, que ofrece esquí, snowboard, trail running, tenis y pádel. El objetivo es que el cliente aumente de esta manera el ticket medio de compra.

Internet y las grandes superficies mandan mucho y el resto del comercio les siguen

“Mucho marketing”

El propietario de Ludoaventura (Gijón), José Luis Rendueles, está de acuerdo en que, muy a su pesar, el Black Friday sí tiene incidencia sobre las ventas porque “la gente se entrega a fondo a estas campañas y tiene ganas de comprar”. Y es que el detallista opina que esta campaña no tiene sentido para el mercado español: “Está pensada para Estados Unidos porque coincide con Acción de Gracias. No va con nuestras épocas, pero Internet y las grandes superficies mandan mucho y el resto del comercio les siguen”.

De todas maneras, el minorista señala que el Black Friday tiene más de campaña de marketing que de descuentos reales y que las ofertas “no son muchas veces tan bestiales”.
Pero el marketing, tal como recuerda Robert Fernández, también tendría su punto positivo, dando a los pequeños comercios la oportunidad de sumarse al Black Friday sin hacer nada especial “porque ya los medios de comunicación y las grandes marcas hacen la campaña para todos”.

 

 

 


No hay comentarios

Añade el tuyo