ESENCI@L

Dicen que las medidas aprobadas por el Gobierno central son insuficientes

Las empresas de turismo activo de Aragón temen por su supervivencia

Muchas de ellas se han sumado a la ola de ERTEs actual

turismo activo aragon

Las empresas de turismo activo de Aragón hablan de "pérdidas millonarias" por la crisis del Covid-19.

(20-3-2020). La Asociación de Empresas de Turismo Activo de Aragón da por perdida la Semana Santa y explica que la mayoría de compañías con plantillas a su cargo han emprendido ERTEs. A la espera de cuantificar las pérdidas, el colectivo asegura que muchas empresas se verán abocadas al cierre.

“Este es el momento más duro que hemos vivido en los últimos años”. Con estas palabras se refiere la secretaria de la Asociación de Empresas de Turismo Activo de Aragón, María Jesús Montañés, a la situación generada por el brote de Covid-19 en España. Las compañías de turismo activo han cesado su actividad y han visto cómo se cancelan sucesivamente las reservas para los próximos fines de semana y para las vacaciones de Pascua.

La representante de las empresas de turismo activo en Aragón trasmite la preocupación de todo el colectivo no sólo por la situación actual sino por lo que pasará después. “Tenemos que ver cómo queda tocada la economía del país y el poder adquisitivo del consumidor”, señala, si bien incide en que ella es “optimista por naturaleza” y quiere pensar que, una vez terminado el confinamiento, la gente tendrá muchas ganas de salir y disfrutar del aire libre, el deporte y la naturaleza. Eso sí, también se muestra a la expectativa de cómo quedarán definidas las relaciones internacionales, es decir, si continuará la prohibición para los españoles de viajar a determinados países y si, a su vez, el público extranjero vendrá a España.

Pérdidas millonarias

La Asociación de Empresas de Turismo Activo de Aragón es el único colectivo empresarial del gremio en la Comunidad aragonesa. Está integrado por casi 50 de las 380 empresas de turismo activo censadas en la región, que generan un volumen de negocio anual directo de unos 15 millones de euros y crean 1.500 puestos de trabajo directos. La entidad está tratando de cuantificar las pérdidas que supone no sólo este cierre inicial de 15 días sino también el hecho de “haber dejado en el aire” tanto la Pascua como las semanas anteriores e incluso posteriores. Aunque de momento no disponen de cifras, su secretaria avanza que se trata de pérdidas millonarias.

Entendemos que tenemos que cerrar por la seguridad de todos, pero esto nos deja en una situación crítica

Para algunas empresas aragonesas de turismo activo, que ofrecen actividades que tienen principalmente su base en la montaña y el agua, desde barranquismo a rafting, sederismo, BTT o vías ferratas, el público escolar supone hasta el 80% de la facturación anual. Teniendo en cuenta que la mayoría de las visitas de colegios se concentran en los meses de primavera, Montañés teme que algunas compañías no podrán superar el bache y se verán abocadas al cierre.

“No nos quejamos de tener que cerrar estos días. Entendemos que tenemos que hacerlo por la seguridad de todos, pero esto nos deja en una situación crítica, ya que las empresas de turismo activo trabajamos mayoritariamente en verano y ya venimos de pasar el invierno, por lo que nuestra previsión se ha acabado”, lamenta. “Vemos que este escenario se va a alargar durante más de 15 días y vivimos una gran incertidumbre por la duración del Estado de Alarma y sus consecuencias”, añade.

Medidas insuficientes

La secretaria de la Asociación de Empresas de Turismo Activo de Aragón califica de “insuficientes” las medidas aprobadas por el Gobierno para ayudar a las empresas y valora que “no están pensadas para el pequeño empresario, nos dejan en una situación muy dura”. Según especifica, la mayoría de compañías de turismo activo de la zona están tramitando un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) para sus plantillas, si bien hay que tener en cuenta que, en este sector, hay muchas empresas formadas únicamente por un autónomo.

Montañés critica que muchas empresas de turismo activo no podrán beneficiarse de las líneas ICO anunciadas por el Gobierno porque las ayudas se han establecido para determinados CNAE (Clasificación Nacional de Actividades Económicas). El problema, según explica, es que “las empresas de turismo activo no tenemos un IAE (Impuesto de Actividades Económicas) común, es decir, no todas estamos dentro del mismo CNAE, por lo que algunas podrán acceder y otras no a las líneas ICO. Habrá empresas con la misma actividad, en la misma zona y con un volumen de facturación similar que podrán tener ayudas y otras no”.

Cuando esto pase será el momento de repensar y reinventarse para salir de esta entre todos

¿Y luego qué?

María Jesús Montañés, que gestiona junto a su marido la empresa Locura de Vida, dice que estaba siendo una buena primavera y que el sector volvía a alcanzar un volumen de facturación anterior a la crisis. La empresaria quiere lanzar un mensaje de optimismo y confía en que el sector viva un buen verano. “Cuando esto pase será el momento de repensar y reinventarse para salir de esta entre todos”, señala.

La portavoz de los empresarios aragoneses de turismo activo es consciente de que ahora mismo las administraciones están desbordadas por la alerta sanitaria y que “no es momento de exigencias”, sino que será después cuando toque “pedir ayudas y exigir responsabilidades”.


No hay comentarios

Añade el tuyo