ESENCI@L

Ludoaventura: “Las grandes plataformas online son una burbuja”

jose-luis-renduelesok

José Luis Rendueles, propietario de Ludoaventura, asegura que es el detallista quien decide el sello que se vende y el que no.

(17-9-2018). El propietario de la tienda de deportes de montaña Ludoaventura, José Luis Rendueles, se muestra crítico con las grandes plataformas de venta online, a las que tilda de “burbuja”. El comercio alerta de la bajada de las ventas estivales por el declive del turismo.

Para el propietario de Ludoaventura, las grandes plataformas de comercio electrónico son “una burbuja” ya que “viven de las acciones y no del beneficio real”. El detallista, que se muestra partidario de algún tipo de regulación del comercio online, insiste en que la única solución para que un negocio pueda obtener ganancias es que los productos se vendan a su precio.

En su caso, indica que las ventas entre los meses de enero y agosto se sitúan por encima del mismo periodo del año pasado. “Otra cosa es el beneficio”, matiza. “Mientas las marcas no luchen por defender el precio, no hay beneficio”, subraya.

De ahí que, según expone, a las tiendas no les queda otro remedio que seleccionar y reducir el número de proveedores con los que trabajan. Rendueles asegura que “la enseña que no apoye el PVP no entra en mi tienda”.

¿Cliente marquista?

El minorista asturiano afirma que “las marcas que creen que venden ellas están muy equivocadas” ya que “es el detallista quien decide el sello que se vende y el que no”. En este sentido, explica que hoy en día la calidad de las marcas es, en general, muy alta y que lo que quiere el usuario de productos de montaña es precisamente calidad.

“Es un cliente marquista pero con matices. Si la marca se ve demasiado le parece demasiado popular y no le gusta, prefiere enseñas distintas. Sólo cabe preguntarse por qué Adidas y Nike no han conseguido introducirse en el mundo del outdoor”, plantea. Es por esto que considera esencial ir renovando el portafolio de marcas que se ofrecen en su establecimiento.

Verano a la baja

Rendueles señala una bajada de las ventas del pasado verano, que achaca a la caída del turismo. “El verano 2016 fue espectacular, digamos que un espejismo; el de 2017 fue regular y el de 2018 ha sido malo”, precisa. El detallista lamenta que el cliente español no gasta como el extranjero y anuncia que volverá a recortar sus compras estivales.

Sobre la posible influencia de las adversas condiciones meteorológicas de ala pasada primavera sobre estos resultados, resuelve quemayo y junio suelen ser meses malos y valora que, en outdoor, el mal tiempo no suele ser un problema: “Si hace calor, cualquiera puede vender pantalones cortos y camisetas. El verdadero negocio está en equipar a clientes técnicos”.

No obstante, reconoce que tal vez el exceso de nieve sí influyó negativamente sobre las ventas porque en escenarios más técnicos, como los Picos de Europa, el practicante se echa para atrás si hay nieve. De hecho, indica que los registros de los refugios bajaron un 90% en el mes de julio respecto al mismo mes del año anterior.

 

Ludoaventura obtiene el 30% de su facturación anual en verano frente al 70% del invierno, si bien Rendueles cree que este año el porcentaje de la campaña de calor disminuirá.

 


No hay comentarios

Añade el tuyo