ESENCI@L

Oxígeno: “Es difícil frenar las guerras de precios si no se corrige la sobreoferta”

Oxigeno

José Álvarez, propietario de las tiendas Oxígeno, en Asturias.

(29-8-2016). Oxígeno cuenta con dos puntos de venta especializados en outdoor en Asturias. Su propietario, José Álvarez, aprecia mayor inquietud de las marcas por evitar las guerras de precios, pero dice que la sobreoferta actual de producto hace difícil pararlas.

El propietario de Oxígeno hace balance positivo de un verano cuyas ventas “empezaron con signo negativo pero se fueron después dinamizando”. Eso sí, observa que la demanda se comporta cada vez de una manera “más anárquica y variable” y es complicado definir tendencias. El detallista recuerda que la campaña estival 2015 también fue positiva y, de hecho, hace hincapié en que, en los últimos tres-cuatro años, no ha percibido un acusado descenso de las ventas en el negocio.

Álvarez valora que el sector del outdoor “ha librado la crisis razonablemente bien” y asegura que “el invierno pasado (2015-2016) fue la primera vez que me sentí un tanto preocupado por la situación, debida tal vez a la crisis, a la falta de frío, la nieve que no acabó de llegar…”.

Nuevas tarifas

Según constata, para la temporada de otoño-invierno 2016-2017 algunos proveedores han efectuado una leve subida de precios que, a su juicio, “no es preocupante”. Y de cara al verano 2017, las tarifas se mantendrían en línea con las del invierno precedente.

El minorista sostiene que las subidas de precios afectan más a los puntos de venta que al consumidor final y añade que cada vez se acentúa más la diferencia entre el cliente dispuesto a pagar el precio de un producto de calidad y el cliente que busca ‘chollos’.

Guerras de precios

José Álvarez detecta que los proveedores de montaña muestran cada vez “una mayor preocupación” por intentar frenar las guerras de precios, si bien puntualiza que los suministradores “nos trasladan a las tiendas el trabajo de ‘policía’ para ver qué hace el vecino de al lado. El problema de las ofertas -añade- no es siempre de las webs sino que muchas veces procede de las propias tiendas físicas”.

Además, opina que la inquietud por solventar las guerras de precios no es suficiente para enderezar el mercado porque el principal problema es la sobreoferta: “La demanda no puede absorber toda la oferta disponible y mientras esta situación no se corrija, es difícil gestionar los excedentes de stock. Hoy día el mercado es global y es muy complicado que los proveedores replieguen sus producciones y fabriquen menos partidas de producto”.


No hay comentarios

Añade el tuyo