ESENCI@L

La clave, no centrarse en el montañero muy técnico

Tramuntana Esports: cómo buscar hueco para una tienda de montaña en plena crisis

tramuntana esports

Tramuntana Esports celebrará su cuarto aniversario el próximo mes de septiembre.

(16-4-2019). En 2015, cuando la tendencia de la distribución especialista de montaña era empezar a replegar efectivos, Germà Vidal decidió abrir una tienda de outdoor en Gandía. El detallista dice que no ha sido fácil arrancar el negocio, pero ha encontrado su nicho de mercado.

Tramuntana Esports cumplirá cuatro años el próximo mes de septiembre. El establecimiento, con una superficie de venta de unos 70 metros cuadrados, está ubicado en el centro de Gandía. Al frente del mismo se encuentra Germà Vidal, quien explica que los practicantes de deportes de montaña de esta localidad siempre se habían desplazado a Valencia capital -a unos 60km- para comprar material. “Hace años que se hablaba de abrir un comercio especialista en Gandía y, al final, me decidí a hacerlo yo. Nadie se atrevía a dar el paso de abrir una tienda de montaña, y encima en una zona de costa, aunque estamos a una hora de todas las montañas del norte de Alicante, de la Sierra Mariola…”, indica.

Vidal, que lleva más de tres décadas haciendo montaña, valora satisfactoriamente estos cuatro años de trayectoria porque “existía una demanda que no suplía nadie; hemos encontrado el hueco y hemos adaptado la oferta al tipo de cliente que tenemos”. Según detalla, “se trata de un practicante de outdoor en general que viaja y sale a la montaña, que quiere ir bien equipado y con marcas reconocidas, pero que no es un usuario muy técnico. Básicamente, vivimos de la gente que sale los fines de semana a la montaña, sobre todo a hacer senderismo, aunque también otras actividades como escalada o trail running. El viaje también es muy importante”.

Esto no significa que Tramuntana Esports no disponga de material para disciplinas más técnicas como alpinismo, pero representan un porcentaje muy pequeño. La actividad que genera más volumen de negocio es el senderismo, que representa en torno al 40% de la facturación.

Ropa polivalente

El establecimiento ofrece ropa, calzado y complementos para deportes de montaña y viaje. Vidal señala que el textil es el renglón que más se mueve. Un dinamismo que achaca a que “vendemos un tipo de ropa que podemos definir como técnica pero no hiper técnica. El cliente que compra una chaqueta en nuestra tienda la usa también para la calle. Nos basamos en artículos que se puedan utilizar todos los días, con colores neutros fácilmente combinables con los ‘looks’ diarios”.

El propietario de Tramuntana Esports incide en que “el cliente quiere llevar un producto reconocido, de una marca conocida, y al menor precio posible. Esto nos ha llevado a centrarnos en una gama intermedia, que es la que se vende”.

El ecommerce me ha defraudado un poco porque el cliente online se mueve por precio

Venta online

En 2017 Tramuntana Esports puso en marcha su tienda online. Vidal comenta que las ventas se animan en periodos de rebajas, pero fuera de ellos cuesta más. “El ecommerce me ha defraudado un poco porque el cliente online se mueve por precio. Es imposible competir con los grandes operadores. Sería diferente si se pudiera regular un precio mínimo de venta, pero, como esto no existe, hay una competencia desleal que ahoga a los pequeños”, sostiene.

El minorista señala que, sin embargo, la tienda offline permite apostar por el asesoramiento y el ‘cara a cara’. “Guiamos al cliente sobre el producto que necesita y si quiere comprar algo que no es adecuado o no le hace falta también se lo decimos”, afirma.

Hoy día, para la gente joven algo que no esté en Internet no existe

Futuro “incierto” para los especialistas

Vidal valora que el futuro de los comercios especializados, tanto de montaña como de otros sectores, es “incierto”. “Hoy día, para la gente joven algo que no esté en Internet no existe. La gente por debajo de los 20 años no entra en la tienda. En un plazo de 15-20 años, el 80% de las ventas será online”, vaticina. Asimismo, esgrime que “las pequeñas tiendas, si subsistimos, seremos meros escaparates de género para que la gente venga a probar y compre en Internet. Tendremos unos artículos en depósito y nos llevaremos una comisión por las operaciones online que se hagan en la zona. El consumidor tendrá que ver, tocar y probar el producto en algún sitio”.


No hay comentarios

Añade el tuyo