ESENCI@L

Según las predicciones del Bank of America Merrill Lynch

10 macrotendencias que podrían cambiar la economía del futuro

mapa mundo conectado

El envejecimiento de las sociedades avanzadas podría verse aplacado por el fuerte crecimiento demográfico en África, que la erija como la nueva productora de mano de obra barata, por delante de Asia. Todo ello con un crecimiento de las megaurbes y la próxima llegada de la Generación C, con ideales disruptivos. Son algunas de las macrotendencias demográficas previstas por Bank of America Merrill Lynch para las próximas décadas y que afectarán a la economía mundial.

(20-7-2022). Sociedades envejecidas; el reposicionamiento de Asia en el orden mundial con un surgimiento de África como nuevo motor productor; polarización; generaciones futuras con nuevas prioridades… Bank of America Merrill Lynch dibuja 10 macrotendencias que van a incidir en la economía mundial en las próximas décadas.

Por si fuera poca la inestabilidad económica que ha traído consigo la pandemia por Covid19 o la más reciente guerra en Ucrania, el Bank of America Merrill Lynch alerta de 10 macrotendencias demográficas, recogidas por ElEconomista.es, que van a hacer tambalear la macroeconomía de las próximas décadas, y que conducirán irremediablemente a cambios en la mano de obra disponible y en la producción, desafíos sociales y el surgimiento de nuevas oportunidades de crecimiento empresarial.

1.Pico de fertilidad

Bank of America Merrill Lynch (BofAML) pronostica que la sociedad mundial alcanzará el pico de población infantil dentro de 35 años, mientras las tasas de fertilidad mantengan su disminución, seguido de un pico de población siete años después.

Paralelamente, se espera que el número de mayores de 65 años se duplique en 2050, ligado a una esperanza de vida que se prevé que aumente en más de 4 años.

“La tasa de fertilidad mundial se ha reducido a la mitad desde los años 60, pasando de 5 hijos a menos de 2,5, por debajo de la tasa necesaria para que la civilización se reemplace a sí misma. Ello puede generar problemas como el de los sistemas de pensiones, pero puede ser positivo para la sostenibilidad y el medio ambiente del futuro”, apuntan en el informe.

2.Envejecimiento

La civilización está envejeciendo. Muestra de ello es que existen tantas personas que cumplen 80 años como recién nacidos, y hay más abuelos que nietos. Este cambio demográfico tiene una consecuencia directa en la economía, puesto que existe mucha riqueza concentrada en los ancianos, fruto del fuerte crecimiento de la economía tras la Segunda Guerra Mundial o el boom inmobiliario. “La riqueza acumulada por los Baby boomers ha comenzado a transferirse antes de lo esperado ante la creciente incertidumbre de los últimos años en forma de donación de dineros de padres a hijos”. Los principales beneficiados de estas acciones serían los Millennials que se prevé que sean 5 veces más ricos en 2030 gracias a la herencias, fideicomisos y planificación patrimonial.

3.La ‘Nueva Asia’

Más de 50% de la población de los países de Asia Oriental y sudoriental creció a menos de un 1% entre 2015 y 2020. China está registrando el crecimiento de población más lento de su historia. Mientras, India, Vietnam o Filipinas presentan mayores tasas de crecimiento demográfico.

De acuerdo a estas predicciones, se espera que Asia se enfrente a una disminución de la población en edad de trabajar, afectando a los futuros crecimientos económicos en los países más prósperos. Por el contrario, surgen economías menos avanzadas, como la India, que se espera que sume 183 millones más de personas en edad laboral durante el periodo de 2020-2050.

4.El auge de África

Sumado al baby boom de países asiáticos como india o Vietnam, se espera igualmente que más de 50% de los países africanos dupliquen su población para 2050. Un hecho que desde el BofAML se ve como una arma de doble filo: Por un lado, puede convertirse en una creciente reserva de trabajadores, pero sin educación y inversión, puede llevar a un fuerte problema de desempleo.

“África es un centro potencial de trabajadores cualificados o también podría convertirse en el próximo proveedor de mano de obra barata y abundante para corporaciones multinacionales, haciendo competencia directa a China e India. Alrededor del 74% de los africanos estará en edad de trabajar en las próximas décadas, según AfDB”, apunta el informe.

5.Inmigración

A más población en los países en vía de desarrollo, más probable es que se incremente la inmigración. Un fenómeno que puede ayudar a aliviar los problemas de pensiones en sociedades envejecidas.

Asimismo, se prevé que se dispare la demanda de trabajadores relacionados con los cuidados a personas mayores, y la inmigración se configura como la principal mano de obra para cubrir esta necesidad.

6.Megaurbes

La población urbana mundial supone actualmente el 55% de la población mundial. Algo acrecentado por la pandemia, que ha llevado a un mayor teletrabajo y menos desplazamientos, contribuyendo a que los suburbios crezcan y las ciudades de extiendan.

Se espera que para 2030, en el mundo haya 43 megaciudades, con una población de más de 10 millones de habitantes. Para 2050, se prevé que el 66% de la población mundial viva en ciudades, y que en países desarrollados esta cifra se eleve hasta el 87%. Asia y África aportarán parte de este crecimiento.

Ello conllevará retos de gestión y la adopción de soluciones inteligentes en materia de infraestructuras, entre otros.

7.Desigualdad social

La desigualdad entre países ha disminuido en las últimas décadas pero entre las personas se encuentra en el punto más alto de los últimos 150 años. Esa desigualdad, entre otros aspectos, provoca disparidades en el acceso a salud y tecnología. “El aumento de la desigualdad podría limitar la productividad, restringiendo el gasto de los consumidores y el crecimiento, así como la inestabilidad política y la polarización”, alerta el informe.

8.Pico en la mano de obra

“La población mundial en edad de trabajar ha alcanzado su punto máximo (66%) y está disminuyendo, según el Banco Mundial, debido al envejecimiento de la población y a la reducción de las tasas de fertilidad y de participación, agravado por una mano de obra concentrada geográficamente que se enfrenta a varias carencias estructurales de competencias. Solo en Europa, la población en edad de trabajar será 95 millones menos en 2050 que en 2015 (fuente: CGD). Los cambios sociales y culturales también desempeñan un papel importante: la tendencia a la Gran Dimisión en EEUU y el movimiento “Lying Flat” de China (hacer lo mínimo para salir adelante, rechazo a trabajar en exceso) son ejemplos notables”, resume el informe de BofAML. Si por un lado, los baby boomers, que constituyen un tercio de la población activa, están abandonando el mercado laboral más rápido que nunca; por otro, las generaciones más jóvenes carecen de la experiencia y las habilidades necesarias para cerrar la mayor brecha en la reserva de talento laboral.

“La escasez mundial de talento podría duplicarse con creces hasta alcanzar los 85 millones de personas en 2030, frente a los 40 millones de 2020 (fuente: estadísticas laborales de EEUU). Esta escasez de talento también podría provocar la pérdida de 8,5 billones de dólares en beneficios anuales no realizados para 2030, lo que equivale al PIB combinado de Alemania y Japón.

Una posible solución al problema sería la tecnología y la digitalización. “El punto clave es que podríamos ser más productivos y tener más tiempo libre si los robots nos alivian las tareas más mundanas y repetitivas”, apunta el informe.

9.Diversidad, equidad e inclusión

Mientras que la brecha salarial entre hombres y mujeres estaba empeorando antes del Covid (267 años para alcanzar la igualdad económica en la trayectoria actual), cerrarla podría aportar hasta 28 billones de dólares de PIB mundial adicionales para 2025.

Según el estudio, la diversidad y la inclusión serán impulsadas por la Generación Z (nacidos entre mediados de los 90 y 2010), la generación más numerosa y diversa: “El 22% de la Generación Z tiene al menos un padre inmigrante, en comparación con el 15% en los millennials”. No obstante, existen importantes riesgos, evidenciándose que el coste de no abordar estas brechas ya es alto. “Los sesgos de género y raciales conducen a disparidades persistentes en el mercado laboral y limitan la economía. Las malas políticas en esta materia han costado 70 billones de dólares desde 1990, mientras que cerrar las brechas de género y raza habría generado 2,6 billones de dólares más en producción económica en 2019”, denuncia el informe.

10. El amanecer de la Generación C

Se trata del cambio demográfico más disruptivo que se avecina, según BofAML. “Nacida después de 2016 en un mundo online y que lucha por la descarbonización, la Generación C es la primera generación que no recordará el brote del coronavirus, pero tendrá un impacto significativo en el mundo en el que vive”. Como principales rasgos de esta generación, el informe cita estudios que evidencian un déficit cognitivo con respecto a los niños prepandémicos y cálculos de que esta multitud (ahora mismo de 700 millones, el 9% de la población mundial), alcanzará los 2.000 millones en 2025, siendo menos numerosa que la Generación Z por el descenso en las tasas de fertilidad.

Sobre ella, el informe pronostica que será “una generación sin dinero en efectivo, sin tiendas y potencialmente sin universidad”, ya que cambian sus actitudes hacia el dinero, el trabajo, la movilidad y la educación con la llegada de nuevas tecnologías disruptivas”. Además, añaden, la generación C podría ser la primera en “engañar a la muerte” y “alcanzar la inmortalidad” en un mundo en el que se presupone que se alcanzarán las cero emisiones.


No hay comentarios

Añade el tuyo