ESENCI@L

Pide una hoja de ruta clara para las tiendas y los consumidores

Anceco alerta que la “improvisación” en las restricciones “se está cargando el comercio”

anceco-alvaro-otal-bis

El gerente de Anceco, Álvaro Otal, reclama a las administraciones una hoja de ruta clara.

(30-10-2020. La Asociación Nacional de Centrales de Compras y Servicios (Anceco) critica la continua “improvisación” de las administraciones públicas, tanto la central como las autonómicas, a la hora de imponer medidas restrictivas de movilidad o cierres, y reclama una mayor previsión para que las tiendas y los consumidores sepan a qué atenerse.

Sin entrar a valorar la idoneidad de las medidas contra la pandemia desde un punto de vista sanitario, el gerente de Anceco, Álvaro Otal, asegura que los comerciantes “están hartos de la continua improvisación, no existe una hoja de ruta con unos criterios, un día te dicen una cosa y la siguiente la otra”. Esta incertidumbre “se está cargando el tejido comercial del país”, sostiene.

Para Otal, en una situación como la actual, “tanto los consumidores como los clientes deben tener claro qué pueden hacer y qué no, necesitan unas directrices claras”. Desde la patronal de las centrales de compra opinan que “el lastre va a ser muy duro y arrastraremos está situación durante mucho tiempo”.

Las consecuencias de los cierres recaen en el comerciante

El gerente de Anceco lamenta que las consecuencias de los cierres decretados por la Generalitat de Catalunya u otras administraciones, así como las reducciones de aforo, “recaigan exclusivamente en los comerciantes”. Según señala, en otros países europeos se están tomando medidas sanitarias similares pero con un paquete de ayudas económicas directas mucho más amplío.

Como ejemplo del descontento hacia el gobierno central, Otal se refiere a una reunión celebrada esta semana con representantes del ministerio encargado de gestionar las ayudas europeas. “Los representantes de las asociaciones de comerciantes propusimos medidas para asegurar el presente, como bajadas temporales del IVA o ofrecer cheques regalo para que la gente compre”, declara.

Sin embargo, los representantes del gobierno “nos dijeron que las ayudas de Bruselas van dirigidas a proyectos de digitalización, sostenibilidad, fomento de la actividad comercial en núcleos rurales o para potenciar según qué zonas turísticas. Está muy bien hablar de proyectos de futuro pero igual ese futuro ya no será si no se arregla el presente”.

Contrario al cierre de centros comerciales

Por otro lado, Otal se muestra contrario al cierre de las instalaciones deportivas y de los centros comerciales, así como de la anulación de las actividades extraescolares. “En un centro comercial se pueden controlar los aforos, hubiera sido más lógico limitar la movilidad pero no cerrarla del todo”, opina.


No hay comentarios

Añade el tuyo