ESENCI@L

En su informe sobre el comercio y la industria 2017-2020

Anceco expone las prioridades a acometer por las centrales de compras y servicios

Decálogo de objetivos a corto plazo

proridades-centrales-de-compras-y-servicios–anceco-,ok-1-bis

Ante escenarios cambiantes y un nuevo consumidor, las centrales de compras y servicios no pueden seguir haciendo más de lo mismo, según se subraya desde el decálogo de Anceco.

(21-6-2018). Las centrales de compras y servicios, como parte de la distribución, también se encuentran inmersas en la compleja situación que vive hoy el mercado. En el último estudio de su patronal (Anceco), se desvelan las claves que estas organizaciones deben priorizar en el futuro a corto plazo.

En su ‘Informe sobre el comercio y la industria 2017-2020’, la Asociación Nacional de Centrales de Compras y Servicios (Anceco) expone una serie de medidas a acometer por las centrales de compras para adaptarse al escenario económico actual, así como al que prevé para dentro de dos años.

La relación de prioridades planteadas es expuesto mediante la fórmula de un decálogo, cada uno de cuyos aspectos propuestos debe ser acometido, desarrollado o consolidado por las distintas centrales de compras y servicios en virtud de cuál sea su situación actual.

A continuación se exponen esas diez prioridades propuestas por Anceco para este tipo de organizaciones.

DECÁLOGO

  1. Buscar alianzas: La necesidad de ganar en dimensión y poseer una mayor cuota de mercado como organización debe pasar por la búsqueda de alianzas con otras centrales para optimizar recursos y desarrollar una gestión más eficiente, en beneficio de los asociados.
  2. Colaboración proveedor Los objetivos de la cadena de valor de cada sector, y el de las empresas que las componen, son cada vez más colectivos y se centran en la satisfacción del cliente y para este fin las alianzas son cada día más necesarias.
  3. Nivel internacional Compartir proveedores que operen a nivel supranacional genera múltiples sinergias para los miembros de la CCS internacional y les convierte en un partner estratégico en cada mercado nacional.
  4. Dimensión En un mundo globalizado, que tiende a la concentración, lleno de retos, amenazas y oportunidades, las organizaciones que cuenten con un mayor tamaño estarán en una mejor situación competitiva.
  5. Digitalización Estamos inmersos en una auténtica revolución digital. Las empresas necesitan una completa reestructuración y transformación global para adaptar su modelo de negocio a las usos, demandas y necesidades del consumidor actual. La digitalización de las empresas optimiza procesos, genera mayor eficiencia y productividad.
  6. Verticalidad El entorno competitivo nos impone la necesidad de aumentar la rapidez en la toma de decisiones y en la adaptación a un mercado en constante evolución. Ello supone dos necesidades principales: la velocidad en las decisiones y el necesario conocimiento de muchas áreas de gestión.
  7. Del grupo al equipo El objetivo de toda central debería consistir en transitar de grupos focalizados en la negociación a verdaderas organizaciones con una capacidad competitiva superior, basada en la dinamización de la toma de decisiones, una alineación en la planificación estratégica a medio y largo plazo y una visión compartida.
  8. Del producto a la experiencia La actividad de la empresa debe nacer en el cliente finalista, de sus necesidades. Por este motivo, las CCS deben interesarse en el cliente al final de la cadena, el resto son intermediarios que ayudan a transformar la solución.
  9. No vale más de lo mismo Ante escenarios cambiantes y un nuevo consumidor, las CCS no pueden seguir haciendo más de lo mismo. En esta nueva etapa, las CCS ya no pueden focalizar la competitividad de sus miembros a través de la compra, sino en la necesidad de establecer estrategias de desarrollo para ayudar a los asociados a adaptar sus negocios y sus métodos de venta y de gestión.
  10. Cambio de nombre Las CCS son mucho más que organizaciones enfocadas a la negociación y la compra. Sin embargo, su denominación ha dejado de definir la totalidad de actividades y servicios que presta, resulta reductor e, incluso, anacrónico. Cambiar el nombre, en definitiva, favorece un nuevo enfoque.

No hay comentarios

Añade el tuyo