ESENCI@L

QUERIDO/A PIONERO/A

Apocalipsis en el Sport Business Day

apocalipsis en el Sport_Business_Day 2016

La mayoría de ponentes del Sport Business Day 2016 coincidieron en asegurar que la criba de tiendas de deporte y de marcas va a perdurar y que sólo los más capaces de adaptarse al nuevo escenario lograrán salir adelante.

(21-9-2016). El Sport Business Day 2016 celebrado ayer en Madrid constató la profunda inquietud que impera en el mercado deportivo español a raíz del cúmulo de incertidumbres a las que se enfrenta. Fue un congreso en el que primó el ánimo apocalíptico sobre las oportunidades que brinda el nuevo escenario.

El Sport Business Day tan brillantemente organizado ayer en Madrid por nuestros colegas de la revista Diffusion Sport (mis felicitaciones a su impulsor y coordinador Jordi Vilagut) sirvió para constatar que el sector está vivo pero que una profunda y generalizada incertidumbre lo sigue teniendo sumido en una gran inquietud.

Los que creían que una vez superado el negro túnel del período 2008/2012 volvería a brillar el sol y que éste lo haría con mayor calidez para los supervivientes se han dado de bruces con una nueva realidad que les mantiene los ánimos nublados y encogidos.

En las mesas redondas celebradas en el Sport Business Day de ayer se constató lo caldeados que están los ánimos, especialmente entre la distribución

En las mesas redondas celebradas en el Sport Business Day de ayer se constató lo caldeados que están los ánimos, especialmente entre la distribución. A los proveedores que conferenciaron les tocó ejercer de sparrings de una audiencia que traslució enojo, rabia e impotencia no sólo ante las circunstancias que definen el actual escenario, sino también ante las acciones directas ante el consumidor (y sobre la propia distribución) que desarrollan las marcas, especialmente las mejor posicionadas.

DISTINTAS VELOCIDADES

Que como en todos los sectores de la economía, el mercado deportivo también rueda a diversas velocidades es un hecho definitivamente  irrebatible. Y según en que velocidad se encuadra el operador de la distribución (o el proveedor) la animadversión contra el ‘mundo mundial’ que deja entrever o muestra al desnudo es más o menos acentuada. En ninguna de las mesas redondas de ayer no estaban los más rápidos pero tampoco había ninguno de los ‘lentos’.

Malos tiempos para el comercio deportivo. Y malos, sólo por lo inciertos

Y con todo, lo dicho: malos tiempos para el comercio deportivo. Y malos, simplemente por lo inciertos. No me extraña que el coach Pepe Cabello que disertó sobre  las actitudes que propician el crecimiento de las ventas, dejara retratada a la concurrencia al recordarles que solo el optimismo genera optimismo. Suerte que el coach Cabello disertó antes de las mesas redondas. Si lo llega a hacer después, igual ni diserta contagiado por ese espíritu apocalíptico que flotaba en el ambiente del Sport Business Day.

MUCHO POR HACER TODAVÍA

Los ponentes, tanto los que disertaron en solitario como los que participaron en las mesas redondas, dejaron claro lo mucho que queda por hacer en la distribución deportiva, lo mucho que todavía le resta por adaptarse a los nuevos tiempos.

Se cargó en exceso del lado de las amenazas

Lamentablemente, sin embargo, se detectó en el aire que la información que se ofrecía, más que ser percibida como un arsenal para aprovechar las oportunidades que brinda el nuevo escenario, fue recabada como un desafío de tales magnitudes que ignoro si realmente sirvió para estimular a la concurrencia. En ese sentido, creo que se cargó en exceso del lado de las amenazas… Como si los asistentes, que no lo duden, volvieron a ser casi los de siempre y, por tanto los más sensibles, concienciados y los que acostumbran a estar más al tanto de la situación, no conocieran ya todas esas amenazas.

Y destaco ese acento predominante en las amenazas porque percibo que, con excesiva frecuencia, los ponentes de este tipo de eventos parecen proclives a defender su status de conocedores del mercado más en base a la relación de catástrofes que anuncian, que en aportar información sobre las salidas o alternativas (oportunidades) que esas amenazas pueden tener. En ese sentido, tal vez faltaron en esta primera edición del Sport Business Day ponentes que explicaran casos de éxito, porque lo que es indudable es que esos operadores que están triunfando en el mercado también se enfrentan a esas adversidades y demuestran saber cómo vencerlas. Y no me refiero sólo a los todopoderosos Amazon, Inditex (tan referidos por varios ponentes ayer)… En nuestro sector, existen ejemplos de operadores de la distribución que también ruedan a muy-muy buena velocidad, aunque su notoriedad en los medios de comunicación de masas  no sea tan relevante.

FALTA AUTOESTIMA… Y CONFIANZA

Creo no errar si afirmo que en el mercado deportivo existe carencia generalizada de autoestima. Y de confianza en uno mismo. Evidentemente para obtenerla hay que trabajarse ambos aspectos a partir de optimizar la competitividad y la eficiencia;  de conocer en profundidad a la clientela y sus hábitos; de aliarse para ganar valor; de compartir información con los suministradores (y que los suministradores la compartan con las tiendas).

Es tiempo de mirar al futuro sin miedo

Es tiempo de mirar sin miedo al futuro. Todos, absolutamente todos, estamos sumidos en la incertidumbre. Es el pan de hoy (y del futuro). Porque ya nada hay seguro. Para nadie. Ni para los que hoy están en la cresta de la ola porque la adaptación permanente debe ser el lema que impere.


No hay comentarios

Añade el tuyo