ESENCI@L

Casi 300 despedidos y 16 imputados por una huelga en la fábrica camboyana de Nike

Pedían mejoras salariales

(19-6-2013). La huelga que sacudió el pasado 21 de mayo la fábrica Sabrina Garment Manufacturing, que fabrica para la marca estadounidense Nike, ha dejado por el momento un saldo de 288 trabajadores despedidos y de 16 imputados por incitación a la violencia y daños a la propiedad en una jornada en la que se demandaba un aumento salarial.

La huelga fue declarada el pasado 21 de mayo por unos 4.000 trabajadores de la fábrica Sabrina Garment Manufacturing, reclamando un aumento salarial. La Policía intervino para poner fin a las protestas que tuvieron lugar el 27 de mayo y el pasado 3 de junio, cuando algunos huelguistas arrasaron la fábrica.

La abogada Kuch Rata ha afirmado que ocho de los trabajadores están detenidos, mientras que el resto de los imputados permanecen fugados. “El tribunal ha denegado nuestra petición de libertad bajo fianza para los ocho detenidos”, ha asegurado Rata a Reuters.

El Sindicato Libre (FTU), muy activo en la planta de Sabrina, aseguró la semana pasada que al menos 288 trabajadores habían sido despedidos por respaldar la huelga. Por su parte, la fábrica justificó la medida afirmando que lamentaba “tener que tomar esa decisión, pero las amenazas a la seguridad de los trabajadores, daños a la propiedad y la violencia no pueden ser ignorados”.

Los huelguistas solicitaban un pago de 14 dólares mensuales (10,5 euros) en concepto de transporte, alquiler y asistencia sanitaria además de los 74 dólares mensuales (5,3 euros) de salario que reciben de media.

El Sindicato Libre afirma que alrededor de 300 miembros siguen en huelga ya que la fábrica no ha atendido sus demandas. Por su parte, Sabrina sostiene que el órgano mediador, el Comité de Prevención de Huelgas, declaró el fin de la huelga. Al menos 94 empleados no han regresado a sus puestos de trabajo, por lo que se considera que han abandonado su trabajo, pero la empresa asegura que recibirían con agrado su solicitud si decidieran regresar al mismo.

La mano de obra barata ha llevado a numerosas marcas occidentales a trasladar sus fábricas a Camboya, y sus trabajadores actualmente representan el 75 por ciento de las exportaciones del país del sudeste asiático.

Pero las huelgas que solicitan mejoras en las condiciones laborales y salariales han aumentado notablemente. Los paros realizados por más de 300.000 trabajadores textiles del país se han cuadruplicado durante el pasado año hasta llegar a 134.


No hay comentarios

Añade el tuyo