ESENCI@L

El club registra un 20% de socios menos que antes del covid

El CN Terrassa cierra el segundo año de pandemia un 40% por debajo de 2019

La entidad cerró el ejercicio 2020-21 con pérdidas de 285.240 euros

IMG_8488-Copy

El Club Natació Terrassa cerró el ejercicio 2020-21 con unos ingresos un 40% por debajo de los registrados en el último curso previo a la pandemia, el 2018-19

(27-12-2021) El Club Natació Terrassa ha cerrado el ejercicio 2020-21 con una cifra de negocio de 4,56 millones de euros, lo que supone un retroceso del 20% en relación al curso anterior y de un 40% al ejercicio previo a la pandemia. La entidad registró unas pérdidas de 285.000 euros debido al impacto del covid.

El segundo año de la pandemia provocó que el Club Natació Terrassa cerrase un ejercicio con pérdidas por primera vez desde el curso 2014-15. Los socios de la entidad aprobaron la semana pasada unas cuentas que presentan unos números rojos de 285.000 euros, una cifra que se explica por el descenso de su masa social y por la reducción forzada de actividades por los cierres y restricciones derivados de la pandemia. 

El club vallesano registró unos ingresos de 4,56 millones de euros, un 20,5% menos de los obtenidos en el ejercicio 2019-20 (5,74 millones) y un 40,1% por debajo de la cifra obtenida en el 2018-19 (6,87). 

A lo largo de ese ejercicio, el CN Terrassa sufrió dos cierres (uno de tres semanas en noviembre de 2020 y otro de un mes entre enero y febrero de 2021) y numerosas limitaciones de aforo de espacios y actividades que frenaron su actividad, obligando a anular servicios y actividades programadas. La recuperación del club no llegó hasta el último trimestre de ese ejercicio (entre junio y agosto), y no permitió la recuperación de los ingresos esperados. 

A fecha de 31 de agosto, el CN Terrassa aglutinaba 14.474 socios, 1.677 más que al cierre del ejercicio 2019-20 (un 13,1% más), pero 3.748 menos que en el 2018-19 (-20,5%). En el peor momento de la pandemia, la entidad llegó a bajar hasta los 11.000. 

REDUCEN DEUDA Y GASTOS

Para tratar de amortiguar el golpe provocado por la caída de ingresos (presupuestaron 7,5 millones de euros para este ejercicio), el club se vio obligado a recortar buena parte de sus gastos. Uno de los más destacados fue la partida de personal, que pasó de los 3,84 millones del 2019-20 a los 3,53 del curso que se acaba de cerrar. La reducción de esta partida, sin embargo, no logró equilibrar la falta de ingresos. 

Una de las primeras medidas que tuvo que decidir la junta directiva entrante, presidida por Joan Herrera, a los pocos meses de acceder al cargo, fue frenar la construcción de una piscina cubierta de 33×25 metros que quería iniciar la anterior junta. Este proyecto deberá esperar aún porque el club necesita contener los gastos. “Los efectos de la pandemia aún son visibles en nuestra masa social y en nuestra memoria económica. Queremos recuperar un club viable”, comenta el presidente de la entidad, Joan Herrera. 

Pese a la reducción de sus ingresos, el CN Terrassa logró cumplir con el objetivo de recortar deuda. La deuda total del club bajó ligeramente de los 6,3 millones a los 6,1 (5,6 a largo plazo y 0,49 a corto plazo). Es la cifra más baja de la última década (en 2014 era de 7,3 millones). 

PRESUPUESTO AMBICIOSO

El club, para el ejercicio 2021-22, prevé una situación “ajustada a la realidad que está viviendo el sector con un resultado previsto negativo pese a ser prudentes con sus objetivos”

De cara a 2022, año en el que el club cumplirá 90 años, el presupuesto prevé los ingresos más altos de los últimos diez años: 7,43 millones de euros. La entidad espera obtener un superávit de 992 euros. 

Para ello, el club presupuesta unos gastos “adecuados a las necesidades y parámetros actuales de gestión de los servicios de la entidad”. La entidad admite que está sufriendo “un encarecimiento de los suministros de luz y gas desde verano” y asume que tendrá que seguir recortando su masa salarial, que bajará unos 600.000 euros, hasta los 2,93 millones. 

Pese a la contención de gastos prevista, el CN Terrassa prevé inversiones por valor de 200.000 euros. Entre los planes de la entidad se encuentra reforzar las instalaciones que gestiona en el Pla del Bon aire, una concesión administrativa que vence en 2028 y que quiere alargar construyendo pistas de pádel y de otros deportes en crecimiento como el voleibol, el fútbol playa y el fútbol sala. 

El club también espera poder captar ayudas a través de los fondos europeos Next Generation para poder invertir en placas fotovoltaicas, proyecto que avanzó CMDsport en julio


No hay comentarios

Añade el tuyo