ESENCI@L

La asociación está satisfecha por la reacción del consumidor en la reapertura

Comertia critica que la prohibición de las rebajas offline es como mínimo “inmoral”

Pide un marco normativo para adaptar el alquiler a la demanda

comertia david sanchez

El presidente de Comertia, David Sánchez, advierte de que un importante porcentaje de tiendas corre el riesgo de desaparecer si no se toman medidas.

(15-5-2020). El presidente de Comertia, David Sánchez, critica que el veto del Gobierno a las rebajas de verano favorece al canal online y defiende que no se puede utilizar el argumento de las aglomeraciones para impedirlas porque los comercios cumplirán las normativas de aforos independientemente de aquellas decisiones empresariales que afecten a precios y promociones.

El Ministerio de Sanidad ha sembrado la polémica entre el comercio al anunciar la prohibición de las próximas rebajas de verano para evitar aglomeraciones. El presidente de Comertia, David Sánchez, sostiene que las rebajas no están reñidas con el control de los aforos que marcan las nuevas normativas de la desescalada e indica que su prohibición es como mínimo “inmoral” porque “no se puede permitir hacer rebajas a un canal sí y a otro no”. Además, añade que habría que valorar con los organismos de Competencia si esta medida es incluso legal. “No habrá aglomeraciones en las rebajas porque la ley ya establece que no las puede haber y las tiendas lo cumplirán estrictamente para proteger a clientes y trabajadores”, incide.

El directivo, fundador de la cadena Dormity.com, explica que “en cierta manera el Gobierno nos está diciendo que un bar tiene que vender el refresco más caro porque igual no le gusta que el establecimiento tenga mucha afluencia, aunque no lo haya comprobado y aunque el bar se comprometa a respetar el aforo establecido. De esta manera, además, está promocionando el canal online”. Lamenta, además, que el Ministerio de Sanidad haya realizado este anuncio sin consultar a las partes interesadas.

“El consumidor es inteligente y libre de ir a comprar donde quiera, pero medidas como estas nos atan los pies”, añade Sánchez, quien, no obstante, se muestra optimista con el comportamiento del comprador porque, de la misma manera que cada vez valora más la alimentación ecológica, afirma que también tiene más en cuenta al comercio de proximidad.

Estamos viendo a un consumidor muy agradecido, con muchas ganas de sociabilizar y que confía en la tienda de proximidad

Buen arranque para la reapertura de tiendas

Hace escasos días, Comertia hizo público su barómetro del mes de abril, en el que señaló un descenso de las ventas del 68,4% respecto al mismo mes del año anterior, y del 81,7% si no se tiene en cuenta el sector de la alimentación básica. Ahora la mayoría de comercios adheridos a la entidad ya están operativos y los resultados de estos primeros días de reapertura son satisfactorios. “Estamos viendo a un consumidor muy agradecido, con muchas ganas de sociabilizar y que confía en la tienda de proximidad y en las medidas de seguridad que se están tomando”, asegura David Sánchez.

Llamamiento a la “normalidad” en el consumo

El presidente del órgano sostiene que “tenemos una crisis prioritaria, que es la sanitaria, y gracias al esfuerzo que hemos hecho toda la sociedad para aislarnos y evitar contagios, hemos conseguido unos ratios con una perspectiva muy buena. Ahora nos enfrentamos al reto de recuperar la normalidad ante la sombra de una crisis económica y, de la misma manera que todos hemos reconocido el esfuerzo de los sanitarios, llega el momento de apoyar a aquellos pequeños y medianos empresarios que han estado casi dos meses con sus negocios cerrados, aguantando muchos costes”. Es por esto que Sánchez insta al consumidor a que, en la medida de sus posibilidades, no aplace sus compras y se comporte de la manera habitual “para garantizar que de aquí a cuatro o cinco meses la destrucción de empleo sea la mínima posible”.

Si entramos en comportamientos de pánico y miedo irracional, se producirá una gran destrucción de empleo y el estado de bienestar se verá amenazado

El máximo responsable de Comertia dice que, en estos momentos, las expectativas del impacto de la crisis del Covid-19 sobre el retail son variables y volátiles, pero incide en lanzar tanto a trabajadores como a clientes el mensaje de que “todos tenemos que contribuir a recuperar la normalidad”. Advierte, en este sentido, que “si entramos en comportamientos de pánico y miedo irracional y nos focalizamos en hábitos de compra que penalicen el comercio de barrio y favorezcan a otros canales que no generan ni riqueza ni ocupación, se producirá una gran destrucción de empleo y el estado de bienestar se verá amenazado”. De la misma manera que los ciudadanos están siendo responsables de forma individual para protegerse y evitar contagios, hace hincapié en que la actitud individual de cada consumidor será clave para decidir no sólo el futuro colectivo del comercio sino el modelo de sociedad que queremos tener de aquí a cinco años.

Negociación de los alquileres

David Sánchez muestra también su preocupación por la negociación de los alquileres de locales comerciales y expone que “del mismo modo que estamos tomando las medidas necesarias para proteger la salud, ahora también toca proteger la economía”. Según precisa, las empresas destinan al alquiler entre el 10 y el 20% de su cuenta de explotación están muchas veces sometidas a cláusulas de los contrataos de arrendamiento que ya son abusivas y cuestan de asumir en condiciones normales. Ante la previsión de una bajada del consumo para los próximos meses, Comertia pide un marco normativo que permita una negociación entre arrendador y arrendatario para adaptar la renta de forma proporcional a la demanda.

“En muchos casos hay sentido común y las dos partes pueden negociar, pero en aquellos casos en los que no lo hay, es necesario disponer de algún tipo de mecanismo que permita replantear el alquiler para que éste no comprometa la salud y la viabilidad de la compañía”, argumenta.

El presidente de Comertia teme que un importante porcentaje de empresas de retail corren el riesgo de desaparecer si no se toman las medidas oportunas para salvaguardar su continuidad. “Con las caídas de la facturación que se prevén, sumado al pago de costes fijos como impuestos y alquiler, hacer frente a los créditos y a la posible obligación de tener que recuperar al 100% de las plantillas a partir del próximo 30 de junio, las cuentas no salen”, advierte. “Si queremos ser valientes hay que salvar a las empresas en este moment y no cuando el mal ya esté hecho. Hay que invertir en el mantenimiento de las compañías ahora para evitar que se pierdan puestos de trabajo y know-how, generando una destrucción de riqueza y de empleo cuyo coste será después mucho mayor”.


No hay comentarios

Añade el tuyo