ESENCI@L

QUERIDO/A PIONERO/A

Convenciones alegres… y con ‘mensaje’

el mercado deportivo se pone las pilas

Lo de ‘ponerse las pilas’ que se prodiga en estos momentos por el mercado deportivo deja entrever lo mucho que tiene de superar viejos hábitos, desprenderse de ellos y estar dispuesto permanentemente a aprender para adaptarse a las nuevas exigencias que va generando la demanda.

(31-1-2017). Las recientes convenciones de las centrales de compras han dejado un sabor mejor que el de las anteriores. Ese aire más optimista, sin embargo, no ha provocado euforias. Como sus socios, también las centrales saben que queda mucho por hacer.

A falta de las convenciones de material duro de invierno de Intersport-España y Base, las principales centrales de compras y servicios del sector deportivo han concluido ya el grueso de las programaciones para el otoño-invierno 2017-2018. La valoración del desarrollo de las mismas por parte de todos sus responsables ha sido positiva pues, no sólo ninguno de ellos ha declarado que las programaciones hayan ido a la baja, sino que, incluso, todos ellos han asegurado que aquellas han sido superiores a las de la edición análoga anterior.

Las propias centrales han tomado nota de que ellas también navegan por el mar de la incertidumbre que rige al escenario económico actual

Por supuesto, esas valoraciones positivas de las convenciones tampoco han sido eufóricas. Los responsables de estas organizaciones han tomado buena nota de que también en las valoraciones debe extremarse la cautela y aunque, en ciertos casos, se pueda detectar cierto ‘marketing’ (hay que seguir vendiendo la fortaleza, salud y aire positivo que rige a la organización, no sólo ante los propios asociados, sino también y especialmente ante los grandes proveedores), todo parece indicar que que las propias centrales han tomado buena nota de que éstas también navegan, como sus detallistas adscritos, por el mar de la incertidumbre que cubre a todo el escenario económico actual.

COMPETITIVIDAD

Porque, efectivamente, esa alegría que se ha visto en estas recientes convenciones no ha ocultado la necesidad que tienen las tiendas, pero también las centrales de compra, por mantener álgida su competitividad en el mercado. Una vez superada la tempestad de los años críticos, el nuevo entorno en el que se mueven los supervivientes constata que haber llegado hasta aquí no constituye garantía alguna de futuro asegurado, sino que hay que incorporar a los hábitos diarios la lucha por el mantenimiento del puesto conquistado en el mercado. No en vano, ahora, los crecimientos se logran casi de forma exclusiva mediante la toma de ventas a la competencia.

Lo de ‘ponerse las pilas’ también se prodiga entre los proveedores, incluso, entre algunos de los mejor posicionados

“Hay que ponerse las pilas”, decía en rueda de prensa la semana pasada el gerente de una de las principales centrales de compras y servicios del sector. Lo decía en alusión a sus asociados. Pero ese ‘ponerse las pilas’, tras lo visto en estas últimas convenciones, parece ser la consigna que también se prodiga entre los proveedores, algunos de los cuales, que habían vivido en cierto modo de triunfos anteriores, se han visto obligados a reaccionar tras detectar que otros suministradores con vocación de líderes retadores, han afilado sus armas dispuestos a plantarles cara. En ese sentido, puede afirmarse que hoy en el mercado, a pesar de la segmentación, no se repudia ningún nicho y tiendas o centrales que antes se tildaban de ‘segunda división’, hoy también conviene tenerlas de cara porque si se les da la espalda, vendrá otro que se llevará el gato al agua.

En este escenario, por tanto, de competencia feroz y en el que hay que luchar diariamente el mantenimiento de la plaza conquistada ayer y seguir avanzando conquistando nuevas plazas, lo de ‘ponerse las pilas’ deja entrever lo mucho que tiene de superar viejos hábitos, desprenderse de ellos y estar dispuesto permanentemente a aprender para adaptarse a las nuevas exigencias que va generando la demanda.

UN NUEVO REQUISITO: LA INFALIBILIDAD

Porque, ahora, ya no se trata sólo del tamaño del pez, ni tan siquiera de su agilidad. Hoy lo que impera es el cometer los menos errores posibles porque quien vence y gana cuota es el más infalible.

Cada día debe ser como si fuera el primero, sin el lastre de ‘lo sabido’, con la ilusión y el empuje del volver a empezar

“Nada está perdido porque todo está por hacer” , decía el poeta. Y ese ‘ponerse las pilas’ también tiene que ver con ese verso en el sentido de que cada día debe ser como si fuera el primero, sin el lastre de ‘lo sabido’, con la ilusión y el empuje del volver a empezar.

APORTACIONES EXTRAMUROS

Aplaudo que tres centrales compartieran ese sentir de renovación con sus asociados organizando una charla en la que un experto les inyectara dosis de realidad extramuros porque cuando se lleva mucho tiempo en un sector éste acaba por contagiar peligrosamente su viciado aire endogámico y dejando al ‘contagiado’ sumido en el apoltronamiento.

Aportar aire fresco, procedente de extramuros, debiera ser ya una de las prioridades de las centrales para con sus socios. Está bien que algunas de ellas ya hayan enhebrado la aguja. Confiemos que esa arrancada de caballo no sufra, con el tiempo, una frenada de burro.


No hay comentarios

Añade el tuyo