ESENCI@L

La multinacional cumple 25 años en la isla

Tiendas de deporte de Mallorca dicen que Decathlon “nos ha arrebatado los primeros precios”

decathlon marratxi

Decathlon Marratxí fue la primera tienda de la enseña en Mallorca. Ahora cuenta con otros tres comercios.

(15-5-2019). Se acaban de cumplir 25 años desde que Decathlon abrió su primera tienda Mallorca, concretamente en el municipio de Marratxí. Hemos preguntado al comercio deportivo de la isla cómo es la convivencia con el gigante galo.

Decathlon acaba de celebrar su 25 aniversario en Mallorca. Fue en 1994 cuando la multinacional de venta de productos deportivos instaló su primera tienda en la isla, concretamente en el municipio de Marratxí, muy próximo a la capital. Según ha precisado la compañía, este establecimiento ha recibido a cerca de 15 millones de clientes en sus instalaciones en sus dos décadas y media de trayectoria. Hoy día la enseña francesa cuenta con cuatro establecimientos en suelo mallorquín, uno de ellos en el centro de Palma bajo el formato ‘city’, y más de 20 puntos de entrega para los pedidos online.

Los comercios especialistas señalan aspectos negativos y positivos de la convivencia con Decathlon. No pueden obviar que es un competidor, y fuerte, pero también inciden en que es una puerta de entrada al deporte para muchos usuarios que luego se convierten en clientes de las tiendas especializadas. Así lo valora el propietario de la tienda de running Tribe, Raúl Valero, quien sostiene que “hay una parte de competencia porque comercializa un producto que tiene el mismo uso que el nuestro, pero la oferta en marcas y en calidad es diferente”.

Público principiante

Los detallistas consultados están de acuerdo en que Decathlon sirve para atraer al deporte a un público principiante que no está dispuesto a realizar un mayor desembolso y que puede encontrar un amplio abanico de productos en sus establecimientos. Ahora bien, si se enganchan, suelen estar dispuestos a gastar más y acuden a los comercios especializados.

El propietario de la tienda de ciclismo Sport Bequi, Rolando Villa, asegura que así es en el caso de esta disciplina: “La competencia de Decathlon es muy relativa. Obviamente nos hace daño porque son unos grandes almacenes y los precios que ofrecen son más bajos que los del comercio local. Pero sirve para iniciar a la gente. Compran allí, van saliendo en bicicleta y cuando hablan con su grupeta se empiezan a interesar por otros productos. Cuando deciden cambiar de bicicleta, no suelen repetir en Decathlon”.

Cuando el practicante se aficiona a una disciplina y quiere dar el siguiente paso, acude a los comercios especialistas

En la misma línea, Raúl Valero se muestra convencido de que “cuando el practicante se aficiona a una disciplina y quiere dar el siguiente paso, acude a nosotros. Nosotros no luchamos vía precio, no es el factor esencial de nuestro negocio”.

La especialización, la clave

Para los minoristas mallorquines, la especialización es el arma principal para captar al deportista. Desde la tienda Padel House, inaugurada hace seis años y centrada en este deporte, “Decathlon no dispone de la misma oferta y la misma variedad que un especialista”. Su responsable argumenta que “sólo ofrece su marca y, aunque es cierto que ha mejorado mucho, aún está a años luz del producto de las marcas especialistas”. Aunque dice haber visto alguna pala de Decathlon en pista, asegura que la mayoría son de las marcas punteras y subraya que “me afecta mucho más la competencia de los proveedores que cuentan con su propia plataforma de venta online que la de Decathlon”.

Decathlon nos ha arrebatado los primeros precios

Pérdida de las primeras gamas

El propietario del negocio de montaña Foracorda, Carles Raimundo, está de acuerdo con muchas de las afirmaciones de sus colegas sobre el papel del gigante galo para introducir a la gente en el deporte, pero recuerda que la enseña “nos ha arrebatado los primeros precios”. En este sentido, sostiene que las ventas de producto de entrada de gama eran también muy interesantes y ahora, sin embargo, los especialistas se han centrado en la gama media-alta porque el pastel de los primeros precios se lo queda Decathlon.

Además, el detallista esgrime que también el cliente más técnico de montaña compra en Decathlon. “No lo hace con el material principal, como botas o cuerdas, pero sí con accesorios como calcetines o un chubasquero. También se ve mucho Quechua en escenarios más técnicos”, percibe.

¿Y los turistas?

Preguntados por la incidencia de la competencia de Decathlon sobre el cliente turista, los detallistas no le dan una gran importancia. Carles Raimundo comenta que “tenemos muchos clientes extranjeros que vienen a practicar distintas actividades a la isla y compran en comercios especializados”. Según añade, también puede depender de la procedencia del público, ya que Decathlon está muy implantado en países como Francia o Italia pero puede generar más curiosidad al cliente de aquellos mercados donde la firma no está presente.

Por su parte, Rolando Villa opina que, en todo caso, Decathlon puede captar al turista residente que busca, por ejemplo, una bicicleta para su casa de la playa. No cree, sin embargo, que sea competencia para el turista de paso, ya que “el grueso se concentra en las zonas de playas, más alejadas de los centros de Decathlon”.


No hay comentarios

Añade el tuyo