ESENCI@L

En 2015 facturó más de 10

Deporvillage se propone facturar 20 millones este año

Fundadores Deporvillage

De izquierda a derecha, los dos fundadores de Deporvillage, Angel Corcuera (CCO) y Xavier Pladellorens (CEO).

(19-4-2016). Deporvillage facturó en 2014 un total de 6,4 millones de euros. El pasado 2015 incrementó su cifra un 59% al superar los 10 millones. Para este 2016, sus fundadores persiguen alcanzar los 20 millones.

En 2010, cuando se creó Deporvillage, “no preveíamos que llegaríamos donde hemos llegado” reconoce su CEO, Xavier Pladellorens. El directivo añade que tres años más tarde, en 2013, “éramos un portal más del montón” pero precisa que ahora son “si no el mejor, uno de los tres mejores clientes online de las marcas líderes del mercado español y, asimismo, uno de los negocios online del deporte con más futuro”.

RUNNING Y CICLISMO, LO MÁS VENDIDO

La clave de que hayan facturado 10 millones y se propongan, para este 2016, registrar un crecimiento del 100% en relación al pasado 2015,  es, según Pladellorens, “la variedad de producto que ofrecemos, la experiencia de compra que aportamos al consumidor, y los precios competitivos que encuentra el cliente en nuestro portal”. El directivo subraya especialmente el posicionamiento del site en los universos del running y el ciclismo, “que son los que más suben en ventas, a pesar de la gran cantidad de competencia que hay en esos ámbitos y de los márgenes reducidos que eso genera”.

El CEO de la compañía con sede y centro de distribución en Manresa, también destaca la subida de ventas registrada en material de deportes outdoor, el último universo incorporado a su catálogo, el cual se completa con la natación y el fitness. Precisamente, en relación a éste último (fitness) Pladellorens destaca que “se vende menos que años atrás porque la gente, en vez de comprarse una cinta de correr de 3.000 euros, prefiere comprarse unas zapatillas y sale a la calle a ejercitarse”.

VENTA ONLINE VS VENTA OFFLINE

Xavier Pladellorens se muestra conciliador con las tiendas offline, que a menudo ven en las online su mayor enemigo: “hay mercado para todos; simplemente, debemos segmentar bien; es como la tele y la radio, que coexisten y son complementarias, pero no enemigas”.

Si bien las tiendas offline ofrecen la posibilidad al consumidor de tocar, probar y recibir el asesoramiento del detallista en la compra de material, “algo que nunca podremos solucionar”, asume el CEO del portal de venta de material deportivo, Pladellorens señala como valor alternativo del comercio online que  “nosotros tenemos catálogos gigantes”. Lo ejemplifica añadiendo: “no hay ninguna tienda offline que pueda ofrecer 700 maillots de bici y 700 cascos”.

Otra muestra de la gran variedad de producto de Deporvillage es su cartera de hasta 500 marcas para un total de 70.000 productos diferentes que abastecen a 150.000 clientes repartidos entre España, Francia e Italia.

BUENOS Y MALOS CLIENTES

La relación con las marcas es otro de los puntos clave de la buena marcha de Deporvillage. Según asegura Pladellorens, “somos un cliente sólido y nuestro trato con ellas es más de partners que de clientes”.

El ejecutivo aprovecha esa buena relación con las marcas para lanzar un mensaje: “aunque algunas ya lo hacen, las marcas deben aprender a distinguir entre los buenos y los malos clientes”.

Tras ello, concreta instando a los suministradores a “regularizar los precios y a limitar el acceso a la venta a los que no jueguen limpio, como pueden ser los pequeños negocios online que se crean de un día para el otro y revientan los precios”. Contra eso, según reconoce el detallista, “en Deporvillage no podemos hacer nada”. Y es que, según sostiene, “si el de al lado baja los precios, nosotros también tenemos que hacerlo y eso nos perjudica a todos porque es en menoscabo del margen”.

A pesar de ello, Pladellorens deja la solución en manos de las marcas.


No hay comentarios

Añade el tuyo