ESENCI@L

Desde Procom Retail presagian una decisiva selectividad en el comercio offline

el-shopping-se-hará-esperar-bis

EL SHOPPING SE HARÁ ESPERAR. Desde Procom Retail pronostican que el miedo al contagio propiciará que el consumidor retarde la fase más lúdica del shopping offline a causa de las diversas medidas restrictivas que caracterizarán la primera fase de reapertura de este tipo de comercio.

(27-4-3030). Cuando el Gobierno español decrete la reapertura de las tiendas físicas no van a ser pocas las que seguirán con las persianas bajadas. El escenario del retail offline post-covid19 se perfila drásticamente selectivo, según apuntan desde la consultora Procom Retail.

Al iniciarse la séptima semana con la gran parte del comercio minorista cerrado, desde la consultoría barcelonesa Procom Retail constatan que “habrá comerciantes que, cuando se decrete la reapertura de tiendas, no volverán a subir la persiana”. Gemma Ponsa, cofundadora junto a Montse Farré de esta consultoría que lleva 20 años de singladura, explica que “en ninguna crisis anterior, los comerciantes se habían visto obligados a cerrar su establecimiento de un día para el otro como ha sucedido con ocasión de la pandemia del Covid-19”.

Durante estas semanas de establecimientos clausurados por decreto, la consultora explica que el comercio no ha cesado de trabajar negociando con los proveedores y los arrendadores, adoptando ERTEs, estudiando su tesorería y buscando opciones para encauzar la travesía del desierto que se avecina.

DOS TIPOS DE DETALLISTAS

Ponsa no duda en diferenciar dos tipos de minoristas en este escenario pre-reapertura. Por un lado, aquellos que no se habían recuperado todavía de la crisis de 2008 y para los cuales el covid-19 será la estocada final que les impedirá volver a abrir sus comercios, y por el otro, aquel tipo de detallista que había cambiado su modelo de negocio y ahora está pensando en cómo salir reforzado. Es precisamente este grupo de comerciantes el que, según asegura, está prodigándose más en acciones de conexión con sus clientes a través de whatsapp, de sus redes sociales, sus bases de datos y desarrollando acciones promocionales a través de su ecommerce.

La experta rehúye precisar qué tipo de ubicaciones serán las que más beneficiarán a los comerciantes implantados en cada una de ellas cuando se decrete la reapertura del comercio en general. Según señala, “el consumidor va a una tienda de calle comercial, a una tienda de barrio o de un centro comercial en virtud del momento de consumo que siente”.

EL SHOPPING SE HARÁ ESPERAR

De todos modos, presagia que el consumidor continuará recurriendo al comercio de proximidad para resolver compras puntuales. como está sucediendo ahora, aunque acrecentado, en el segmento de la alimentación.

En cuanto a los centros comerciales, que siempre han ofrecido una versión más lúdica de las compras, más de pasear, ver , evaluar y, quizás comprar, Ponsa apunta que “podría ser el tipo de ubicación que más tarde en repuntar durante el periodo de reapertura”. En ese sentido, no duda en sentenciar que “el llamado shopping se hará esperar”. Y es que para esta consultora, “cuando dejen salir a la ciudadanía, ésta probablemente se comportará con extrema cautela aquejada por la inseguridad que puede continuar propiciando el miedo al contagio”.

RELEVANCIA DE LA COMUNICACIÓN EMPÁTICA

Gemma Ponsa asegura que durante el periodo de reactivación del comercio presencial, “deberá recuperarse la empatía entre comerciante y cliente lo cual acentuará mucho la necesidad de desarrollar el factor comunicación”.

La cofundadora de Procom Retail no cree que el tamaño del establecimiento pueda ser “un factor importante de reticencia del consumidor hacia las tiendas de gran calibre”. Según ejemplifica, “la gente está yendo a los grandes supermercados, sobre todo a los que tiene más cerca de casa. Hemos aprendido a guardar las distancias”.

COMPRA IMPULSO, EN LETARGO

Ponsa apunta que, cuando se decrete la reapertura del comercio, la reactivación de los diversos sectores será desigual pues ello dependerá de cuáles sean los que susciten mayor sensación de necesidad en el consumidor.

También habrá que tener en cuenta que la compra impulso tardará en volver a prodigarse, sobre todo porque habrá gente que, efectivamente se habrá visto afectada laboralmente por la crisis, y, asimismo, como ya sucedió en 2008, volverá a haber quienes contengan sus gastos por temor a verse afectados por esa crisis laboral.

CONSOLIDACIÓN DE LA OMNICANALIDAD

El confinamiento ha sido el espaldarazo definitivo de la omnicanalidad. Según apunta Ponsa, “el consumidor ya ha superado completamente todas las reticencias que podía tener a comprar online”. En base a ello, no descarta que, “durante la arrancada del desconfinamiento comercial haya consumidores que compaginen mucho más que antes las compras online con las offline, y no ya por un tema de precio sino también por la decisiva incidencia que jugará el factor seguridad en el comercio offline”.

La confundadora de Procom Retail no duda en aseverar que, “si antes del coronavirus, ya había empezado un proceso de selección del comercio offline, en el arranque del nuevo escenario ese proceso se va a acelerar vertiginosamente y cada vez habrá menor densidad de tiendas físicas pues sólo pervivirán aquellas que ofrezcan una verdadera experiencia de valor diferencial al consumidor”.


No hay comentarios

Añade el tuyo