ESENCI@L

Diario de confinamiento (XIII): El contagioso y solidario entusiasmo de un emprendedor

THOMAS-WELLNESS-Tomás-Junquera-bis

Tomás Junquera, fundador y CEO de Thomas Wellness, estuvo en cama aquejado en la cama por el Covid-19 desde el 14 de marzo hasta el 25 de dicho mes.

(1-4-2020). Tras estar postrado en cama once días a causa del Covid-19, Tomás Junquera inició a finales de la semana pasada una campaña de captación de donaciones a través de la web Gofundme para sufragar la compra de respiradores para los hospitales españoles. Frente a la inclemencia evidente del coronavirus, conforta que iniciativas como la de Junquera cuajen en nuestra sociedad.

Ayer falleció por covid-19 un buen amigo con quien había compartido numerosas regatas de patín a vela. Se llamaba Josep Font y pese a sus 76 años continuaba saliendo a navegar dos días a la semana en el Barcelona International Sailing Center (BISC).

A Josep le habían hecho una prueba de esfuerzo a principios de marzo y los resultados habían mostrado que gozaba de buena salud. Sin embargo, el 15 de marzo ingresaba en la clínica Quirón aquejado de fiebre muy alta y que no mostraba indicios de remitir. Él mismo mostró su incredulidad a su hija cuando, tras serle practicada la pruebas del Covid-19, dio positivo a la misma. El 18 de marzo fue trasladado a la unidad de cuidados intensivos y su familia ya no pudo volver a verlo. Ayer murió solo. Eran las cuatro de la tarde.

Los patinistas hemos llorado su muerte porque ha sido el primer patrón de patín a vela que se ha llevado el Covid-19. Decía el lunes de la semana pasada en este diario que esta pandemia era completamente transversal y vaticinaba que, debido a ello, todos íbamos a sufrir, como mínimo alguna pérdida cercana a causa de este maldito ‘bicho’, como le llaman algunos.

UNO DE LOS AFECTADOS POR EL COVID19

Ayer por la tarde estuve hablando con Tomás Junquera, el fundador y CEO de Thomas Wellness Group. Tomás ha sido uno de los casos en los que el coronavirus no ha conseguido arrebatarle la vida. El empresario notó los primeros síntomas del contagio (malestar, fiebre y dolor muscular) el viernes 13 de marzo. Fue precisamente el día en el que el presidente del Gobierno salió por la televisión al mediodía para anunciar que iba a imponer el Estado de Alarma en el país.

Cuando al día siguiente, sábado 14 de marzo, a las nueve de la noche el presidente Sánchez enumeró las primeras medidas económicas y laborales de dicha situación, Tomas Junquera ya llevaba todo el día en la cama. Estuvo en ella hasta el 25 de marzo. “No me ingresaron en el hospital porque no sufrí dificultades respiratorias pero el virus me dejó molido”, me explicaba ayer.

Una vez restablecido, aquella situación, lejos de que ésta le amedrentara, la misma le aportó un vigor renovado. Tras una llamada de un fabricante de respiradores comentándole las dificultades que tenía para comercializar su producción, Junquera le señaló que consideraba que sus respiradores donde tenían que ir no era a los gimnasios, sino a los hospitales. “Por la televisión no cesaban de aparecer informaciones en las que se hablaba de como crecían los contagios y la cifra de muertos”, recordaba ayer Junquera. Éste le dijo al fabricante que él mismo donaría un respirador pero poco después se le ocurrió mandar un mensaje por whatsapp a sus amigos instándoles a sumarse a su iniciativa.

REACCIÓN RAPIDÍSIMA

Junquera me explicó ayer que “la reacción fue rapidísima. Enseguida empecé a recibir mensajes de gente dispuesta a aportar dinero para donar respiradores. Incluso me facilitaron contactos de fabricantes de China para agilizar el envío de más respiradores. Pero lo más importante ha sido la reacción de la gente. Alguna de ellas ha aportado cifras realmente cuantiosas”.

Tomas Junquera ha creado en la web de donaciones Gofundme.com una cuenta para que quien quiera colaborar realice sus aportaciones. En dicha cuenta, se dice que “somos un grupo de amigos preocupados por la falta de recursos sanitarios, especialmente por falta de respiradores y queremos donar equipos para los hospitales españoles”.

Lo que empezó con las propias donaciones de un grupo de amigos y a través de mensajes de whatsapp, ya ha permitido la donación de 26 respiradores para el hospital temporal en Ifema.

“ESPÍRITU SOLIDARIO IMPRESIONANTE”

Según me decía ayer el empresario, las aportaciones no han cesado de llegar, entre otras cosas porque, según reconocía Junquera, “estoy entregado en cuerpo y alma a esta causa. Le dedico 16 horas al día. El espíritu de solidaridad que he constatado es impresionante y muy estimulante”.

Los respiradores tienen un precio que oscila entre los 6.000 euros y los 16.500 euros. Por ahora, según me decía ayer Junquera han reunido capital para poder donar unos 66 respiradores.

El empresario concluyó subrayando que “sólo pido a la gente que colabore. La cifra es lo de menos. Muchos granitos de arena acaban formando una playa”.

Enlace a la cuenta de donación de respiradores a los hospitales españoles


No hay comentarios

Añade el tuyo