ESENCI@L

Reclaman ayudas públicas para las entidades de natación

El CN Terrassa hace un llamamiento a los clubes para la compra conjunta de energía

Aspiran a independizarse a nivel energético del Ayuntamiento

35d81c6b27e5c5df71cd79cd8a7b5bdb406a0efb

El CN Terrassa apuesta por una compra conjunta entre clubes y reclama ayudas a las administraciones

(1-4-2022) El Club Natació Terrassa hace un llamamiento al resto de clubes de natación catalanes para unirse y comprar energía de forma conjunta para poder así lograr abaratar costes. La entidad, que gestiona unas instalaciones municipales, intenta independizarse a nivel energético del Ayuntamiento.

El aumento de costes energéticos registrados a lo largo de los últimos meses ha puesto en alerta a los clubes de natación. Su actividad les obliga a usar unas piscinas cuyo coste de mantenimiento se encareció a lo largo del año pasado y se ha disparado debido al conflicto en Ucrania. No son pocos los clubes que alertan que su factura de gas se ha cuadruplicado en este arranque de 2022. Uno los que sufre esta situación es el Club Natació Terrassa, que busca soluciones para poder rebajar unos costes que provocarán importantes desvíos en su presupuesto anual. 

Anunci-EGYM

“En enero pagamos 87.000 euros de gas. En febrero nos bajó a 65.000. Pero un mes normal son 20.000 euros”, explica a CMDsport el presidente del CN Terrassa, Joan Herrera. Si la factura del gas llegó a cuadruplicarse, la de la luz se triplicó: de los 35.000 euros que podían pagar en un mes “bueno”, a los 97.000 del pasado mes de diciembre. “Esto descuadra cualquier presupuesto que hagas. Estamos muy preocupados con este tema”, lamenta Herrera. 

Estos aumentos provocan que el gasto anual de consumos energéticos, que en un año normal pueden rondar los 600.000 euros, se termine elevando por encima de los 1,5 millones de euros. Unos incrementos muy a tener en cuenta para una entidad con un presupuesto que este ejercicio prevé superar los 7,4 millones de euros

BUSCAN SOLUCIONES

Son varias las soluciones que, desde el CN Terrassa, se están planteando para hacer frente a estos desmesurados incrementos de los costes energéticos. Además de impulsar campañas de captación de abonados, buscan nuevos patrocinadores que les ayuden a compensar parte de la desviación del presupuesto que están sufriendo. Más impacto tendría unirse a otros clubes de natación catalanes para poder renegociar las condiciones que tienen actualmente y poder comprar energía de forma conjunta a un precio más económico. La entidad intenta hacer un llamamiento a otros clubes para que se unan a esta lucha común. 

En los últimos meses ya ha trasladado esta petición a diferentes clubes y organismos para buscar apoyos. “La solución pasa por unirnos más, con la RFEN y la Asociación Empresarial de Clubes de Natación de Cataluña (AECNC) al frente, y llegar a acuerdos o buscar subvenciones para los clubes”, comenta Herrera. El máximo responsable del CN Terrassa anima al resto de clubes a impulsar una central de compras de energía. “Si no nos unimos, perderemos oportunidades de inversión”, avisa. 

El problema con el que se encuentran este y otros clubes es su dependencia de las administraciones. el CN Terrassa gestiona instalaciones de titularidad municipal, de forma que es el Ayuntamiento de la ciudad quien tiene la potestad para licitar concursos energéticos y seleccionar luego qué empresas y con qué condiciones se ofrece energía a los distintos equipamientos públicos. 

El club trabaja para lograr obtener la independencia energética del Ayuntamiento y, de esta forma, tener margen de maniobra a la hora de poder renegociar sus actuales condiciones de forma conjunta con el máximo número de clubes interesados. 

QUIEREN INSTALAR PLACAS

Mientras tanto, el CN Terrassa explora de qué otras opciones dispone para rebajar sus costes energéticos. Una de ellas, avanzada por CMDsport en julio de 2021, es instalar placas fotovoltaicas en parte de los 60.000 metros cuadrados de instalaciones que gestionan divididos en dos áreas. 

El club tiene previsto reunirse con el Ayuntamiento de Terrassa para desbloquear la concesión de placas, aunque al realizarse a través de la administración, dan por hecho que el proceso se podría demorar hasta 2023. Su idea es que sea el Ayuntamiento quien solicite y se haga cargo del coste de las placas, unos 600.000 euros, ya que al tratarse de una instalación municipal podrían llegar a recibir una subvención que cubra un porcentaje mucho mayor, cercano al 80%. 

El estudio técnico realizado por el propio consistorio señala como favorable la posibilidad que se pueda montar una instalación de este tipo en las cubiertas del club. Ahora queda que el Ayuntamiento se decida a concederles este proyecto. El gran problema, negociar su entrada dentro de los presupuestos municipales. “Necesitamos que nos ayuden, porque sino tendremos que presentar un ejercicio en negativo y habrá que tomar medidas”, sentencia Herrera. La entidad también estudia la instalación de calderas de biomasa para ser más eficientes y reducir sus costes energéticos. 

El club ya se vio obligado hace varios meses a subir cuotas -la mitad del porcentaje que subió el IPC-, lo que ha comportado algunas quejas entre sus socios. La entidad, sin embargo, pide comprensión. Actualmente, el CN Terrassa aglutina 14.700 socios y esperan poder rebasar los 15.000 durante los meses de verano. Antes de la pandemia tenían más de 18.000 socios. Esa diferencia negativa, unida al incremento de costes, obligará al club a tomar medidas. En el peor de los escenarios, en el caso que la actual crisis energética se mantuviese, el club no descarta tomar medidas drásticas como cerrar parte de sus instalaciones –algo que ya están haciendo algunas empresas deportivas– o reducir su plantilla. 


No hay comentarios

Añade el tuyo