ESENCI@L

Entrevista al presidente de la Unión de Federaciones Deportivas de Cataluña

Gerard Esteva (Ufec): “El deporte catalán pagará un sobrecoste energético de más de 100 millones de euros este 2022”

“El cierre de piscinas es un peligro real en Cataluña”

PHOTO-2022-11-17-11-42-09

El presidente de la Ufec, Gerard Esteva, alerta que los sobrecostes energéticos que pagarán los centros deportivos catalanes este 2022 pueden dispararse por encima de los 100 millones

(21-11-2022) La crisis energética se ha convertido en la principal preocupación de los gestores de instalaciones deportivas en España este 2022. Sobre esta cuestión se refiere el presidente de la Unión de Federaciones Deportivas de Cataluña (Ufec), Gerard Esteva, que atiende a CMDsport en una entrevista donde también se posiciona acerca de la nueva Ley del Deporte.

¿Qué sobrecoste energético podría llegar a pagar el deporte catalán este 2022?

Solo los centros deportivos municipales de Barcelona, algo más de 40, han tenido un sobrecoste en consumo energético, básicamente luz y gas, de unos 15 millones de euros. Si le sumas el resto de gestores de instalaciones deportivas privadas de la ciudad, tanto gimnasios como clubs deportivos, son 30 millones de euros de sobrecoste de gas y luz. Si lo hacemos extensivo al resto de Cataluña, el deporte catalán podría pagar en su conjunto entre 100 y 200 millones de euros. Son datos empíricos. Es una barbaridad. Y de cara a 2023, vamos en la misma dirección. 

No parece que la guerra en Ucrania vaya a terminar pronto. 

No. Por este motivo, desde Ufec hemos impulsado iniciativas como la reconversión energética. Estamos dando asesoramiento y ayuda energética a clubs y federaciones para que puedan implementar medidas de eficiencia y eficacia energética. Medidas prácticas que cualquier entidad puede aplicar para poder reducir sus consumos con protocolos determinados; además de asesoramiento. Hemos llegado a acuerdos con marcas fotovoltaicas para unirse a este proyecto. 

Los ayuntamientos no se atreven a subir los costes de las cuotas de los centros deportivos municipales en un año electoral

¿Ve factible que grandes asociaciones de entidades deportivas puedan participar en una compra conjunta de energía o de productos para optimizar el coste energético de los centros y así abaratar costes?

Estuvimos mirando con la Cambra de Comerç de Barcelona y la Asociación Catalana de Municipios (Acm) la posibilidad de realizar una compra conjunta de energía para todas las instalaciones deportivas. Pero no soy muy optimista al respecto. Hemos hablado con todas las grandes comercializadoras energéticas del país y nos dicen lo mismo: compran a un precio muy alto y no venderán a un menor precio para perder dinero. En el mercado energético no hay ‘Black Friday’. Toda la oferta se coloca. Aunque nos agrupemos y digamos que contrataremos una determinada cantidad de energía, ellos ya lo tienen vendido. Esto provoca que no podamos negociar bien las condiciones conjuntamente. 

Distintas asociaciones deportivas como Aedona (Navarra) o Acesef (Cantabria) llevan varios meses alertando acerca de los sobrecostes energéticos que prevén para este ejercicio y el siguiente. No descartan el cierre de piscinas, como ya ha ocurrido en Francia con la empresa Vert Marine. ¿Es un peligro real para los centros deportivos de Cataluña?   

El cierre de piscinas es un peligro real en Cataluña. Tenemos un problema: hay muchas concesiones municipales gestionadas por clubs deportivos. Estas concesiones municipales tienen unas limitaciones a nivel de ingresos: las cuotas están fijadas por los pliegos. Y los políticos no son valientes. A un año de las elecciones, no se atreverán a subir las cuotas. En paralelo, los trabajadores piden subir un 6% los salarios. Y la energía se ha disparado un 250%. Por mucho que queramos ingresar más, ya prácticamente estamos en el máximo de abonados. Una solución sería subir precios, pero los ayuntamientos no están por la labor: a pocos meses para las elecciones, no se atreven a subir precios. La otra alternativa es conseguir ahorrar costes. Ya hemos realizado un plan de ahorro de eficiencia y eficacia energética en las instalaciones. 

El Ayuntamiento de Barcelona ha aceptado pagar 5 millones de euros a los centros deportivos municipales de la ciudad para amortiguar el impacto energético. Es de los pocos ayuntamientos que ha aceptado hacerlo. El Gobierno catalán, por su parte, ha anunciado el reparto de 10 millones de euros para compensar parte de las restricciones y también del impacto energético que el tejido deportivo ha sufrido en 2021. ¿Son ayudas suficientes?

Son pequeñas ayudas. Si tenemos en cuenta que el sobrecoste energético ha sido de más de 100 millones de euros para los centros deportivos, evidentemente estos millones concedidos no solucionan ni mucho menos los problemas que estamos sufriendo. Pero toda ayuda es bienvenida y es importante. Igual que la declaración de “bien esencial”. No es lo que nosotros pedíamos, porque no aporta ninguna garantía jurídica añadida que permita blindar la actividad deportiva, pero es un primer paso para lograr algo que pedimos: lograr la consideración de servicio esencial por parte del Gobierno español. Esto sí daría al sector una especial protección y, en caso de una nueva pandemia, podríamos tener un grado distinguido. El “bien esencial” no sirve de nada a nivel práctico, solo es un gesto político en pro del valor del deporte y de su importancia en la sociedad. 

Las ayudas económicas que ha recibido el deporte en ningún caso han cubierto las pérdidas de las entidades

Cataluña ha repartido más de 50 millones de euros al sector deportivo en concepto de ayudas extraordinarias anticovid. Es más de lo que han dado, juntas, el resto de comunidades autónomas. En total, se han repartido entre 90 y 100 millones de euros a un sector que ha sufrido unas pérdidas durante la pandemia superiores a los 1.000 millones. ¿Qué le dicen estas cifras?

Nosotros hemos sido muy críticos, porque entendemos que aunque haya que dar dinero a las empresas del sector deportivo, tendría que haber sido el departamento de Empresa y no Deportes, que por ley se tiene que dedicar a las entidades sin ánimo de lucro. Han habido, por otra parte, muchas ayudas a las que las entidades sin ánimo de lucro no pudimos acceder y las empresas sí. Dicho esto, todas las ayudas que vengan son bienvenidas. Es cierto que Cataluña ha recibido más indemnizaciones por la pandemia, pero también lo es que la comunidad que ha sufrido más restricciones para la actividad deportiva, y que por tanto ha sufrido un perjuicio más elevado, ha sido precisamente Cataluña. Tiene lógica, aunque estas ayudas en ningún caso hayan cubierto las pérdidas de las entidades. 

¿Qué federaciones deportivas se han visto más afectados por el incremento de costes energéticos?

Además de la de natación, las que tienen entidades grandes, como hockey hierba, golf o pitch and putt, porque tienen que recuperar las aguas freáticas y el coste de las bombas se les ha disparado y están desesperadas por ello. Los deportes que más están sufriendo son los que tienen grandes instalaciones.

A principios de noviembre celebraron en Valladolid el I Congreso Nacional de la Confederación de Uniones de Federaciones Autonómicas Deportivas de España (Cufade). ¿A nivel estatal, el deporte federado le trasladó las mismas preocupaciones que ve en Cataluña?

Sí. Están básicamente igual. Todas las comunidades tenemos un problema grave: si no somos capaces de bajar este nivel de presión económica de los suministros energéticos, lo único que ocurrirá serán cierres. Los cierres de piscinas de Francia pueden terminar llegando aquí: si antes costaba entre 10.000 o 12.000 euros mantener una piscina, ahora cuesta 30.000 o 40.000. Se han triplicado o cuadruplicado los precios, es algo inviable, porque no puedes triplicar ni el número de abonados ni el precio que pagan. La gente no puede perder poder adquisitivo. Tenemos que reflexionar y ver a qué acuerdo pueden llegar patronal y sindicatos. También los ayuntamientos tienen que ayudar y comprometerse. No puede ser que no suban las cuotas de los centros municipales y sí suban los costes de los trabajadores y de la luz. 

La nueva Ley del Deporte es un desastre, una puñalada al actual modelo de deporte de base

Desde el pasado mes de marzo es el presidente de Cufade. Este organismo no deja de crecer. 

En Cufade ya somos 13 uniones de federaciones deportivas autonómicas, y estamos terminando de constituir en Navarra y La Rioja. Y nos quedarían Canarias y Baleares, además de Ceuta y Melilla, donde es más difícil porque tienen menos volumen de federaciones. Habremos creado el tercer gran pilar a nivel de estructura deportiva organizada de ámbito español, junto con el Comité Olímpico Español y las federaciones españolas. Las federaciones autonómicas representamos 850 entidades federativas por todo el estado, 3,6 millones de federados, 72.000 clubs deportivos… es la gran organización a nivel español del deporte sin ánimo de lucro. 

¿Cómo valora el anteproyecto de la nueva Ley del Deporte?

La nueva Ley del Deporte es un desastre. Es aún mucho más centralizadora que la ley que propuso el Partido Popular en su momento. Vincula las federaciones autonómicas con las españolas, les obliga a someterse desde un punto de vista legal. En vez de solucionar las controversias que existen con el tema de la licencia única y el sistema de la cuota de integración, lo ha complicado más. Lamentamos profundamente que el Gobierno español del Partido Socialista haya realizado esta propuesta y no quiera negociar ni hablar. Instamos a todos los partidos que dan apoyo al Gobierno español a que voten en contra y se posicionen en contra de esta ley para que no se apruebe. Es una puñalada al modelo actual de deporte autonómico español y de base, tenemos que detenerla como sea. 

¿Qué proponen al respecto?

Lo que dice la ley anterior y que el Tribunal Constitucional ya fijó. Si había un modelo que estaba implementado y aceptado por todas las partes, no entendemos por qué hay que modificarlo y poner más complejidad al tema. Instamos a todos los partidos políticos catalanes del Congreso a frenar esto porque es una aberración jurídica que generará muchos problemas al deporte organizado autonómico. Hemos presentado alegaciones y esperamos que alguna se pueda introducir en el Senado. Si no podemos frenar la votación y se termina aprobando esta ley, instaremos a los gobiernos autonómicos a presentar un recurso de inconstitucionalidad para frenarla. Es un tema de modelo autonómico: esta ley destroza la autonomía del deporte de base. Hay que respetar el ámbito de competencia autonómica y poner en valor el trabajo que realiza el deporte de base, que representa más del 95% del deporte español, todo lo que no es deporte profesional.


No hay comentarios

Añade el tuyo