ESENCI@L

Los retrasos generalizados impedirían disponer del material las próximas semanas

Inquietud en el retail multideporte por los problemas de suministro para la vuelta al colegio

Se teme un paulatino empeoramiento del servicio por la situación en Asia

out of stock

Los retrasos en las entregas y la falta de stock son cada vez más comunes en el canal multideporte, siguiendo los pasos de otras categorías como el ciclismo, el pádel o el running.

(1-9-2021). Diversos operadores multideporte relevantes en España han mostrado su “preocupación e inquietud” por la complicada situación de las cadenas de suministro de las marcas y su impacto en las ventas de la campaña de la vuelta al colegio. Las fuentes consultadas coinciden en señalar, además, que la situación se agravará en los próximos meses.

Los problemas en la cadena de suministro llegaron, en primer lugar, al canal ciclista, justo después de la primera ola de la pandemia. Otras categorías como el running y el pádel también llevan meses sufriendo problemas globales de abastecimiento. Y ahora la misma situación se empieza a vislumbrar en el caso del retail multideporte.

Diversos operadores relevantes de dicha categoría han expresado a CMDsport su “preocupación e inquietud” sobre el estado de la cadena de suministro de prácticamente todas las marcas, que ya estarían retrasando sus entregas, con una media, de entre un mes y medio hasta dos meses. Las citadas fuentes coinciden en señalar que el primer impacto negativo en las ventas se verá en la campaña de la vuelta al colegio, al no disponer del producto adecuado para satisfacer las necesidades de los clientes.

Sin embargo, el escenario de incertidumbre se alargaría más allá de la inminente campaña de vuelta a las clases de los más pequeños y también condicionaría la “vuelta a la normalidad” de septiembre de los adultos, “mucho de los cuáles aprovechan para realizar compras en las tiendas de deporte”.

Las fuentes consultadas indican, además, que las dificultades actuales en el suministro no son más que la punta del icerberg de lo que está por venir. De hecho, la propia Nike advirtió el pasado 17 de agosto, en una comunicación a todos sus clientes, de retrasos en las entregas y cancelaciones de cara a la temporada de primavera-verano 2022.

La demanda existe

“Existe preocupación pero no es la primera vez que hay retrasos generalizados y estamos gestionando el día a día. Hay marcas que no están sufriendo retrasos y otras que sí”, manifiestan desde un operador muy relevante del canal multideporte.

“La recuperación económica va a ser más lenta de lo previsto, tanto para nosotros como para los proveedores, pero no porque no exista la demanda, sino porque no hay producto”, declara otro de los retailers consultados. El mismo distribuidor asegura que “es una pena que tras meses de una escasa demanda, ahora que el consumo es más dinámico, no lo podamos aprovechar”.

La clave para el último cuatrimestre del año va a estar, según los detallistas, en recibir el producto en el momento que los consumidores lo demandan. Será en las próximas dos o tres semanas cuando se dispare el consumo vinculado al retorno a las escuelas e institutos, “por lo que si no disponemos ya de las mochilas o las zapatillas, lo más probable es que no las podamos vender”, indica una de las fuentes.

Por otro lado, los retrasos en las entregas también pueden limitar la rentabilidad de los productos comprados. “Si una chaqueta me llega en diciembre no podré rentabilizarla tanto porque las rebajas están a la vuelta de la esquina”, manifiesta otra de las fuentes consultadas.

Caída de las ventas

Otro operador señala que durante las dos últimas semanas de agosto “las ventas en las tiendas de la costa han bajado un 20% en relación al objetivo previsto por la falta de material de la nueva temporada de otoño-invierno”. “Los turistas que visitan nuestra zona están dispuestos a comprar chaquetas de cara a la temporada de frío, pero las tiendas siguen llenas de bañadores y pantalones cortos”, prosigue el mismo retailer.

La sensación entre las fuentes es que “hemos cumplido” avanzando al máximo las programaciones pero, en cambio, “ahora las marcas no sirven todo lo comprado y sus plataformas de B2B están completamente vacías para reponer”. Eso sí, los operadores reconocen que el contexto de dificultades en la cadena de suministro es global y que tendrán que adaptarse a un nuevo escenario.

“El único aspecto positivo de los problemas con el stock es que aquellos que consigan producto, lo venderán prácticamente sin descuentos, por lo que la rentabilidad será mayor. Ahora bien, el volumen de facturación tenderá a bajar”, expone otra fuente.

Tres fases

Las diversas fuentes consultadas señalan tres fases diferentes en los problemas de suministro a las tiendas multideporte. La primera de ellas, que ya se está notando este mes de agosto, es el retraso en las entregas. La segunda sería la cancelación en origen de algunos pedidos por parte de las marcas, una política que Nike ya ha implantado y que se alargará, como mínimo, para la temporada de primavera y verano 2022.

La última de las fases sería la cancelación de pedidos por parte de los detallistas al llegar los productos en fechas poco interesantes para su venta. “A principios de año, la patronal europea del textil instó a todas las marcas y tiendas a aprovisionarse de materia prima porque ya preveía problemas de abastecimiento. Quienes puedan producir, entregar y recibir producto se llevarán el gato al agua”, concluye uno de los operadores consultados.


No hay comentarios

Añade el tuyo