ESENCI@L

El principal objetivo de la marca, asentada en Cataluña, es “ofrecer la mejor pala del mercado”

Just Ten Padel inicia su expansión nacional

Modelo Karat C10 de Just Ten.

(18-10-2012). A pesar de que inició su andadura hace aproximadamente año y medio, no ha sido hasta hace cuatro meses que la marca catalana de pádel Just Ten ha iniciado una ofensiva seria en el mercado español del pádel, consiguiendo estar presente ya “en los principales operadores de la distribución en Cataluña”. Ahora, la marca espera abrirse paso en el mercado nacional siendo “la calidad de nuestras palas” su principal baza.

La marca de pádel Just Ten nació hace año y medio de la mano de los socios David Puig, Jordi Casas y Joan Palau, a los que más tarde se les unieron el seleccionador catalán de pádel Javier Casadesús y Jordi Balagueró en el apartado comercial. En sus inicios, la marca apostó por la fabricación en Argentina, creyendo que era la mejor opción de las disponibles, tal y como comenta Joan Palau: “a diferencia de China y Pakistán, en Argentina sabíamos que además de fabricar palas, el deporte está muy implantado y la calidad de las palas es mayor”.

Sin embargo, tras una primera colección “aceptable”, la marca empezó a acusar problemas en la durabilidad de las palas que le llevó hace pocos meses a plantearse la implantación de una fábrica propia en España. “Es muy fácil crear una marca y comprar y vender. Lo complicado es fabricar un buen producto. Y por este motivo decidimos poner en marcha hace cuatro meses una fábrica en Manresa (Barcelona) desde donde producir palas de forma artesanal, preservando la máxima calidad”, explica Palau, quien añade que el máximo objetivo que persigue la marca es “conseguir ofrecer el mejor modelo de pala del mercado”.

Triplicar la producción, si es necesario
En la actualidad, Just Ten produce una media de entre 150 y 200 palas al mes, sumando en total una producción anual de 2500-3000 palas. “El proceso de fabricación de las palas es totalmente artesanal y de media se tarda unas cuatro horas en hacer cada pala, intentando que el producto ofrezca la máxima calidad posible”, explica Palau. Aunque asegura que “nuestra intención es ofrecer un gran producto tanto a nivel de calidad como de diseño y venderlo dentro de nuestros límites. Pero si llega el momento en el que la demanda supera nuestra capacidad productiva, disponemos de recursos para triplicar la producción”.

En la actualidad Just Ten ofrece una colección compuesta por tres palas, disponibles en dos colores, (Karat P30 –potencia-, Karat B20 –balance- y Karat C10 –control-); así como paleteros, mochilas, overgrips, gorras y bandanas. Estos productos tienen además su versión femenina puesto que “estamos muy interesados en el público femenino porque la grandeza del pádel es gracias a la mujer. Existe un gran potencial en el mercado femenino de pádel”, concluye Palau.

Por el momento, la marca no contempla la creación de una colección de textil, sólo disponible como imagen de marca para sus jugadores patrocinados, y tampoco de calzado.

Abrirse al mercado nacional
En cuanto al mercado, la firma se encuentra situada en unos 20 puntos de venta de Cataluña y su intención a corto plazo pasa por “abrir mercado, focalizando nuestros esfuerzos en el Levante, Andalucía y Madrid”, y crecer en el mercado español del pádel “de la mano de las tiendas, porque son el alma de las marcas”.

Sobre su posicionamiento en el mercado, Palau opina que “competir contra multinacionales procedentes del tenis es inviable para una marca como Just Ten” y reitera que su principal objetivo “es ofrecer un producto de muy alta calidad”. Precisamente por este motivo, la marca tampoco se plantea en un futuro fabricar un modelo “de iniciación o de bajo precio”, puesto que “la calidad y los costes de producción no nos permiten fabricar más barato”, y añade, “es inviable fabricar a nivel nacional una pala barata”.


No hay comentarios

Añade el tuyo