ESENCI@L

Tras la renuncia de la empresa contructora, Abolafio

La inflación obliga a volver a sacar a concurso el proyecto de reforma del CN Granollers

El proyecto está valorado en unos 4,6 millones de euros

3.slider

El proyecto de reforma del Club Natació Granollers volverá a salir a concurso tras la renuncia de la empresa constructora, Abolafio, a afrontar el proyecto

(1-6-2022) El Club Natació Granollers sufre por partida doble los efectos de la inflación: además de tener que asumir los elevados costes derivados de los incrementos energéticos, ha visto como la empresa encargada de afrontar las obras de reforma de sus instalaciones renunciaba a las mismas por el encarecimiento de la materia prima. Esto obligará a tener que sacar otra vez el proyecto a concurso, lo que provocará una gran demora de tiempo y pérdida de dinero.

El Club Natació Granollers está sufriendo este año una tormenta perfecta. A la pérdida de socios por la pandemia, el aumento de usos por parte de sus usuarios, los sobrecostes energéticos y el retorno de los ICO se le ha sumado ahora otro imprevisto igual o peor: el parón de las obras que tenía previsto por abandono de la empresa constructora. La entidad inició a finales del pasado mes de febrero las obras de rehabilitación y mejora de dos de sus cinco piscinas, además de otras actuaciones previstas en la fase 1 del plan director aprobado en 2018. 

En un principio, se esperaba que todas las reformas previstas en este proyecto, valorado en unos 4,6 millones de euros (4 millones los aporta el Ayuntamiento de Granollers, por 615.000 euros el club), pudieran ejecutarse en un plazo aproximado de un año. Es decir, que tendrían que estar listas entre febrero y marzo de 2023. 

Sin embargo, las obras se encuentran paradas desde principios de mayo porque la empresa que ganó el concurso público, Abolafio, renunció  a principios de este año al mismo argumentando, tras justificar un insostenible incremento del precio de las materias primas necesarias para acometer esta reforma. La empresa llegó un acuerdo con el Ayuntamiento de Granollers por el que ninguna de las dos partes tendrá que asumir ninguna indemnización por daños y perjuicios a la otra. El gran damnificado de esta situación es el CN Granollers, que mientras tanto ha visto como la inflación ha frenado un proyecto que tenía que servirle para impulsar la recuperación post covid. 

El proceso administrativo mantendrá paralizada la obra hasta que no se resuelva el nuevo concurso, que se demorará varios meses más. Desde el club dan por hecho que este procedimiento burocrático podría alargarse unos ocho meses. De cumplir estos plazos, no se conocería el nombre de la empresa encargada de tomar el relevo de Abolafio hasta principios de 2023. A partir de entonces, habría que esperar aún cerca de un año para que terminasen todas las obras. Mientras tanto, el club no puede operar dos de sus cinco piscinas, y ha visto frenado su crecimiento de altas, lo que aumenta el desequilibrio económico que sufren. 

Este imprevisto altera significamente los planes del club, que tendrá que modificar su hoja de ruta. Su intención, de cara al próximo ejercicio (2022-23), era alcanzar los 5.000 socios y recuperar una cifra cercana a los ingresos precovid, alrededor de 3,6 millones de euros, una vez las reformas principales estuvieran terminadas.

Entre 2024 y 2027 (año en el que termina la concesión de las instalaciones que ocupan, y que esperan poder mantener), confiaban en alcanzar los 6.000 socios. “Si no podemos tener la obra para 2023, nos limitará mucho poder dar ese salto”, admite a CMDsport el presidente del Club Natació Granollers, Eduard Escandell. Actualmente, la entidad cuenta con unos 4.200 socios, pero el freno en las obras ha paralizado su crecimiento. Así, prevén cerrar el ejercicio 2021-22 con unos ingresos de poco más de 2 millones de euros, cifra lejana a los cerca de 2,9 millones previstos en el presupuesto para este curso. 

RECLAMA AYUDAS A LAS ADMINISTRACIONES

El club prevé cerrar este ejercicio, el próximo 31 de agosto, con pérdidas, pero espera volver a beneficios la próxima temporada. Eso, siempre y cuando reciban alguna solución en forma de ayuda pública a unos problemas, los elevados costes energéticos, que según Escandell, se convertirán en “estructurales” y se mantendrán en el futuro por encima de las cifras previas a la pandemia. 

Según explica el máximo responsable del CN Granollers, la factura energética del club se ha multiplicado este curso por 3,5 veces en relación a la que pagaron en el ejercicio 2020-21. Esto supone, aproximadamente, un gasto de más de medio millón de euros para la entidad. “El problema es ver de dónde sacamos el dinero, porque si subimos 20 euros las cuotas a los socios tendremos una fuga masiva, y tampoco podemos reducir a cero el personal, porque necesitas a alguien que se ocupe de la instalación y atienda a los socios. Por otro lado, el incremento ha sido tan elevado que incluso recortando no es suficiente”, lamenta. 

El club ya está aplicando actualmente medidas temporales de reducción de jornada en su plantilla, pero el impacto de los incrementos energéticos es tan elevado que exige tomar medidas añadidas. Escandell, en ese sentido, reclama a las administraciones, tanto locales como sobre todo Diputación, Generalitat y Gobierno central, que tomen cartas en el asunto y apliquen medidas como, por ejemplo, lanzar bonos que financien parte de las cuotas de los abonados de los clubs. 

“Es una pena que no entiendan la realidad de los clubs de natación ni tengan la empatía de saber qué somos ni para qué estamos aquí”, lamenta el dirigente, que alerta que “si no se cambia el marco normativo y se apuesta más por invertir en deporte federado, mataremos el deporte del futuro”. 

El contexto actual supone una amenaza mayor para deportes como la natación que otros donde el mantenimiento de las instalaciones supone unos costes mucho menores. El CN Granollers, con cinco piscinas, es uno de los clubs de Cataluña con una mayor lámina de agua, con lo que eso supone a nivel de gasto energético. “Si las administraciones no ponen solución, a corto y a largo plazo, nos encontraremos en generaciones posteriores con un déficit muy grande, porque se perderán generaciones de deportistas que no hemos podido captar y los resultados bajarán”.

Los elevados costes energéticos, alerta, no solo afectarán a sus deportistas, sino a la viabilidad de muchas entidades: “Si no encontramos soluciones inmediatas para encontrar más ingresos, se nos hará muy difícil poder aguantar”, lamenta. 

ESTUDIAN INCORPORAR PLACAS SOLARES

En paralelo al proceso de obra que se encuentra paralizado, el CN Granollers trabaja para buscar soluciones con el Ayuntamiento de Granollers que permitan mejorar la eficiencia energética de sus instalaciones. La administración local de este municipio ya hace tiempo que estudia incorporar placas fotovoltaicas a sus instalaciones y edificios, pero la falta de ayudas está frenando un proceso que, desde el club, aseguran que podría servir para ahorrar importantes porcentajes de los consumos energéticos. 


No hay comentarios

Añade el tuyo