ESENCI@L

QUERIDO/A PIONERO/A

La Ispo revela una mejoría de la confianza sectorial española

(3-2-2014). LA ISPO DE ESTE 2014 HA PERMITIDO DETECTAR, FINALMENTE, UNA MEJORÍA DEL ÍNDICE DE CONFIANZA COLECTIVA IMPERANTE EN EL SECTOR. Hacía tiempo que, al menos entre la delegación española, se apreciaban claramente los adversos efectos de la desalentadora coyuntura económica sobre los profesionales que acudían. En la Ispo de este 2014 ha podido apreciarse que los ánimos sectoriales españoles hacia este todavía flamante ejercicio son, cuando menos, más positivos que los del año pasado, y el anterior, y el anterior. Y eso que ni el centro de Europa ni en el norte de ella, están viviendo una buena campaña invernal 2013-2014, a raíz de la escasez de nieve que han sufrido.

El número de empresas españolas expositoras (60) en la Ispo de este 2014 ha sido récord. La constatación de la necesidad de exportar para compensar los regresivos índices de venta en el mercado interior ya ha sido asimilada por la gran mayoría de firmas del país y muchas de ellas ven en certámenes internacionales, como la Ispo, la plataforma idonea para consolidar su presencias en los mercados exteriores y/o para desembarcar en aquellos donde todavía no estaban. Por supuesto, no todas las empresas españolas gozan del mismo índice exportador. Unas alcanzan ya el 90% de su facturación y otras, en cambio, apenas han empezado a utilizar dos dígitos. De todos modos, entre sus responsables es cada vez más sólido el convencimiento de que para aumentar su potencial de continuidad en el mercado deben ver a éste más allá de las fronteras de su país de origen.

Ese récord de expositores no se ha reflejado, sin embargo, en el número de visitantes españoles. Los 80.000 visitantes de 110 países de procedencia que ha registrado la Ispo 2014, según declaraciones de su organización, han supuesto una afluencia similar a la de la convocatoria del año anterior. España, como apuntaba, no ha sido de los países que más asistentes ha aportado, sino que, numerosos expositores han reconocido que la afluencia española se ha mantenido con unos índices parecidos a los de convocatorias anteriores. En ese sentido, queda claro que la asistencia a ferias internacionales por parte de los detallistas españoles se ha erigido en un hábito sólo al alcance de aquellos minoristas con mejor posicionamiento y una situación económica de sus negocios más holgada.

Pero, aunque en esta Ispo 2014 no se hayan registrado apenas más récords que los de la cifra de expositores internacionales y españoles (2.565 expositores en total, frente a los 2.481 de 2013), esta Ispo ha tenido una serie de otros hechos destacables.

Positivo debut del Padel Village
Finalmente, la Ispo de este año ha visto nacer un Padel Village, un objetivo que tras no menos de dos años de gestación, ha cuajado en esta edición con unos resultados, si no del todo positivos, sí al menos, estimulantes. Ya lo he dicho muchas veces: para llegar a algún sitio, lo primero es empezar a andar. Y la internacionalización del pádel ha empezado a caminar en esta Ispo 2014 gracias a una serie (corta) de empresas pioneras que han practicado aquello de “lo importante no son las palabras, sino  los hechos”. Gracias a la tenacidad y al esfuerzo coordinador, diplomático y logístico, de la patronal española de proveedores, Afydad, y de su gerente, Gloria Perarnau, así como de la directora de la delegación española de la Ispo, Martina Claus, el Padel Village ha supuesto que esta disiciplina saliera por primera vez de sus ‘capitales mundiales’ es decir, Argentina y España, en busca su expansión internacional y del imperiosamente necesario aire fresco.

La relación de embajadores de la internacionalización del pádel, como decía, ha sido corta pero no por ello, intrascendente. A todos los profesionales de este mercado ha quedado claro quiénes han sido los verdaderos valientes.

Por supuesto, dicho Padel Village recabó la visita de diversos ‘expositores’ procedentes de España sin stand, alguno de los cuales estuvo ‘tomando medidas’ públicamente del magnífico stand que piensa montar el año que viene. Faltará ver, de todos modos, si el citado ‘expositor’ estará realmente el próximo año, pues para ello deberá abonar antes la deuda que tiene con la Ispo, fruto de una fallida participación en el certamen muniqués de hace ya un tiempo y eso, sin olvidar su deber de subsanar las deudas que tiene con la Seguridad Social española.

Pioneros históricos
Porque en esto de los debuts lo importante, no son sólo los resultados, sino los que están desde el primer momento, los osados que, sin alardes, afrontan los riesgos del estreno y evidencian aquello de que “el movimiento se demuestra andando”. Por supuesto, si, finalmente, el Padel Village acaba convirtiéndose en una zona ‘clásica’ de la Ispo (el acuerdo se ha iniciado este año y se prolongará también en Ispo 2015)  será gracias a los que lo han hecho posible y han estado presentes en esta primera convocatoria. Los que vengan en el futuro serán, por supuesto, bienvenidos, pero a nadie escapará que su adhesión habrá sido sobre seguro.

Por ello creo que es de justicia citar para la historia a esos valientes pioneros, es decir, a las empresas Babolat, Bullpadel, Drop Shot, Enebe, GestPadel, Mystica, Nox, y World Padel Tour, así como a la Federación Alemana de Pádel, con su presidente, Thomas Lönegren, al frente.

Fiestas españolas
Pero a esta fiesta del pádel español, deben añadirse otras. Una de ellas, fue la exitosa convocatoria de Trangoworld, la Boulder Party, en la que su fichaje, el reconocido Dave Graham, hizo las delicias de los presentes con su actuación, así como con su amable atención a cuantos quisieron fotografiarse con él o recibir un autógrafo suyo. El acto fue tan multitudinario que ‘inundó’ los stands vecinos.

Asimismo, la nueva edición del vino español, impulsado y convocado por Afydad, y que contó con la colaboración de los espónsors de dicha organización, volvió a ser punto de encuentro de expositores y visitantes españoles registrando un nuevo llenazo récord y ello, a pesar de las lógicas inquietudes de su coordinadora, la gerente Gloria Perarnau, pues ésta era la primera vez que dicho acto recaía sobre su responsabillidad. Perarnau, sin embargo, superó con nota el desafío y eso que lo hizo con un gripazo de órdago.

Innovadores españoles
Buff ha sido la única empresa española premiada en esta edición con uno de los prestigiosos Ispo Awards. El jurado reconoció las prestaciones y diseño de su modelo de pasamontañas (balaclava, lo llaman ellos) Cross Tech.

Pero otra novedad que, de haber llegado a tiempo, podía haber optado a uno de esos galardones han sido los descansos plegables creados por la nueva empresa Xnowmate. Estos descansos recabaron numerosas felicitaciones entre detallistas internacionales, así como entre miembros del staff de enseñas como Mammut y Tecnica. Y eso que los impulsores de esta empresa madrileña acudieron al certamen aleman ‘a pelo’, sin ayuda económica de ningún tipo y recurriendo a sus propios recursos que todos sabemos lo ajustados que son cuando una empresa empieza.

A eso se le llama confianza en lo que uno crea lo cual constituye un claro indicio de lo que los diseñadores de este atractivo artículo que ellos tildan de “una nueva categoría de producto”, están dispuestos a hacer para que el artículo en cuestión cuaje en el mercado, ni que sea antes ‘allende nuestras fronteras’, que en el propio país de origen.

Mejores ánimos
Pero, como decía al principio, la Ispo de este 2014 ha servido especialmente para constatar que los ánimos de los profesionales que estuvieron en ella tenían, en la mayoría de casos, unos ánimos mejores que los de las ediciones anteriores. La evolución del sell out de los últimos meses del pasado 2013 ha determinado que, como mínimo, las ventas hayan dejado de caer. Incluso, uno de los compradores de El Corte Inglés llego a asegurarme que “tras un noviembre glorioso, las fiestas navideñas tuvieron unas buenas ventas y hemos empezado este 2014 con un notorio dinamismo del sell out”. Esas afirmaciones fueron secundadas también por otros detallistas que visitaron la feria.

Y esas percepciones de las ventas de los detallistas se plasmaron también entre numerosos proveedores los cuales reconocieron haber vivido desde noviembre pasado, un dinamismo de las reposiciones “que hacía temporadas que no registrábamos”.

Así las cosas, la predisposición programadora, al menos de los detallistas que acudieron a Ispo, fue más favorable que la de temporadas pasadas. Ello induce a numerosos proveedores a mostrarse esperanzados de que “lo peor ya ha pasado”.

Confiemos que eso sea así y que, finalmente, este 2014 marque el inicio de una nueva etapa en nuestro mercado. Como reconocieron tanto detallistas como proveedores presentes en el certamen alemán, “ya empieza a ser hora de que los que hemos aguantado estos durísimos años de vagas agónicas, empecemos a dejar de sufrir. Nos lo merecemos”.

Tienen razón.


No hay comentarios

Añade el tuyo