ESENCI@L

Retroceso del 15% entre enero y junio

La pandemia pasa factura a Puma en el primer semestre del año

PUMA-Headquarters3

(29-7-2020). Tras una caída del 1,3% en el primer trimestre del año, las ventas de Puma se han resentido mucho más en el segundo. La compañía alemana ha reportado un descenso de ingresos del 30,7% en el periodo comprendido entre abril y junio y unas pérdidas netas de 95 millones de euros.

Puma ha hecho públicos sus resultados financieros del segundo trimestre del ejercicio 2020, en el que la enseña reconoce haber sufrido “fuertemente” los efectos de la pandemia tanto en sus ventas como en su rentabilidad. Los ingresos se contrajeron un 31,2% frente al mismo periodo del año anterior, alcanzando los 831,1 millones de euros, y la compañía incurrió en unas pérdidas de 95,6 millones versus los 49,7 millones de beneficios netos del segundo trimestre de 2019.

La marca alemana declara un decrecimiento en todas las regiones y en todas las categorías de producto. En el mes abril, las ventas bajaron un 55,2%, una caída que se moderó al 37.5% en mayo y “sólo” al 6% en junio. A pesar de una importante recuperación en China, donde Puma registró un crecimiento del 15,6% en el conjunto del trimestre, los resultados de la región Asia/Pacífico retrocedieron un 14,2%, un declive producido sobre todo por la contracción de las ventas en Japón e India. Las regiones EMEA y América, por su parte, se vio gravemente afectada por el cierre mayoritario de tiendas durante los meses de abril y junio, con un descenso respecitvo del 30% y el 43,1% entre abril y junio. Por categorías de producto, el retroceso más acusado se produjo en el calzado (34,1%), seguido por el textil (32,2%) y los accesorios (18,2%).

Caída del 15% en el primer semestre

El año arrancó de forma positiva para Puma, que ha declarado un fuerte crecimiento en las 10 primeras semanas de este 2020. Este dinamismo ha permitido amortiguar un poco el golpe producido por la pandemia, de manera que la multinacional cerró el primer semestre con una bajada en ventas del 15,4%, situándose en 2.130,9 millones de euros. Todas las regiones muestran un descenso de doble dígito: el 12,1% en EMEA, el 20,9% en Americas y el 13% en Asia/Pacífico. Por divisiones de producto, la caída fue del 15,2% en calzado, 18,6% en textil y 9% en accesorios. Las pérdidas del primer semestre se elevaron a 59,4 millones de euros frente a los beneficios netos de 144,1 millones de euros del año pasado.

Cabe recordar que en el primer trimestre de año, las ventas de Puma retrocedieron un 1,3% en comparación con el mismo periodo del año anterior, ingresando 1.300 millones de euros.

Momentos de incertidumbre

Desde Puma declaran que, aunque durante el segundo trimestre su negocio ha evolucionado mejor de lo esperado, la situación global es aún de mucha incertidumbre. “A pesar de que nuestra trayectoria actual podría sugerir una plena recuperación antes de final de año, el riesgo de una segunda oleada del virus y nuevos confinamientos es muy alto, por lo que el desarrollo de las próximas semanas y meses es impredecible y no podemos ofrecer una previsión fiable para el conjunto del ejercicio 2020”, señalan.

La compañía indica que su objetivo es manejar la crisis a largo plazo sin perder el foco en el medio plazo y prevén que 2020 “es y seguirá siendo un año difícil en el que el objetivo de Puma es sobrevivir, recuperarse y luego volver a emerger con crecimiento. Los diferentes mercados atravesarán estas fases en timings diferentes y la aplicación de la estrategia será, por tanto distinta en cada territorio”. La dirección de Puma confía en que los mercados se recuperen para final de año y que 2021 vuelva a ser un ejercicio de crecimiento. Asimismo, observa que la práctica deportiva está saliendo reforzada y prevé que la industria deportiva se encontrará en una posición de fortaleza después de esta crisis.


No hay comentarios

Añade el tuyo